Karen Fernández.10 octubre, 2020

Ni el covid-19, ni la crisis provocada por la pandemia evitarán que el Niño Jesús tenga un nacimiento como se lo merece en la parroquia San Jerónimo de Sardinal, en Carrillo Guanacaste.

El arquitecto ruso Stanislav Tkachenko es el encargado de que esto suceda. Este artista tiene tres meses donando su trabajo en el embellecimiento de la parroquia guanacasteca.

Un acogedor y cómodo pesebre recibirá al NIñito el próximo 25 de diciembre en la parroquia de Sardinal de Carrillo. Foto: Cortesía
Un acogedor y cómodo pesebre recibirá al NIñito el próximo 25 de diciembre en la parroquia de Sardinal de Carrillo. Foto: Cortesía

Él junto a su papá, Vladimir Tkachenko, están construyendo una escultura en concreto y en tamaño real que representará el nacimiento de Jesús, pero irán más allá y también recrearán su vida adulta.

El trabajo consta de cuatro etapas, pero la primera es la que esperan tener terminada para la Nochebuena y así este Niñito también nazca el 24 de diciembre, una de las fechas más importantes para los cristianos.

Un detalle curioso es que Stas como lo llaman de cariño al escultor, no es cristiano; sin embargo, quiso tener un gesto de agradecimiento y retribución con la comunidad, al ver cómo se han unido para ayudar a los que menos tienen durante la pandemia que atravesamos desde el 6 de marzo.

“Me interesa mostrar a los que no entienden la iglesia en qué consiste el nacimiento de Jesús y como fue él en persona. Por eso colocaré una piedra con la explicación de mi trabajo una vez terminado”, contó el artista.

Agregó que lo están haciendo gratis porque están iniciando su negocio, no tienen muchos clientes, pero han visto como en estos tiempos de crisis la iglesia ayuda a quienes más lo necesitan y quisieron ayudar con algo.

El sacerdote Marcos Morales de la parroquia San Jerónimo de Sardinal, nos contó que fue gracias a doña Yamileth Hernández, colaboradora de la iglesia, que conoció a la familia rusa y así se dio la bondadosa oferta.

Aunque ya va algo adelantada, esta etapa representará a Jesús como le gustaba compartir su Palabra con el pueblo. Foto: Cortesía
Aunque ya va algo adelantada, esta etapa representará a Jesús como le gustaba compartir su Palabra con el pueblo. Foto: Cortesía

“Les dije que queríamos remodelar el frente de la iglesia y Stas me dijo que quería hacer algo de Jesús. Así llegamos a lo del nacimiento en la primera etapa.

"Además, este año se cumplieron 1.600 años de que San Jerónimo, nuestro patrono, tradujo la Biblia y le pedí incorporarlo en la obra, es así como se colocará una mano con el santo libro abierto a la entrada de la parroquia”, explicó el padre Marcos.

La especie de granero donde se montará el nacimiento es un área de 50 metros cuadrados al costado izquierdo del frente del templo. Ahí se hará la casita, las figuras de la Sagrada Familia, así como la mula, el buey y las ovejas que luego serán debidamente iluminadas, contó entusiasmado el cura.

Vida de Jesús

Otra de las etapas, se colocará donde ahorita están los árboles y en ella Jesús hecho adulto compartirá su palabra con dos muchachos y dos niños que lo escucharán atentamente. Además de colocar otros animales como iguanas y ovejas cerca suyo.

Stanislav Tkachenko regala su talento a la parroquia San Jerónimo de Sardinal en Carrillo junto a su padre Vladimir Tkachenko. Foto: Cortesía
Stanislav Tkachenko regala su talento a la parroquia San Jerónimo de Sardinal en Carrillo junto a su padre Vladimir Tkachenko. Foto: Cortesía

Al otro lado del portón de la entrada de la iglesia recibirá a los devotos una imagen de la Virgen de Los Ángeles y en las columnas de la cerca colocarán seis ángeles, explicó el artista europeo.

Stas admitió que es el trabajo más grande que ha realizado junto a su tata hasta el momento.

Los materiales han sido donados por otros miembros de la comunidad, mientras Stas y su familia han puesto el trabajo artesanal con mucho amor y dedicación.

Pero las ideas de todo lo que quiere hacer este talentoso ruso no dejan de fluir y hace poco en la parroquia desmontaron dos viejas campanas para las que ya pensó diseñar un pozo para cada una, es los que en lugar de agua estarán estos elementos que forman parte de la historia de la iglesia.

Las esculturas de la Sagrada familia son en tamaño real y falta chorrearlas en concreto para darles forma. Foto: Cortesía
Las esculturas de la Sagrada familia son en tamaño real y falta chorrearlas en concreto para darles forma. Foto: Cortesía
Llegada a Costa Rica

Stas y su esposa Verónika llegaron a nuestro país en el 2017 junto a su hija Sofía, el primer mes estuvieron en Chepe, luego se mudaron a Atenas, donde vivieron un año, y ahí un amigo ruso los contrató para hacer unas cabinas en Playas del Coco, donde vivieron otro año.

“Al finalizar el trabajo debimos buscar casa, pero Playas del Coco es muy caro y nos vinimos para Sardinal a construir nuestra vivienda, pero en eso se vino la pandemia y no pudimos terminarla, por eso tuvimos que alquilar”, contó el joven ruso.

La familia Tkachenko vive en nuestro país desde el 2017. Verónika, Sofía, Stanislav y Daniel. Foto: Cortesía
La familia Tkachenko vive en nuestro país desde el 2017. Verónika, Sofía, Stanislav y Daniel. Foto: Cortesía

Sus padres Vladimir y Natalia, también se vinieron hace un año para Tiquicia, luego de vender su casa en la tierra del vodka. Y Daniel, el más pequeño de la familia, nació aquí en nuestro país.

Ellos tienen la empresa ConcreTico muebles y adornos, y trabajaban principalmente con el sector hotelero y turístico, uno de los más golpeados por esta crisis pandémica.

“Si usted desea contactar a este artista o ver un poco más de su trabajo, puede buscarlo en Facebook o Instagram como ArtConcretico”.
Pantalla completa Reproducir
1 de 14