Bella Flor Calderón.8 agosto, 2018
Las agujas buscarán frenar a los que se la juegan con el tren. Fotos:Jorge Navarro
Las agujas buscarán frenar a los que se la juegan con el tren. Fotos:Jorge Navarro

A partir de setiembre empezarán a funcionar los primeros semáforos y agujas de seguridad con las que se pretende poner freno a los imprudentes o despistados que se le ponen en medio al tren y provocan accidentes a cada momento.

Se aumentará la seguridad en 17 cruces de la ruta del tren a Cartago, específicamente en el sector que se extiende desde la basílica de los Ángeles hasta las cercanías de la estación del tren.

Esta primera entrega es parte del plan completo del Consejo de Seguridad Vial (COSEVI), que incluye 91 cruces del tren, 49 en la ruta San José-Cartago y 42 entre San José-Pavas-Heredia.

La empresa encargada de la instalación de las agujas y los semáforos, que funcionarán con energía solar, es Fapcom- Electran.

“El proyecto se contempló por etapas de manera que los cruces que se vayan interviniendo pueden ir operando sin necesidad de completar la totalidad intersecciones, algunos dispositivos de seguridad deben estar intercomunicados de manera que se “avisen” entre ellos cuando el tren se aproxima, de ahí que la entrega en algunos casos se dé por grupos y no individualmente” explicó Diego Rugama Monge, jefe del departamentos de semáforo.

Al tiempo que se instalan estos primeros dispositivos, las cuadrillas trabajan con las excavaciones, la construcción de zanjas y las bases, el cableado, y otros trabajos para cumplir con el tiempo de entrega.

Los cruces estarán clasificados en tres tipos: en el primero los que cuenten con semáforos, el segundo con agujas y el tercero son los cruces en los que debe existir una conexión entre los dispositivos instalados y los semáforos que había regularmente en la vía.

La obra tendrá un costo de ¢4.500 millones aportados por COSEVI, y se realiza sin interrumpir los recorridos normales del tren.