Eduardo Vega.14 febrero

Doña Carmen Gamboa se puso toda nerviosa cuando la llamamos el pasado 13 de febrero para confirmarle que se había ganado ¢300 mil con nuestro código de la suerte, a pesar de que es una fiel activadora, jamás se imaginó que Cupido la flecharía un día antes del Día del Amor y la Amistad con un premiezote.

No presintió que el flechazo de la suerte le llegaría, pero lo agradeció demasiado y lo ve como el regalo del amor que le está dando la vida porque en este mes de febrero, cumple nada más y nada más que 40 años de casada con don Juan Miguel Hernández.

Febrero se le carga de amor, de amistad y de platica. Nos comenta que con los ¢150 mil en Ópticas Visión, aprovechará para que sus hijos (Ingrid, Karen y Michael), se hagan el examen de la vista y renueven anteojos; con los ¢150 mil en una tarjeta de regalo, va a comprar comidita para que no le falte.

Carmen Gamboa se ganó 3 tejitas el 13 de febrero
Carmen Gamboa se ganó 3 tejitas el 13 de febrero

“Me encanta que el premio llegue en febrero, es como que Cupido se acordó de mí, es una excelente forma de alegrar el Día del Amor. Yo a mi esposo este 14 de febrero antes de que se fuera a trabajar le di su regalito de amor, pero más tarde celebraremos más”, nos comentó.

La ganadora es vecina de El Carmen de Guadalupe y nos confiesa que a pesar de que es fiel lectora de nuestro periódico, dejó de activar por un tiempito; sin embargo, el gusanillo la volvió a picar y en este segundo aire le llegó la suerte.

Gracias al premiezote, doña Carmen hará una cena a cachete para celebrar con su esposito, además, invitará a sus hijos y sus tres nieticos porque para ella no hay mejor forma de disfrutar San Valentín que en familia.

La suertuda es una saprissista de hueso morado, sin embargo, le parece que por estos días el equipo está flojito, como que a algunos jugadores les falta meter pata con más fuerza y luchar cada balón con todo, durante los 90 minutos, y la pegó porque el Monstruo perdió ante Limón 3-2.

Doña Carmen espera que febrero siga siendo un mes de suerte y amor porque no afloja el código de la suerte, cuando hablamos con ella ya lo había activado.

“Ahora voy por el domingazo, quiero pegarme el premio más grande, me servirían de mucho los 500 mil colones de los domingos”, aseguró.