Karen Fernández, Franklin Arroyo.18 noviembre, 2018

El celular es una herramienta que le facilita la vida al ser humano en casi todo... menos en el amor.

Fernando Salazar es testigo de eso pues se divorció de su pareja y cree que el culpable de esa ruptura fue el teléfono.

Y puede que no esté tan equivocado, pues según un estudio realizado entre mayo y julio por Comunicación Corporativa Ketchum (CCK) en Centroamérica, siete de cada 10 parejas (70%) creen que estos aparatos propician las infidelidades, tal y como le pasó a este hombre.

Los celulares se han metido hasta en la intimidad de las parejas. Foto: Shutterstock.com
Los celulares se han metido hasta en la intimidad de las parejas. Foto: Shutterstock.com

Don Fernando dijo que él trabaja en fotografía y que muchas de las clientes que tiene son mujeres y que su pareja comenzó a creer que tenía algo con ellas.

“Ella llegó y revisó el teléfono y se imagina usted lo que pasó. Hay nombres de mujeres y fotos y me puso en mal en el trabajo”, comentó.

Desde ese episodio, la relación nunca más fue igual entre ellos, pues perdieron un pilar fundamental de los matrimonios: la confianza. “Ya no me sentía bien, las cosas nunca más fueron igual, se perdió esa confianza que teníamos”, explicó.

9 de cada 10 personas dijo haberse sentido ignorado por la otra persona que estaba usando el celular

El vecino de Limón está convencido de que los teléfonos se pasean en las relaciones y aconseja respetar la privacidad de la pareja para no caer en estos problemas. “Si usted anda en malos pasos tarde o temprano se van a dar cuenta”, dijo.

La investigación también reveló que seis de cada 10 parejas han discutido por el uso excesivo del teléfono celular.

El que la persona que amamos pase metido en el celular y no nos preste atención, puede sacar de quicio a cualquiera. Foto: Shutterstock.com
El que la persona que amamos pase metido en el celular y no nos preste atención, puede sacar de quicio a cualquiera. Foto: Shutterstock.com

Una persona que prefirió mantenerse en el anonimato dijo que en su caso, terminó divorciado porque la situación era insostenible.

“Empecé a notar un comportamiento diferente de ella con el celular. Por ejemplo, le puso un código de seguridad y cuando nos acostábamos para ver alguna película, ni las entendía por estar con el teléfono. A veces eran las dos de la mañana y el tele prendido y ella chateando”, dijo.

Entonces, este hombre le preguntaba a su mujer qué estaba haciendo y le decía que veía videos de youtube. “Me iba para el baño con el celular y veía que estaba en línea con el Whatsapp”, comentó.

La situación empeoró tanto que están en trámite de divorcio y ya no viven juntos.

45% dijo haber conocido a alguien nuevo a través de las redes sociales

“No prestar atención a la otra persona por estar con el celular, es una gran falta de respeto. Yo era su esposo, no teníamos hijos en común, era su proyecto de vida, debería poner cuidado a esos momentos. Es feo que te cambien por un aparato”, dijo el hombre.

¿Cuántas veces ha visto usted escenas como esta? Foto: Shutterstock.com
¿Cuántas veces ha visto usted escenas como esta? Foto: Shutterstock.com

Incluso, también vio deteriorada la relación de amistad con un compa de toda la vida por el mismo aparato.

“Ha sido amigo de toda la vida y me respaldó en la situación, llegaba a la casa y hablábamos de fútbol y cosillas así. Pero últimamente llegaba y solo pegado al teléfono y se le acababa la batería y me pedía el cargador. Eso no es una vida real, es vivir metido en el celu. Seguro no lo vuelvo a llamar”, dijo.

Fernando Salazar se divorció a raíz de una mala experiencia con el celular. Foto: Cortesía
Fernando Salazar se divorció a raíz de una mala experiencia con el celular. Foto: Cortesía
“A mayor uso del celular durante las conversaciones cara a cara, baja la empatía y se incrementa la tensión, lo que evidencia falta de atención por parte de la otra persona”, David Fallas, Gerente Regional de Data Meaning en CCK.
Abuso siempre es malo

Como en todo en la vida, el abuso siempre es malo y por lo general las quejas que se dan entorno a este tema son por el abuso que una de las partes le está dando al teléfono. A mayor abuso del teléfono móvil, mayores problemas en otros campos podíamos tener.

“Si una de las partes de la pareja le presta más atención al celular que a la pareja misma cuando están juntos, se sentirá mal por la cercanía que tiene con el aparato y no con ella”, explicó la psicóloga de Vida Integral, Maricruz Coto.

Todos tenemos la necesidad de sentirnos lo más importante en el mundo para alguien y cuando no les prestan atención por estar metido en el teléfono se hiere a la persona.

46% de los encuestados creen que el celular influye en las relaciones interpersonales de manera negativa

“Cuando estoy con mi pareja viendo tele y le hablo y no me pone atención, sé porqué me está ignorando, pero en el caso del teléfono, como no se tiene acceso a la información que está viendo, me genera desconfianza y empiezan a surgir las preguntas de con quién está hablando tan tarde, de qué están hablando y sin duda eso afecta”, comentó la psicóloga.

También está el caso de las parejas que todo lo conversan por Whatsapp todo el día y cuando llegan a estar juntas, frente a frente, no pueden sostener una comunicación fluida, sin la aplicación de por medio, agregó Coto.

Adicción al celular

El celu es como cualquier otra adicción, crea una dependencia igual y tiene efectos graves.

Para combatirle debe empezar un proceso de desintoxicación como restringir las horas de uso, destinar tiempos de agenda para revisar correos o notificaciones de redes sociales y desactive todas las notificaciones que no sean urgentes.

Si antes tenía más tiempo para leer u oír música y siente que ya no puede porque está abusando del tiempo que pasa en el teléfono, eso es una señal de alerta.

Vuelva a la antigua, llame, en vez de mandar audios por Whatsapp por ejemplo, explicó la psicóloga.

“El celular nos aleja de quienes están cerca y nos acerca a quienes tenemos lejos”, estudio El teléfono móvil en nuestras relaciones.

El sociólogo Jorge Hidalgo nos dice que hay un rayito de esperanza con las generaciones mayores que apagan el teléfono mientras comparten con sus iguales, esto genera un efecto contagioso que motiva a otros a hacer lo mismo para disfrutar de lo maravilloso que es conversar cara a cara.