Franklin Arroyo.3 diciembre, 2018

Grace Rojas, la maestra que insultó al presidente de la República, Carlos Alvarado; al ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza y al ministro de Educación Pública, Edgar Mora, volvió a meterse en una bronca, esta vez por supuestamente insultar y agredir a un ciudadano que la cuestionó en Facebook.

Grace Rojas ya es célebre en Tiquicia.
Grace Rojas ya es célebre en Tiquicia.

El hombre se llama Kevin Fallas y publicó en su Face el incidente que tuvo el sábado con la maestra, quien está siendo investigada por el Ministerio de Educación Pública por un video que se hizo viral donde ofendió a las autoridades.

Fallas conoce al esposo de doña Grace y cuenta que lo vio en Sabalito, Coto Brus, y lo fue a saludar porque es amigo de la familia.

Kevin Fallas no estuvo de acuerdo con Grace Rojas cuando le dijo no compartir sus ideas. Tomado de Facebook.
Kevin Fallas no estuvo de acuerdo con Grace Rojas cuando le dijo no compartir sus ideas. Tomado de Facebook.

“Le di la mano como siempre lo he hecho. De inmediato escucho a alguien gritando a un lado de donde estábamos. En lo que me volteo para saber quién es, veo a la señora Grace Rojas que se dirigía hacia mi gritando ‘Fuck you’ y de inmediato me logra dar un golpe en la cara”, cuenta en su relato.

Al parecer, la escena fue presenciada por mucha gente porque se dio el día que se celebraba el Festival de la Luz en esa localidad de la zona sur.

“Estoy dispuesto a aceptar una disculpa; sin embargo, dudo que pueda perdonar”, Kevin Fallas, agredido.

“¡Quedé impactado! El esposo la detuvo sosteniéndola de las manos, pues intentó seguir agrediéndome. Empezó a gritarme insultos y a decirme que me merecía los golpes. Ante dicha sorpresa traté de preguntarle qué era lo que le sucedía. Sin embargo, entre los gritos e insultos se hizo imposible. Todo esto pasaba ante la mirada de muchos testigos que al igual que yo estaban asombrados”, aseguró Fallas.

Cuando pudo reponerse un poco, Kevin le preguntó a la maestra ¿qué era lo que sucedia?, sin embargo los mismos insultos que decía la señora lo hizo imposible, dice el relato.

“Todo esto pasaba ante la mirada de muchos testigos que al igual que yo estaban asombrados. Entre el esposo y algunas personas la mantuvieron alejada, mientras yo me iba bajando el trago amargo, nunca me explicó la razón de la violencia y de una represalia de esa magnitud. Las diferencias políticas o de posiciones no dan para tanto”, dijo.

En el MEP indicaron que en un caso como este para iniciar una investigación deben presentar una denuncia formal.

“El ofendido debe interponer la denuncia ante la Fiscalía y preferiblemente con copia al MEP. Mientras no exista denuncia de por medio, no se puede tomar una medida disciplinaria”, fue la respuesta del Régimen Disciplinario del MEP.

El especialista en derecho laboral Eric Briones, dijo que cada institución tiene su propio reglamento ético y disciplinario y dijo desconocer el del MEP. Añadió que, tal y como se cuenta el asunto, el hecho califica como una contravención.

Kevin dijo a La Teja, mediante WhatsApp, que inmediatamente después del golpe sintió un dolor.

“Producto del golpe me mordí la lengua bastante duro y me la rompí, pero nada más, nada serio”, dijo.

–¿Recibió alguna disculpa de ella o del marido?

–No, no he recibido una disculpa de parte de ella ni el marido. Existe una diferencia entre aceptar una disculpa y perdonar. Yo estoy dispuesto a aceptar una disculpa; sin embargo, dudo que pueda perdonar.

-¿Cómo acabó el asunto?

–Mi primo se acercó a mí, me dijo ‘Vamos vamos’ y le hice caso y nos apartamos. Ella quedó junto a su marido en el lugar. Nosotros seguimos nuestro camino.

Kevin prefirió no responder si había puesto la demanda correspondiente como lo adelantó en el Face y tampoco respondió si daría una copia de la denuncia (en caso de que la haya puesto) al MEP.