Karen Fernández.5 junio
La Casona Mexicana abrirá sus puertas al público el próximo 10 de junio. Foto: Rafael Pacheco
La Casona Mexicana abrirá sus puertas al público el próximo 10 de junio. Foto: Rafael Pacheco

Minor de Jesús Calvo ahora sí se va a dar un descanso bien padre, como dicen los mexicanos.

Lo decimos porque el padre Minor vendió su restaurante, La Casona de Cartago, a un grupo de inversionistas mexicanos.

El local, ubicado 300 metros este del puente bailey en El Carmen de Cartago, fue del sacerdote durante los últimos 10 años.

“Estuve cinco años en la cárcel y luego cuando salí comencé con la construcción del restaurante y durante diez años estuve inmerso en el negocio, por lo que, prácticamente, durante los últimos quince años no he tenido descanso”, explicó el popular sacerdote.

La difícil situación económica del país lo venía golpeando desde hace unos dos o tres años, por lo que desde el año pasado le estaba dando vueltas a la idea de que si alguien le ofrecía comprarle el negocio, se lo cedía.

“Tocamos las puertas a estos amigos de México (Grupo Plaza) y ellos me dijeron que les parecía bien la idea e incluso Luis (Bolívar), administrador del restaurante, se trasladó a dicho país para hacerles la presentación, ellos vinieron aquí y les encantó y se logró hacer la transacción”, continuó Calvo.

Eso sí, como la cosa está difícil en todo el mundo y por la relación de amistad previa, acordaron que los pagos serían a paguitos.

“No es que yo hice el negocio de mi vida, se está haciendo un plan piloto con ellos, vamos a ver cómo avanza a través de los años”, explicó el padre Minor.

El sacerdote espera acercarse más a la iglesia y Dios en este descanso. Foto: Rafael Pacheco
El sacerdote espera acercarse más a la iglesia y Dios en este descanso. Foto: Rafael Pacheco

Agregó que aprovechará el tiempo que tendrá libre para acercarse más a las cosas de la Iglesia, de Dios y para retomar el programa de los mensajes en Facebook.

El padre se desvinculó del negocio desde el 1 de febrero de este año, cuando asumieron los mexicanos de la familia Covarrubias.

Luis Bolívar explicó que el restaurante siguió funcionando pese a la salida del padre, pero el 22 de marzo cerraron para iniciar las remodelaciones, casi que impulsados por las medidas sanitarias.

“La intención inicial era seguir abiertos mientras hacíamos la remodelación, sin embargo, se vino todo esto y aprovechamos para cerrar y dejar todo con un ambiente muy mexicano”, explicó Bolívar.

Ambiente festivo
La decoración es bastante colorida y cuenta con elementos propios de la cultura mexicana como las piñatas. Foto: Rafael Pacheco
La decoración es bastante colorida y cuenta con elementos propios de la cultura mexicana como las piñatas. Foto: Rafael Pacheco

Además del concepto, el menú ya no será sólo de finos cortes de carne, como solía serlo antes, sino que ahora ofrecerán una gran variedad de platillos azteca.

Podrán disfrutar de un delicioso tequila, unas margaritas, aguas frescas como las de El Chavo, postres mexicanos o unos ricos tacos al pastor, pozole, chalupas y enchiladas a precios más económicos.

“La idea es llegar a ser un tipo La Esmeralda, que existió hace muchos años, con mariachis de jueves a domingo animando el ambiente, cuando ya estemos sin restricciones sanitarias. También habrá concursos y charros”, aclaró el administrador del restaurante.

También se pulieron con la decoración en la que incluyeron el colorido papel picado, piñatas mexicanas y las tradicionales fuentes y fachadas típicas de Puebla, de donde son originarios los nuevos dueños.

Esta capilla une ambas culturas con las imágenes de las vírgenes de Los Ángeles y Guadalupe. Foto: Rafael Pacheco
Esta capilla une ambas culturas con las imágenes de las vírgenes de Los Ángeles y Guadalupe. Foto: Rafael Pacheco

En el patio también podrán disfrutar de varios detalles propios de los paisajes mexicanos, como lo son las macetas con plantas.

Además, instalarán una capilla mexicana de piedra con una mezcla de ambas culturas, pues ahí convivirán las patronas de los dos países, la Virgen de Los Ángeles y la Virgen de Guadalupe.

Aquí también se ubica un quiosco para quienes deseen celebrar un cumpleaños o una boda civil con una bella vista del centro de Cartago.

De hecho, desde ahí se aprecia la basílica de Los Ángeles y la catedral de Cartago.

Un bello jardín con detalles propios mexicanos adornan el patio del restaurante. Foto: Rafael Pacheco
Un bello jardín con detalles propios mexicanos adornan el patio del restaurante. Foto: Rafael Pacheco
Expansión

Esta propuesta le permitió al Grupo Plaza, con 45 años en el mercado azteca, expandir sus horizontes fuera del territorio mexicano y eligieron Costa Rica para hacerlo.

“Costa Rica es el primer país en el que establecen fuera de México y eligieron nuestro país por el respeto a los derechos humanos, la estabilidad política y paz que nos caracterizan. Consideraron que somos un maravilloso país para invertir y esperan que seamos un puente de conexión para expandirse a otros países de Centro y Suramérica”, comentó Bolívar.

Si todo sale bien buscarán llevar la idea a las demás provincias del país y hasta consideran algunos destinos turísticos como La Fortuna, Guanacaste o Puntarenas.

Una vista del centro de Cartago es la que se aprecia desde este lugar. Foto: Rafael Pacheco
Una vista del centro de Cartago es la que se aprecia desde este lugar. Foto: Rafael Pacheco

Grupo Plaza es una empresa 100% mexicana establecida en el estado de Puebla y con una trayectoria en los servicios de restaurantes, cafeterías y hoteles.

El horario será de lunes a sábado de 11 a. m. a 10 p. m. y los domingos de 11 a. m. a 8:30 p. m. según las disposiciones del Ministerio de Salud.