Franklin Arroyo.22 agosto

El Séptimo Informe del Estado de la Educación reveló el pésimo manejo de los programas de estudio de los profes de Mate. Solo lea con atención.

“Los profesores de Matemática muestran un escaso dominio teórico y práctico de la reforma curricular vigente, situación reflejada en la baja calidad con la que se imparten las lecciones”, contó Jennifer León, del Estado de la Nación.

Se aplicó un cuestionario a los 30 profesores para construir un perfil de conocimiento.

De los 30, solo dos obtuvieron un diez y apenas seis entre seis y ocho puntos. Lo alarmante es que dos se sacaron un cero, doce un dos, y el resto entre 4 y 6. O sea, quedadititicos.

Los estudiantes con las notas más altas en Matemáticas estudian solos, al igual que los estudiantes con las notas más deficientes.

Mientras tanto, los estudiantes con notas intermedias se agrupan para hacerle frente al estudio de una de las materias que históricamente presenta más temor y fracaso entre los estudiantes.

El informe se hizo en 32 colegios académicos ubicados entre Grecia y Turrialba. Abarcó 792 alumnos de décimo año.

Mate es el dolor de cabeza de muchos estudiantes. Foto: Albert Marín.
Mate es el dolor de cabeza de muchos estudiantes. Foto: Albert Marín.

El estudio se vio afectado por la huelga del 2018 e indica que no se debe generalizar, pero los datos que encontraron no pasan por alto.

“Los resultados revelan que un grupo considerable, en especial los que tienen notas muy bajas y los que ostentan mejores calificaciones, socializan menos entre sí a la hora de estudiar”, dijo Jennifer León, del Estado de la Nación.

Entre los docentes estudiados prevalecen las prácticas tradicionales, como las clases donde el profe exponen contenidos y los estudiantes escuchan, atención de consultas puntuales de alumnos, y el monitoreo individual. No es negativo, dice el informe, pero no responde al plan vigente.

En La Teja queríamos saber sí existe una explicación desde el punto de vista psicológico, que nos diga si puede haber alguna relación. Consultamos a nuestra colaboradora María Esther Flores quien encontró razones de peso.

“La matemática tiene un estigma que hasta los profes se han encargado que sea así, que es difícil y que solo la gente inteligente lo supera, entonces, provoca un susto. Y por naturaleza del ser humano, cuando tiene miedo se pega a algo o a alguien para sentirse protegido como acercarse al fuego si hay frío”, explicó.

Eso genera el trabajo en grupo, pues los estudiantes tienen intereses similares y se apoyan y se animan, como cuando un corredor encuentra el ánimo suficiente al escuchar las hurras de otros atletas y no encuentra la motivación si va solo.

Dice María Esther que el pipa en Mate no le tiene miedo a la materia, entonces, no siente la necesidad de agruparse, pero podría tener terror en Español o Biología.

Ni los profes saben bien las mates. foto: Eyleen Vargas.
Ni los profes saben bien las mates. foto: Eyleen Vargas.

“El poco afortunado lleva las de perder porque no tiene un parámetro, carecen de esa motivación que pueden brindar los similares”, dijo.