Yenci Aguilar Arroyo.20 enero
Si un niño se quema, se debe poner el área quemada del cuerpo en agua fría por unos 10 minutos. Archivo / Jorge Castillo.
Si un niño se quema, se debe poner el área quemada del cuerpo en agua fría por unos 10 minutos. Archivo / Jorge Castillo.

En los primeros días del 2020, 14 chiquitos fueron atendidos en el Hospital de Niños por haber sufrido quemaduras con líquidos calientes.

Carlos Jiménez, subdirector de ese centro médico, contó además que del 1 de enero a la fecha, otros 3 niños recibieron atención porque se quemaron con pólvora y uno más porque tuvo contacto directo con el fuego.

Eso deja la triste cifra de 18 pacientitos atendidos por quemaduras.

“En cuanto a las quemaduras por líquidos tenemos todo tipo de situaciones. Por ejemplo, porque se les vino el café encima, porque se tropezaron con el cable del sartén y les cayó encima o porque meten la manita o el piecito en el recipiente con agua caliente”, dijo el doctor Jiménez.

El médico explica que la mayor parte de los casos se presenta en niños con edades entre los 1 y 5 años; el segundo grupo con más casos tienen entre 5 y 9 años y el grupo de pequeños menos afectados es el de mayores de 9 años.

“Uno de los factores que puede explicar lo que pasa con estos niños son las vacaciones, hay un alto descuido y muchos de esos ‘accidentes’ ocurren en las casas. Además, hemos encontrado que algunos de esos pequeños viven en espacios donde en un solo cuarto tienen de todo: la cocina, los cuartos y entonces se exponen a tener los electrodomésticos cerca”.

El médico comentó que el año pasado, en promedio, atendían 25 casos por mes y lamentablemente, si se mantiene la tendencia, a final de este enero habrían atendido 27.

Puro descuido

Jiménez señala que los papás aseguran con frecuencia que lo ocurrido se trató de un accidente, sin embargo, él cree que las quemaduras son 100% prevenibles.

“A eso no se le puede llamar accidente, es descuido, negligencia por parte de los adultos. Tanto en la casa como fuera de ella, las quemaduras se pueden prevenir si existen adultos responsables que tomen las medidas para evitar que los niños se expongan a quemaduras”, comentó.

Uno de los menores de edad atendidos tiene el 18% del cuerpito quemado y otro que está hospitalizado desde diciembre del año pasado tiene el 27%.

Para el especialista, nada que almacene agua caliente debe estar al alcance de los chiquitos.

¿Qué hacer? Si su niño se quema, siga estos pasos: 1. Ponga el área quemada en agua fría por unos 10 o 15 minutos. 2. Quítele la ropa en la parte del cuerpo donde sufrió la quemadura. 3. Abrigue al niño con un sábana. 4. No aplique ningún tipo de cremas. 5. Llévelo al área de salud más cercana.

“Un calentador de agua, una taza, una olla arrocera o un microondas que no esté muy alto les puede caer encima a los niños. En muchos casos, los cables de los electrodomésticos están a vista y paciencia de los niños y se pueden tropezar con ellos o los pueden morder, por eso, los cables deben estar lejos de los pequeños”, alertó.

Con respecto a las quemaduras por pólvora, para este año se superaría la cifra del 2019.

“El año pasado atendimos solo a tres niños quemados con pólvora y en los primeros cuatro días del año atendimos a los tres quemados con este explosivo. Esperamos en Dios que aunque aún haya fiestas en ciertas comunidades, el uso de pólvora disminuya para que no aumenten los casos”, aseguró.

Colocar una baranda o una barrera que divida la cocina de otras áreas de la casa es lo ideal, pero no siempre se puede.

“Esta barrera sin duda impedirá que el niño llegue a la cocina, pero por la realidad en la que muchos viven esto es impensable. Por eso hacemos un llamado a la prevención, a que sean más ordenados y tengan mayor control de los menores”, añadió el médico.