Karen Fernández.6 abril
Guillermo León es el coordinador de la división industrial del instituto Clodomiro Picado de la UCR. Foto: Cortesía
Guillermo León es el coordinador de la división industrial del instituto Clodomiro Picado de la UCR. Foto: Cortesía

El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (UCR) ha demostrado, desde 1970, que sus científicos son unos gatazos y por eso no lo pensaron dos veces para aceptar el reto de crear un medicamento contra el COVID-19, el cual podrían tener listo en 20 días.

Su fama es mundial, porque crearon el suero antiofídico, antídoto aplicado en la mordedura de serpientes y que se comparte con 115 entidades en 31 países del mundo.

El Instituto ahora enfrenta otro reto que esperamos pueda sacar adelante, se trata de un medicamento para la atención de las personas con COVID-19 elaborado con la sangre de pacientes recuperados de coronavirus.

“En el contexto de la actual crisis sanitaria, existe la posibilidad de que la UCR contribuya aportando sus capacidades como en el instituto Clodomiro Picado, produciendo formulaciones que podrían mejorar el pronóstico de los pacientes que desarrollen los cuadros más severos”, explicó Guillermo León Montero, coordinador de la división industrial del Instituto Clodomiro Picado, UCR.

El proyecto que se ha convertido en el nuevo reto histórico de la institución, es impulsado y controlado por la Caja Costarricense de Seguro Social, institución que aportaría los pacientes porque es donde se atienden los casos confirmados y llevan su historia hasta que se recuperan.

Buenas esperanzas

¿Cómo se obtendría el medicamento contra el COVID-19?

FUENTE: INSTITUTO CLODOMIRO PICADO. UNIVERSIDAD DE COSTA RICA    w. s. INFOGRAFÍA / LA teja.

La sangre recolectada sería analizada por el Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa-UCR) y el Laboratorio Clínico y el Banco de Sangre (LCBS-UCR) para demostrar que el plasma está libre de SARS-Cov-2, VIH, hepatitis, sífilis o cualquier otro patógeno importante en la medicina transfusional y el Clodomiro se encargaría de la manufactura de la medicina a partir de la preparación de anticuerpos purificados a partir del plasma, aprovechando la experiencia que tienen en la fabricación de los antivenenos.

Si todo sale bien, por 25 litros de plasma recuperado de los donantes, en este momento hay 16 pacientes en esta condición en el país, se pueden producir 50 frasquitos de suero anti COVID-19.

Por el momento, los representantes del Clodomiro están preparando la documentación para que el Ministerio de Salud les gire los permisos sanitarios para poder trabajar en esta solución, pero no tendrán problemas, pues el mismo Daniel Salas, ministro de esta cartera, dijo en CNN en español que el país estaba trabajando en este medicamento.

“La gran mayoría de pacientes infectados mejorará y podrían funcionar como donadores de sangre. Los bancos de sangre de la Caja podrían también separar el plasma (fracción líquida de la sangre) y enviarla a los laboratorios del instituto donde lo purificarían de las inmunoglobulinas de formulación y esterilización para producir un medicamento que sería regresado nuevamente a la Caja”, comentó León.

Los médicos de la Caja bajo su criterio estarían dándole a los pacientes que estén más graves, los anticuerpos para neutralizar la capacidad del virus y aliviarlos con dicho tratamiento.

El coordinador del Clodomiro agregó que cuentan con el apoyo del personal de la escuela de Ingeniería de Materiales del Instituto Tecnológico de Costa Rica para hacer la esterilización del producto mediante un proceso de radiación GAM.

“Durante cinco décadas en el instituto Clodomiro Picado de la UCR se han preparado formulaciones de anti inmunoglobulinas para producir venenos que neutralizan las capacidades tóxicas de los venenos de serpiente, entonces tenemos la experiencia que se requiere para hacer este ofrecimiento con una alta probabilidad de éxito en el proceso”, explicó León.

El funcionario de la UCR informó también que cuentan con una planta piloto instalada con la que es posible procesar el plasma.

Por cada 25 litros de plasma, saldrían 50 frasquitos de estos con el antídoto contra el coronavirus. Foto: Cortesía
Por cada 25 litros de plasma, saldrían 50 frasquitos de estos con el antídoto contra el coronavirus. Foto: Cortesía

“Si lo tuviéramos ya, hoy mismo podríamos empezar a procesarlo, pero estamos trabajando en la documentación para registrar el producto ante las autoridades de salud para que autoricen el ejercicio que vamos a estar haciendo”, dijo León.

En cuestión de plazos habló de que una vez que la Caja les dé el plasma, tendrían tres días para procesar el medicamento y 15 días más en el control de calidad.

“En 20 días la Caja tendría listo en sus bodegas el producto para poder usarlo”, dijo León.

Salas agregó en CNN que pese a que los estudios son limitados, han arrojado resultados positivos para tratar a pacientes con COVID-19 y bajo esa esperanza se han estado moviendo para el tratamiento.