Karen Fernández.15 mayo

¿Tiene varios días de no poder dormir bien?, ¿y creyó que se debía a que las preocupaciones en su hogar aumentaron?

Si se va a tomar el café de la tarde no le ponga azúcar y busque algo saludable para acompeñatlo, en lugar de la repostería. Foto Diana Méndez.
Si se va a tomar el café de la tarde no le ponga azúcar y busque algo saludable para acompeñatlo, en lugar de la repostería. Foto Diana Méndez.

Puede ser que no y que el verdadero enemigo sean los pancitos con los que acompaña el café de la tarde o los postrecitos que se está comiendo durante el día y peor aún si son de noche.

Así lo afirmó Stiff Masís, vicepresidente del Colegio de Profesionales en Nutrición, que asegura que si le da altas dosis de azúcar a su cuerpo por la tarde, lo va a cargar con energía innecesaria que le va a dificultar aplanchar la oreja.

“Estas cargas no solo van a a provocar un mal funcionamiento del sistema inmune, lo que puede desencadenar en otras enfermedades más adelante. Si está comiendo confites, helados, postres, panes o incluso el azúcar que le pone al café para endulzarlo, son cargas que podrían desvelarlo, no siempre se debe al estrés”, agregó el nutricionista.

Estos son parte de los resultados detectados mediante un sondeo hecho entre personas que están en cuarentena voluntaria en gran parte del país, a excepción de Limón y Puntarenas y en el marco de la semana nacional de la nutrición.

Mientras más tiempo pase despierto, más comerá y puede aumentar los niveles de azúcar. Foto: Picjumbo
Mientras más tiempo pase despierto, más comerá y puede aumentar los niveles de azúcar. Foto: Picjumbo

Si ya desde antes éramos buenos para el consumo de harinas, en la casa la situación empeoró.

Además, cuatro de cada diez personas dejaron de hacer actividad física, que se suman a los dos de cada 10 que desde antes no se ejercitaban del todo.

“El insomnio aumenta cuando no se libera serotonina, el azúcar estimula esta sustancia, pero de mala manera, por eso es más sano hacerlo a través del ejercicio”, agregó el vocero del colegio profesional.

Póngalo en práctica
  • Si no puede dormir o lo hace muy poco por las noches, intente dejar todo tipo de azúcar por tres días y mejorará rápidamente dicho problema. Si no, el cuerpo le seguirá pidiendo la misma cantidad de azúcar cada día.
  • Si aún no es tan grave el insomnio, no consuma azúcar después de las dos de la tarde, ni para endulzar un fresco o el café
  • Combine la buena alimentación con actividad física, al menos 150 minutos
  • No se salte el desayuno nunca y lo mejor que puede comer es un pinto, unos huevos picados o queso fresco. Evite repostería y un refresco gaseoso para esas primeras horas. Consuma una taza de papaya o piña con yogurt
  • Coma más vegetales y ensaladas. Carnes sin grasa y prefiera las harinas especiales como las de los frijoles, lentejas o garbanzos en vez de las blancas
  • Para picar entre comidas opte por zanahoria o un puñito de maní
  • Vaya al nutricionista si puede y no siga dietas de moda en Internet
“En la comida está la medicina. Al tener insomnio, pasa más horas despierto, va a comer más y subirá el nivel de azúcar en sangre, lo que puede generarle diabetes y obesidad a mediano plazo”, Stiff Masís, nutricionista.