Franklin Arroyo.8 enero

El Instituto Costarricense de Electricidad pretende pegarle a sus clientes un verdadero garrotazo, luego del año tan complicado que tuvo Costa Rica en el 2018.

Una solicitud de aumento del 20,37 por ciento que entraría a regir en el primer semestre del año está en manos de la Aresep, que estudia si lo aprueba.

Si el garrotazo prospera, una familia que actualmente paga ¢12.590 por mes pasaría a cancelar ¢15.155 y una que paga ¢56.728 llegará a desembolsar ¢68.284.

Lo peor es que ya nos recetaron un aumento que se aplicará en el recibo de enero. Esa alza implicará que si usted en diciembre pagó ¢12.304 a fin de mes le llegará en ¢12.590.

Eso quiere decir que en los últimos meses la luz subió casi tres rojitos.

El dato indigna más cuando se compara con el aumento salarial que empezó a regir en enero, el cual fue de ¢2.960 por cada ¢100 mil. O sea, un conserje que ganaba casi ¢300 mil el aumento fue de ¢8.880, ya con el garrotazo de la luz se le fue una tercera parte de lo que le subieron.

Francisco García, un vecino de Alajuela, comentó que los salarios no suben lo suficiente para hacerle frente a incrementos tan altos.

“A uno le llega un aumento bajo y se la tiene que jugar con todo lo que sube, el arroz, el agua, las matrículas. No alcanza . He tratado de ahorrar electricidad porque los recibos vienen muy altos y ahora peor con esto”.

La Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR) está chivísima con el ICE porque para ellos ese incremento no se justifica bajo ninguna circunstancia y le tiran al ICE al que llaman desconsiderado con el pueblo.

Un fuerte incremento en abril podría darse en los recibos del ICE por servicios eléctricos. Foto: Rafael Pacheco
Un fuerte incremento en abril podría darse en los recibos del ICE por servicios eléctricos. Foto: Rafael Pacheco

“Ese aumento se sale de contexto, es como si el ICE dijera ‘vivimos en un país y ustedes en otro, en este, el de La Sabana vivimos de una forma donde nada más pedimos y cobramos y el resto está en otro mundo donde tienen que estar pellejeándola”, dijo Carlos Montenegro, subdirector ejecutivo del CICR.

Añadió que las tarifas eléctricas en Costa Rica se han duplicado en los últimos diez años por problemas del sector eléctrico que no debe pagar el pueblo.

“Ese pretendido incremento lo justifica el ICE como un reconocimiento a la gran inversión que se hizo por el proyecto hidroeléctrico del Reventazón, pero ya se les reconoció casi un 15% en el 2016. ¿Por qué siguen insistiendo?”, dijo Montenegro.

Añadió que el ICE construye obra donde van los costos propios del servicio eléctrico y eso lo regula la Aresep, pero los costos por construir, como si fuera una empresa constructora, no los controla nadie. “Entonces, meten a su criterio,un margen de ganancia que le toca pagar al pueblo. Lo malo es que se jalan tortas y nunca hay un castigo. No debe ser así. La Aresep debe pararse firme”, añadió.

Esta mañana La Teja le envió consultas al departamento de prensa del ICE, pero no han respondido.

En la Aresep, el intendente de Energía, Marco Cordero, confirmó que la solicitud está en admisibilidad y fue presentada el 21 de diciembre, en caso de aprobarse, el leñazo entraría a regir a partir del 1 de abril.