Por: Karen Fernández.   6 septiembre
Evelyn va para dos meses de estar encerrada. Foto Jorge Castillo

Evelyn Cruz, de 30 años y vecina de Laurel de Corredores, es otra de las mujeres que se encuentra encerrada en el módulo de pensiones de la cárcel Vilma Curling (Buen Pastor) y que compartió su testimonio con La Teja.

La joven madre, trabajaba en labores de campo en la zona sur y en julio, cuando la policía llegó a detenerla, se enteró que su expareja y padre de sus cuatro hijos le había puesto la pensión.

“Me di cuenta que me había puesto la pensión porque me agarraron y fue gracias a mi mamá que pagó los 80 mil colones que me soltaron, pero él fue a firmar porque le hacía falta otro mes y estoy aquí encerrada desde el 14 de julio”, explicó Evelyn.

Ella tiene cuatro hijos con su expareja, que tienen 12, diez, siete y seis años.

“Mi hijo de siete años es un niño especial por su condición de salud. Él no tiene hormonas de crecimiento, se le baja el azúcar y tiene una infección en la vista. Desde que el papá está a cargo de ellos en febrero de este año, no lo ha llevado a las citas médicas que tiene periódicamente en el Hospital Nacional de Niños.

"Me preocupa porque el doctor me había advertido que si no seguía con el tratamiento al pie de la letra, podía convulsionar y quedar en estado vegetal”, explicó Evelyn con indignación.

Consultamos al Hospital Nacional de Niños sobre este caso, pero por la ley de protección de datos sensibles del menor, nos indicaron que no podían darnos información al respecto sin autorización de los padres.

Disputa por menores

Según dijo Evelyn, su expareja le quitó los niños en febrero y le devolvió a los dos menores unos días después, pero se los volvió a quitar en marzo porque él tiene la custodia, por lo que se los llevó con la policía.

“Él se los quitó a mi mamá con mentiras y se los llevó al PANI y dijo que yo los había dejado botados. Ellos ni siquiera investigan cómo está la cosa y se los dan a él que ni tiene casa propia y se los llevó a vivir donde una cuñada y luego, cuando no pudo estar más ahí, se los llevó donde una hermana suya, pero ahí todos toman licor, hasta él lo hace, no es el mejor ambiente para ellos”, aseguró Evelyn.

Agregó que los chiquitos están perdiendo clases y cuando su mamá (abuela de los niños) los fue a ver le dijeron que aguantan hambre y los encontró todos sucios.

“He ido al PANI y del de Ciudad Neily me mandan al de Golfito y ahí me dicen que no me pueden atender, que debo ir al de Neily y así se la pasan. Unos días antes de ser detenida había ido a la Defensoría de los Habitantes, pero no supe qué pasó porque estoy aquí y no he podido volver”, comentó.

Según contó la joven de la zona sur, esa fue la medida empleada por el papá de los niños en reacción a que ella tiene otra pareja.

Sin embargo, en el PANI nos indicaron mediante correo electrónico que la madre le entregó los niños al papá mediante un acta.

“Es feo estar uno aquí encerrado, uno se pone como loco sin saber qué hacer”, Evelyn Cruz, madre.
Evelyn no sabe qué pasará con sus hijos, pero continúa la lucha por ellos. Foto Jorge Castillo