Nacional

Gaby Sanabria, la mujer trans que se ganó un campo en los concursos de belleza y las pasarelas

La despampanante Gaby Sanabria encontró la forma de atraer los reflectores y luchar por los derechos de la comunidad LGTBQI+

Escuchar este artículo

Gaby Sanabria es una mujer trans que con sus triunfos en certámenes de belleza ha logrado atraer los reflectores y visibilizar muchas de las luchas que otras mujeres como ella enfrentan día con día. Por eso decidimos conversar con ella en el marco del mes del Orgullo LGTBQI+.

Ella ha ganado los títulos de Miss Costa Rica Gay 2015, Miss Centroamérica Gay 2015 (única tica que lo ha conseguido) y Miss International Trans Costa Rica 2018-2019. También es estilista profesional y estudió informática en el INA, pero nunca le han dado trabajo en ese campo por discriminación.

Además, Gaby ha trabajado al lado de reinas de belleza como Brenda Castro, María Teresa Rodríguez, y modelando junto a Marcela Negrini y Johana García como imagen para marcas de cosméticos y vestidos de novia, con lo que logró que una mujer trans sea considerada como rostro de una marca, sin duda un avance muy grande porque hace 20 años, ¿quién lo iba a imaginar?

Todo eso la hace feliz porque permite que las nuevas generaciones sueñen con alcanzar eso y más.

- ¿Cómo fue su niñez?

Desde que tenía como cinco años yo me sentía diferente y lo expresaba, sin siquiera saber lo que sentía. Era finales de los años 80, principios de los 90, y era muy difícil porque ni los mismos psicólogos estaban preparados para tratar el tema, era todo un tabú y se consideraba una enfermedad mental, lo cual ya fue desechado del todo.

A mis padres los mandaron a llamar del kínder en Tres Ríos, donde vivíamos, porque yo me dirigía a los demás niños como si yo fuera una niña y me llevaron donde un psicólogo que me hizo creer que yo estaba loca y que tenía el diablo adentro. Imagínese el trauma que eso ocasiona en un niño tan pequeño. Me hizo creer que yo estaba haciendo algo tan malo que me quemaría en el infierno.

La pasé bastante mal porque eran otras épocas, pero me causa un poco de alegría darme cuenta que pude superar eso. No sabía que existían personas como yo. Me hacían creer que yo era mala y no entendía, porque es algo que no podía controlar, entonces intentas cambiar para que la gente no te regañe o diga nada, pero por más intentos, es imposible hacerlo.

- ¿Cómo ha sido la relación con sus padres?

Yo les agradezco mucho a ellos. Actualmente tenemos una muy buena relación, ha sido un proceso. Nadie te aplaude a la primera, pero creo que más que criticarme, ellos siempre trataron de protegerme del qué dirán, de que me hicieran daño o que la gente me fuera a maltratar.

Siempre les he dicho a ellos, hasta la fecha, que a mí no me importa lo que diga la gente, si me aceptan o no en la calle, los vecinos o un desconocido, al final solo ocupo el abrazo, la aprobación, el cariño y el amor de ellos.

- ¿A qué edad empieza su transición?

A los 20 años empecé, pero tuve un bache de cuatro años por un problema de salud muy fuerte que tuve a raíz de una mala praxis en una cirugía plástica, en la que me colocaron biopolímeros en los glúteos, como le pasó a Alejandra Guzmán, hasta se me desahució y me hizo dudar, por todo el miedo que conlleva ser una misma en esta sociedad.

Pero a los 24 años me dije: ‘Bueno, me queden seis meses, un año o lo que me quede de vida (ya han pasado 17 años), voy a ser feliz y hacer lo que quiero sin importar el qué dirán’. Me propuse cumplir mis sueños sin importarme nada más, porque ahí se da cuenta uno qué tan cerca está del final y que no había alcanzado mis sueños. He llorado lágrimas de sangre, pero no me arrepiento de nada.

- ¿Tiene pareja?

Es un tema bastante complicado. Tengo 16 años soltera y no he logrado encontrar la persona que complemente mi felicidad. No soy de estar con alguien solo por no estar sola. Tiene que ser un hombre lo suficientemente valiente, que no tema andar de la mano conmigo, que me acompañe a mis eventos o salgamos al parque o al supermercado, sin temor de enfrentar a la sociedad. Los demás no entienden que son hombres que les gustan las mujeres, como cualquier otro, no son hombres gay.

Yo no ando a escondidas con nadie, yo salí del clóset hace mucho tiempo y no me voy a encerrar otra vez por un hombre.

- ¿Cómo salió del clóset?

