Bryan Castillo.10 abril
Los niños de kinder son atendidos por profesiones de la carrera de preescolar. Foto: Archivo.
Los niños de kinder son atendidos por profesiones de la carrera de preescolar. Foto: Archivo.

Si la carrera de Preescolar fuera un niño tendría problemas para sacar buenas notas, a diferencia de algunos compañeritos suyos.

Para que usted entienda, en la rama de educación, Preescolar y Orientación son las que tienen los niveles más altos de desempleo con un 11.7% y 11.4% respectivamente.

En el caso de Preescolar, según el Observatorio Laboral de Profesiones del Consejo Nacional de Rectores (Conare), de 100 personas que estudiaron esta disciplina, 12 no tienen trabajo, seis trabajan menos horas de lo que desearían y 9 se dedican a otras cosas.

Carreras como Docencia, Educación Primaria, Ciencias, Matemática, Estudios Sociales, entre otras, van más adelante ya que sus porcentajes de desempleo están entre 1% y 3%, es decir, en cuanto a desempleo sus notas son buenas.

Quienes se desarrollan como profesionales en Preescolar trabajan desde la pancita de la madre y hasta los ocho años del niño. Ellos ayudan a desarrollar funciones básicas que sirven para toda la vida, como hablar, caminar, distinguir colores, entre otro tanate de cosas.

Rocío Castillo, coordinadora de la carrera de Pedagogía con énfasis en Educación Preescolar de la Universidad Nacional (UNA) no ocultó el problema por la falta de trabajo que vive esa profesión, aunque no está del todo segura de los porcentajes que arrojó el Conare.

En centros educativos privados los niños son formados en temas como robótica. Foto: Rafael Pacheco.
En centros educativos privados los niños son formados en temas como robótica. Foto: Rafael Pacheco.

“Cuando revisamos la situación de las personas que estudian con nosotros, nos damos cuenta que están laborando sin haber terminado de estudiar. Muchos lo hacen en centros privados y no solo con el Ministerio de Educación Pública”, dijo.

Para ella el presente de esta disciplina es complicado, ya que ahora la población está pensando en tener menos hijos, incluso algunos no tienen en sus planes ser padres.

Becas
Ambas universidades cuentan con becas, por ejemplo, la San Judas abarca descuentos que van desde el 10% hasta la totalidad de la carrera, mientas que la UNA cuenta con los mismos porcentajes.

Esta realidad los afecta, ya que entre menos pequeños haya, más difícil será encontrar una plaza como profesional a futuro.

“Actualmente una docente trabaja con treinta niños, eso es mucho, lo que se recomienda es por lo menos diez, eso quiere decir que en este ejemplo se podría contratar a tres personas en vez de una. Eso no es un capricho, es una necesidad para que los estudiantes puedan aprender más y mejor”, destacó.

“La educación preescolar no debe es negociable y en Costa Rica lo es, esta es una de las partes más importantes en el proceso de aprendizaje”. Rocío Castillo, UNA

“Otra forma de generar empleo es creando su propio negocio, claro, esto va a requerir de financiamiento”, detalló.

Castillo dijo que desde la UNA son responsables con la formación de sus profesionales, por ello, desde el primer semestre sus estudiantes combinan la teoría con clases prácticas donde se topan con la realidad.

“Conape miente”

Helia Betancourt, rectora de la Universidad San Judas Tadeo que imparte esta carrera no se guardó nada al decir que Conape miente en su estudio.

“Mis graduados no reportan desempleo porque muchos han creado sus propias empresas, entonces ¿de qué desempleo hablan?”, dijo.

Betancourt dijo que basada en la información que le transmiten sus estudiantes, recomienda cursar esta carrera que según ella, tiene éxito en el mercado.

“Me da pena por las personas que quieren estudiar y no pueden porque Conape cerró el crédito, pero lo ricos si pueden estudiarla, eso no es justo”, añadió.

Sobre las ventajas que ofrece la San Judas, la rectora dijo que cuentan con un programa en el que sus universitarios aprenden a atender niños con diferentes problemas.

En el caso de la carrera que se imparte en la UNA, tiene una duración de 4 años, mientras que en la San Judas el programa consta de 8 cuatrimestres.

Ambas universidades reciben a 30 estudiantes por año en esta disciplina.