Karen Fernández.30 agosto

La colitis es una inflamación del colon (intestino grueso), pero en el caso de la ulcerativa es más compleja y difícil de manejar porque produce úlceras en todo el intestino, que lo hacen sangrar y requiere un tratamiento para toda la vida.

Los hombres son más propensos a sufrir colitis ulcerativa y deben hacerse colonoscopia a partir de los 50 años. Foto: Cortesía
Los hombres son más propensos a sufrir colitis ulcerativa y deben hacerse colonoscopia a partir de los 50 años. Foto: Cortesía

“Es una enfermedad en la que el sistema inmunológico (el encargado de defendernos) produce anticuerpos que dañan las células de nuestro propio intestino, por lo que la clave del tratamiento es reducir la actividad de este”, explicó el doctor Carlos Aliaga.

Los síntomas para detectar esta enfermedad son heces con moco y con sangre. También puede presentar una pérdida severa de peso y padecer anemia por la pérdida constante de sangre.

“Lamentablemente cuando la enfermedad comienza, los síntomas pueden confundirse con una colitis normal, la mayoría de la gente comete el error de ir a la farmacia y comprar antiácidos para tratarse, pero cuando el dolor de estómago aumenta, tiene diarrea constante, sumado al sangrado, el paciente se asusta pensando en que es un cáncer y es cuando van al médico”, explicó Aliaga.

Para el diagnóstico se debe hacer una colonoscopía y una endoscopía baja, para ver las úlceras, pero para confirmarlo, solo con una biopsia.

Una prueba más sencilla es por un examen de heces (calprotectina fecal) que sirve para diagnosticar o dar seguimiento en los pacientes ya detectados.

Jóvenes en riesgo

Esta enfermedad siempre despertaba a partir de los 60 u 80 años, pero ahora se está viendo un pico entre los 20 y 30 años, al parecer, por los malos hábitos que suelen tener algunos jóvenes, como abusar de la comida chatarra, tomar mucho alcohol, fumar, tomar bebidas gaseosas, y excederse en el consumo de los antiinflamatorios.

Mientras que en la población entre los 60 y los 80, se especula que la enfermedad podría iniciar porque hay oxidantes que podrían disparar su aparición y su complicación.

A 36 de cada 100 pacientes con la enfermedad se les puede complicar porque genera otro tipo de anticuerpos que va a a las articulaciones y generan artritis reumatoidea, que es otra enfermedad autoinmune. También puede afectar el ojo y producir trastornos oculares como la inflamación de la uvea (capa media del ojo).

“Un grupo más pequeño de pacientes con la enfermedad podría desencadenar en cáncer de colon por tanta inflamación, en especial los hombres. Por eso ellos a partir de los cincuenta años deben hacerse una colonoscopía cada tres a cinco años. Si ya fue diagnosticado con colitis ulcerativa, debe hacerla cada dos años. La incidencia es menor en las mujeres”, agregó el doctor Aliaga.

No se cura

Como no tiene cura, solo puede tratarse, el paciente debe mejorar sus hábitos de vida, como comer sano y acompañarse de un nutricionista, porque por la pérdida de peso que sufre, solo este puede evaluar qué es lo que le hace falta para compensarse.

Ya en los medicamentos se le mandan esteroides o corticoides, así como reguladores del sistema inmunológico.

“El estrés exacerba a quienes tienen predisposición genética a desarrollar la enfermedad, eso sumado a la falta de horas de sueño, el consumo de chile, pimienta, ajos y la mala alimentación o a deshoras, junto al consumo de alcohol o tabaco pueden provocar crisis”, finalizó el médico.

2 años es el periodo en que deben hacerse la colonoscopia los pacientes con colitis ulcerativa