Nacional

¡Orgullo tico! Joven bribri se graduó con honores en dos carreras en universidad de Estados Unidos

Kenia Roa Reyes salió del Colegio Académico Indígena Sepecue, en Talamanca, en el 2017

La perseverancia y el deseo de superación de la joven bribri Kenia Roa Reyes, hoy de 22 años, fueron el motor que tiempo atrás la llevó a buscar oportunidades para construirse un futuro mejor y así logró estudiar en la University of the Ozarks, en Arkansas, Estados Unidos.

Kenia salió del Colegio Académico Indígena de Sepecue, Talamanca, en 2016; ingresó a la Universidad Nacional, en Heredia, y en aquellos años (2017-2018) comenzó a moverse para ver cómo viajaba a Estados Unidos y sacar allá una carrera universitaria.

Tres opciones que vio solo daban una beca del 75% (el resto corría por su cuenta), así eso siguió buscando y encontró el programa Walton International Scholarship, al que se apuntaron más de 300 aspirantes. El proceso de selección avanzó, la tica fue seleccionada y logró obtener la ayuda del 100%.

Ya una vez dentro de la universidad lo que seguía era ponerle al estudio, como siempre lo ha hecho, y sus excelentes calificaciones semestrales le permitieron graduarse el sábado 14 de mayo con la distinción magna cum laude (con grandes honores) como licenciada en dos carreras: administración de negocios y comunicación de medios.

Aunque el colegio de Sepecue da una educación buena y rescata la cultura indígena, su localización no permite que los estudiantes tengan acceso a internet o a una computadora; sin embargo, Oscar Almengor, el director, buscó cómo los muchachos tuvieran el chance de ir a un intercambio a Oregon, Estados Unidos, para mejor su nivel de inglés mediante el programa “Friends of Oregon” (Amigos de Oregon).

Kenia estuvo en ese grupo y se fue dos meses hasta aquellas tierras en la costa del Pacífico; la experiencia la terminó de convencer de que quería estudiar fuera de Tiquicia y conocer nuevas culturas; pero también tenía muy claro que regresaría al país para poner en práctica lo aprendido lejos de este.

Y dicho y hecho. Kenia regresó la noche de este domingo a su casa en Sepecue y ya comenzó a buscar trabajo.

Enfocada

Fue en marzo del 2018 cuando la tica supo que le habían dado la beca en Estados Unidos. En los meses previos a agosto, cuando le tocaba viajar, tomó clases particulares de inglés para ir bien afiladita y aprovechar al máximo la oportunidad.

“Siempre llevé el bloque completo de materias y hasta más. En el 2020 podía regresarme o sacar la segunda carrera, pero debía ser de algo en un campo distinto a la administración y consideré importante aprender a comunicar los proyectos que desarrolle en el futuro. Además llevé actividades extracurriculares, como participar en el equipo de natación de la U y en varios clubes y trabajos”, contó la limonense.

También sacó un diplomado en agricultura sostenible y otro en teología que son una especie de requisito de la universidad.

“Las clases teológicas las daban profesores de la Universidad de Yale (una de las más prestigiosas del mundo) y me gustó mucho porque aprendí de la cultura americana que tiene muchas religiones. Fue una oportunidad para ir creciendo”, contó.

Otra clave de su éxito --además de la perseverancia y el deseo de superación-- es que jamás se desenfocó, siempre estuvo muy comprometida con sus estudios.

Recuerda que sus días como estudiante se iniciaban a las 6 a.m., iba a desayunar y después a clases de 8:30 a.m. a 2 o 3 p.m.; luego, de 4 p.m. a 6 p.m., visitaba la biblioteca. En los ratos libres hacía las tareas o participaba en voluntariados.

Sacrificio

Kenia es la segunda de tres hermanos y dice que por las condiciones de su comunidad en Talamanca le fue difícil estar en comunicación con su familia mientras vivió en Estados Unidos.

Únicamente podían hablar una vez a la semana, cuando sus parientes salían a un sitio en el que había señal de celular. Lo bueno es que sus papás nunca dejaron de apoyarla y estar pendientes de ella.

En Arkansas, los sábados los aprovechaba para salir con la familia que la recibió allá y disfrutaba la naturaleza, caminar por la montaña, acampar, visitar lagos y en una de tantas cumplió otro de sus sueños: ir a Alaska. Conoció los glaciares y las luces del norte, que son como las auroras boreales.

“Fui el verano pasado y estuve por dos meses en una pasantía en comunicación digital. Pude conocer muchos nativos americanos, que están conformados por seis grupos”, comentó.

Con la voz de la experiencia, Kenia tiene algo qué decirles a otros jóvenes: “Les aconsejo que se animen a dar el primer paso y salir (del país), en todos estos años he aprendido que uno solo debe tener el coraje para comenzar y esos pasos te llevarán a dar otros más grandes. No tengan miedo a salir de la zona de confort”.

Karen Fernández

Karen Fernández

Periodista con una licenciatura en Producción de Medios. Forma parte del equipo de Nuestro Tema y tengo experiencia en la cobertura de noticias de espectáculos, religiosos, salud, deportes y nacionales. Trabajo en Grupo Nacion desde el 2011.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.