Shirley Sandí.17 enero

Doña Marisol Álvarez, una telefonista de la Caja de Seguro Social que se quedó sin aguinaldo por estar atrasada con una deuda con Beto le presta, al fin recobró su dinero.

Stephanie Portuguez, asesora legal de la Defensoría de Apoyo al Deudor y David Segura, asesor, visitaron La Teja para dar a conocer el caso.
Stephanie Portuguez, asesora legal de la Defensoría de Apoyo al Deudor y David Segura, asesor, visitaron La Teja para dar a conocer el caso.

El caso fue denunciado ante la Defensoría de Apoyo al Deudor porque el aguinaldo es intocable.

Marisol recibió su aguinaldo el 28 de noviembre, eran ¢293 mil ya que le rebajan una pensión alimentaria, pero un día después fue sacado de su cuenta del Banco Popular, debido a una autorización de deducción que firmó cuando sacó el préstamo con Beto le presta (el cual estaba atrasado y en trámite de cobro judicial).

“Autorizo debitar automáticamente de mi cuenta número ... en moneda ... hasta una fecha máxima de .... y por un monto máximo de .... Firma y cédula del titular”, dice el documento que, en apariencia, firmó Marisol.

La Defensoría recomienda a las personas que tienen préstamos en atraso enviar a los bancos documentos que desautorizan este tipo de rebajos.

Más casos

Stephanie Portuguez, asesora legal de la Defensoría indicó que la plata fue devuelta la semana pasada. Ellos presentaron una medida cautelar y una demanda ante el Tribunal Contencioso Administrativo por este caso.

Ambas medidas fueron presentadas contra Beto le presta, el Banco Popular y el Banco Central (este último por el sistema Simpe que medió en la transacción).

La afectada cayó en depresión porque pasó diciembre sin aguinaldo. Foto Shutterstock
La afectada cayó en depresión porque pasó diciembre sin aguinaldo. Foto Shutterstock

La medida cautelar pidió que no le tocaran más el dinero a doña Marisol y el proceso contencioso solicitó el reintegro del dinero.

La Defensoría lleva 13 casos similares. De ellos, a tres les regresaron el dinero (cuentas del Banco Popular), el resto son de otros bancos públicos.

Portuguez indicó que si usted es uno de ellos, aún hay chance de presentar la demanda.

La Oficina de Apoyo al Deudor tiene el Whats App 7088-2110 y la central 2248-0544. La cita cuesta ¢20 mil.

En depresión

La Teja conversó con doña Marisol, quien dijo que el diciembre que pasó no se lo desea a nadie.

“Yo tenía toda la esperanza de que me lo devolvieran, si era aguinaldo, era intocable”, Marisol Álvarez, afectada.

"Eso sí, fue un diciembre terrible, sin nada. Yo tengo hijos y nietos y no hubo celebración ni regalos. Pasé el mes incapacitada por depresión y a costillas de los demás. Por lo menos se resolvió el asunto ahora en enero”, indicó la clienta.

Consultada la empresa Beto le presta por este caso, esta fue su respuesta: “Beto es una compañía seria que en todo momento ha actuado bajo el marco de la legalidad. El débito aplicado a la cliente fue ejecutado en estricto apego al contrato de préstamo por lo que Beto no ha realizado ninguna devolución de dinero. Ante el incumplimiento de pago de la sra. Álvarez, Beto se reserva el derecho de cobrar la deuda por las vías que estime convenientes”.

Por su parte, en el banco Popular indicaron que en el caso específico de la señora Álvarez, se determinó que la clienta firmó una autorización de débito automático a la financiera Gente S.A., empresa que procedió hacer el débito en tiempo real (DTR) mediante la plataforma de Sinpe, esto al amparo de la normativa que permite el Banco Central.

“Se reitera que el Banco Popular nunca realizó alguna deducción, lo que medió fue la autorización de la cliente para que se hiciera el débito correspondiente. Nuestra institución es respetuosa de la jurisprudencia y legislación.

“El Banco Popular, contribuyendo con la solicitud de la clienta, hizo un trámite ante BCCR para la aplicación de un mecanismo de reclamación de fondos (REF) que permite hacer el cobro revertido de los fondos. De esta forma, BCCR ejecutó dicho proceso”, comentaron.

El Popular recomendó a los clientes revisar siempre los términos, la documentación y autorizaciones que firman.

Además, recomiendan mantener al día sus obligaciones y si tienen o pueden llegar afrontar situaciones que les impidan hacer frente a sus deudas, se acerquen a la institución financiera donde tienen el compromiso y lleguen a una solución o arreglo antes de que se le pueda salir de las manos y afecte su presupuesto e historial de crédito.