Siempre estuve afuera, a los 15 o 16 años ya lo acepté yo públicamente. Tampoco era algo que la gente no supiera o no se viera venir. Creo que todos damos señales y yo era un semáforo, no fue algo que sorprendiera, esa personalidad que se trae, es imposible esconderla.

- ¿Cómo se involucra en las luchas por los derechos de la comunidad?

Siempre he tratado de alejar esos tabúes y ser diferente. Siempre se trató el tema de las mujeres trans de forma muy amarillista (se referían a ellas como prostitutas, drogadictas, ladronas, asesinas) y tuve el objetivo claro de que quería ser diferente y dar otro mensaje.

Siempre he estado metida en el mundo del activismo, tratando de contar mi experiencia de vida, que no es fácil.

Lo que me abrió más las puertas fue ganar el Miss Costa Rica Gay en el 2015, pero siendo honesta, no me imaginé todo lo que iba a lograr a través de eso, esa inclusión social dentro de la comunidad heterosexual. Mi presencia en estos eventos de belleza y mi imagen ha servido para normalizar, para que se den cuenta que soy una persona educada, con valores, que se sabe comportar.

- ¿Cuáles son los principales problemas que enfrentan las mujeres trans?

No tenemos acceso a la educación, al trabajo digno. Incluso en algún momento era complicado hasta poder alquilar un apartamento sin que le cuestionaran quién iba a entrar a tu casa. La vulnerabilidad en la que están muchas las ha obligado a vivir en el mundo de la prostitución y no las juzgo, es como toda mujer, no todas son iguales, hay mucha diversidad.

Muchas, aunque estudien, no tiene un trabajo y no es por falta de capacidad, sino por discriminación por su orientación sexual.

¿Cuál es el problema de contratarlas como misceláneas, lavando trastes en una soda o sirviendo café en una oficina? Para eso no se necesitan mayores estudios.

Incluso, somos consideradas invisibles porque en el Censo Nacional ni siquiera existimos, y eso nos cierra las puertas a optar por programas de ayuda social.

- ¿Cómo toma las ofensas en su contra?

Cuando era un niño, la palabra fuerte de entonces era playo y sentía que se me venía el mundo encima. A los siete años yo lloraba en el baño de mi casa a escondidas, porque me habían dicho así. En mi corazón y mi vida quedará marcado siempre, pero actualmente tengo el valor de darme mi lugar, no es fácil. Hay días buenos y días malos en los que puede reaccionar con ira.

Si llego a un lugar a pagar un servicio y me discriminan, me doy mi lugar y exijo respeto. Llamo al supervisor y reporto a quien no me trate igual que a cualquier otro cliente.

- ¿Ha sufrido acoso?

Recuerdo una vez que me traumó, en unas fiestas de Zapote, estaba esperando a mi amigo que me fuera a recoger y me rodearon tres muchachos de una excursión de Turrialba y comenzaron a acosarme, e incluso uno de ellos me metió la mano por debajo de la blusa y me tocó las nalgas. Duré días sintiéndome mal, nerviosa, vulnerable.

- ¿Considera necesaria la designación de un comisionado LGTBQI+ en Casa Presidencial?

Sí, no se puede minimizar una lucha por otra. Ya existen muchas instituciones que protegen a las personas con discapacidad, a la mujer, a la niñez, pero ¿cuál institución protege a la comunidad LGTBQI+? No existe.

El presidente está eliminando el puesto de una persona cuya función era poder acercarse a las instituciones de Gobierno porque existe una ley para garantizar la no discriminación de la comunidad y no se está respetando.

Es importante que exista esa figura, que sea neutral y que trate que los derechos de nosotros no sean violentados por el mismo Gobierno. No nos está dando nada y sí nos está quitando un avance y la oportunidad de lograr esa equidad que estamos buscando.

¿Qué significan las letras LGTBQI?

L: Lesbiana (mujer que le gustan las mujeres).

G: Gay (Hombre que le gustan los hombres).

T: Trans: (hombres trans, mujeres trans, travestis, transformistas, transexuales y transgéneros).

B: Bisexual (le atraen ambos sexos).

Q: Queer (no se identifica ni como hombre ni como mujer y crea su personalidad con características de ambos).

I: Intersexual (es una condición de algunos seres humanos que nacen con características de hombres y mujeres).

Agenda de este domingo:

Concentración del orgullo disidente, a las 10 a.m. en la plaza de la Cultura.

La Marcha de la Diversidad arranca a las 12 p.m. saliendo del parque Central de Chepe hacia las canchas de baloncesto de La Sabana.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.