Bella Flor Calderón.8 noviembre
Ginecólogos del San Juan de Dios confeccionan vagina a dos pacientes mediante innovadora técnica. Foto: CCSS
Ginecólogos del San Juan de Dios confeccionan vagina a dos pacientes mediante innovadora técnica. Foto: CCSS

Una rara condición con la que nacen una de cada 5.000 mujeres fue la razón por la que ginecólogos del hospital San Juan de Dios le construyeron una vagina a dos pacientes que nacieron sin esta parte de su cuerpo.

El trastorno se conoce como agenesia útero vaginal congénita que impide que el útero y la vagina se desarrollen, para corregir esto esto los especialistas hicieron un procedimiento que tiene dos partes: una quirúrgica y otra mecánica. En la última se colocó dispositivo especial hecho a la medida de la paciente.

Otra hazaña que celebran los médicos es que esta intervención se hizo por primera vez con ayuda de cirugía laparoscópica, una técnica mediante la cual se insertan tubitos cortos y delgados en el abdomen, utilizando pequeñas cortes de menos de un centímetro, algo nunca hecho en Norte y Centroamérica.

El doctor Andrés Zamora Leiva, jefe del servicio de Ginecología del San Juan de Dios, explicó que las mujeres que nacen con agenesia vaginal tienen ovarios y órganos sexuales externos normales, pero no tienen canal vaginal o bien este puede medir entre dos y tres centímetros.

Generalmente esto se descubre en la adolescencia porque no les llega la primera menstruación. Esta cirugía se hace para crear el canal vaginal de manera que la paciente pueda tener una vida sexual normal.

Los médicos operaron a dos jóvenes de 19 y 21 años a quienes se les realizó un seguimiento previo en la Unidad de Ginecología de Adolescentes del San Juan de Dios, para determinar las causas y realizar una atención total y con la ayuda de diferentes especialistas, lo que permitió utilizar técnicas de dilatación vaginal, para tener un tejido más elástico, para poder realizar el procedimiento.

La causa más frecuente es el síndrome de Mayer-Rokintansky–Kuster-Hauser, que se presenta antes del nacimiento y también puede estar asociada con defectos renales, cardíacas o esqueléticas.

Para el doctor Óscar Cerdas Salas, jefe de la sección de Gineco-Obstetricia y Neonatología del San Juan de Dios, lo más importante de esta cirugía es darle a estas mujeres la posibilidad de tener una vida sexual normal y saludable, con un riesgo quirúrgico muy bajo.

Sobre el procedimiento quirúrgico
Con ayuda de un dispositivo especial se amplía la vagina 1 centímetro diario durante ocho días. Foto: CCSS
Con ayuda de un dispositivo especial se amplía la vagina 1 centímetro diario durante ocho días. Foto: CCSS

La cirugía dura aproximadamente dos horas y se realiza para colocar un dispositivo quirúrgico que permite la corrección de agenesia vaginal . Se compra el dispositivo a la medida de cada paciente y tiene un costo aproximado de cuatro mil dólares cada uno.

El dispositivo permite por medio de un empuje mecánico ir abriendo el canal vaginal; el aparato tiene varias partes: una placa de soporte, que se pone sobre el abdomen de la paciente, hilos para ir abriendo la parte que se quiere estirar y una bola neoformadora, estos dos últimos se colocan dentro de lo que será la nueva vagina.

Luego del procedimiento quirúrgico las pacientes permanecen internadas entre 8 y 10 días; cada día se hace un jaloncito con los hilos para ampliar el espacio por medio del dispositivo que está sobre el abdomen y que mueve la bola neoformadora que está en el interior, lo que permite abrir el canal vaginal un centímetro diario.

Cuando se logra el resultado esperado el dispositivo se retira, y al salir del hospital las pacientes deben utilizar dilatador vaginal, por las noches durante un mes, luego de ese tiempo la paciente puede tener relaciones sexuales.

Esta nueva cirugía no deja heridas, ni cicatrices. “Hay alrededor de 11 técnicas quirúrgicas descritas para crear una vagina, la mayoría de estas técnicas implican tiempo quirúrgico prolongado, gran corte de tejidos, con los riesgos incrementados de una cirugía amplia”, expresó el ginecólogo Zamora Leiva, quien además es parte del equipo quirúrgico.

Estas cirugías se realizaron en el mes de junio, según las evaluaciones posteriores los resultados han sido exitosos, las pacientes no han tenido ninguna complicación, ni dolor, se obtuvo un canal vaginal de 12 y 14 centímetros, además se logró que el aspecto genital externo sea completamente normal.