Karen Fernández, AP y AFP.Hace 4 días

La moda antivacunas tiene 20 años de existir, sin embargo, en los últimos meses agarró más fuerza, exponiendo la salud de todo el mundo.

Esta creencia significa una amenaza a los sistemas de salud mundiales y sobre todo a menores de edad, quienes han estado a punto de morir por no contar con los escudos que proveen las vacunas.

Los grupos antivacunas se basan en mitos, creencias filosóficas o religiosas, rumores e información que no se sustenta en evidencia científica.

Por eso mismo, un joven estadounidense de 18 años llamado Ethan Lindenberger y que creció en una casa “antivacunas”, apenas cumplió la mayoría de edad decidió revelarse y vacunarse, pese a la oposición de su madre.

Ethan Lindenberger declaró ante el Congreso de Estados Unidos porque se enfrentó a su madre y se vacunó. Foto: Jim WATSON / AFP
Ethan Lindenberger declaró ante el Congreso de Estados Unidos porque se enfrentó a su madre y se vacunó. Foto: Jim WATSON / AFP
“Mi madre creía que las vacunas provocan autismo, daño cerebral y otras complicaciones”, Ethan Lindenberger

Su valentía fue tal que lo llamaron a declarar en el Congreso de Estados Unidos para que contara su testimonio.

“Es crucial contrarrestar la propaganda falsa en Internet que asusta a los padres. Ella (mamá) estaba metida en teorías de conspiración en Internet que nos hicieron a mí y a mis hermanos vulnerables a enfermedades prevenibles con vacunas, como el sarampión”, indicó Ethan.

Los expertos insisten en que las vacunas son un método confiable de prevención que asegura la protección de grandes comunidades frente a enfermedades infectocontagiosas. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que las vacunas hoy en día salvan entre 2 y 3 millones de vidas al año en el mundo.

Recordemos que en Tiquicia se activaron las alarmas a finales de febrero tras el ingreso de una familia francesa cuyo niño de cinco años tenía sarampión.

De inmediato se activó el protocolo y se aisló a los miembros de la familia en un salón especial en el hospital Monseñor Sanabria, en Puntarenas, para evitar que se propagara la enfermedad que acá está erradicada desde hace varios años, gracias precisamente a las campañas de vacunación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó sobre un brote de sarampión en el mundo, del 2017 al 2018 se estima que los casos aumentaron en un 50%, matando a 136.000 personas.

De hecho, solo en Filipinas más de 8.400 personas están contagiadas de esta enfermedad y 136 han muerto, la mayoría de ellos niños, debido a un brote que fue provocado por el temor a la vacuna, informaron autoridades del país asiático.

Sala de aislamiento en la que se ubicó a la familia francesa con sarampión que trajo el virus al país. Foto: Cortesía de la CCSS
Sala de aislamiento en la que se ubicó a la familia francesa con sarampión que trajo el virus al país. Foto: Cortesía de la CCSS
Tétano lo tuvo al borde de la muerte

Otro de los casos es el de un niño de seis años en Oregon, Estados Unidos, que estuvo dos meses internado en el hospital a punto de morir por una infección con tétano al cortarse la frente en una granja.

El menor recibió una dosis de emergencia de la vacuna antitetánica en el hospi, pero después de su recuperación sus padres se opusieron a que le aplicaran una segunda dosis o a que lo inmunizaran contra otras enfermedades, según el documento publicado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Peligrosa desinformación

La desinformación que se extiende en las redes sociales ha ayudado a la propagación del movimiento antivacunas en Estados Unidos, que justifican sus decisiones en temores de que la exposición al virus genere efectos negativos. Europa, África, América y Asia no están exentos.

Ante esto, el “feis” anunció que seguirá los pasos de organismos internacionales de salud como la Organización Mundial de la Salud y eliminará a los grupos y páginas que divulguen información errónea sobre vacunas, para frenar la oleada de desinformación.

Además, el contenido que tenga ese tipo de información no se mostrará en el buscador de Instagram ni en las búsquedas por #hashtag.

La noción falsa de que las vacunas causan autismo -surgida a partir de un estudio de 1998 que fue refutado- no comenzó en las redes sociales, pero se propagó hasta esos sitios.

La vacunación es un escudo contra varias enfermedades, por eso es importante aplicarlas. Foto: Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas (ACIB)
La vacunación es un escudo contra varias enfermedades, por eso es importante aplicarlas. Foto: Agencia Costarricense de Investigaciones Biomédicas (ACIB)

El ministro de Salud, Daniel Salas, indicó que no le preocupan los movimientos antivacunas en el país, debido al buen programa de inmunizaciones que posee el país.