Karen Fernández.Hace 4 días

En un emotivo mensaje, Evelyn Badilla, madre de Samuel y Ezequiel Núñez, compartió todas las bendiciones que han recibido desde que supo que estaba embarazada de ellos.

Samuel Núñez disfruta de las bellezas naturales en San Vito de Coto Brus esta Semana Santa. Foto: Cortesía Evelyn Badilla
Samuel Núñez disfruta de las bellezas naturales en San Vito de Coto Brus esta Semana Santa. Foto: Cortesía Evelyn Badilla

Entre ellas compartió una noticia que hasta ahora se había guardado para los más cercanos.

“Samuel salió ciego del hospital, hoy ya ve, poquito, pero ya ve, es lo importante. Sé que Dios se está encargando de esto, hace tiempo se lo pedí”, puso la valiente mamita.

Cuando la llamamos nos contó que el bebito estuvo casi un año sin poder ver.

“Nosotros no sabíamos que él no podía ver, cuando regresamos del hospital, después de la operación a finales de mayo, notamos que cada vez que nos acercábamos a Samuelito, él pegaba un brinco y solo reaccionaba a los juguetes sonoros”, explicó doña Evelyn.

Por eso, cada vez que se le acercaban comenzaron a avisarle. “Samuelito, aquí estamos”, “vamos a tocarle la carita”, y así con todos los movimientos que hicieran para no asustarlo.

“Empezamos a estimularle la vista y a pedirle mucho a Dios. Hasta que notamos hace como unos dos o tres meses que le presentábamos las cosas en silencio y él las agarraba. O nos tomaba de la mano, o la sonda cuando se la íbamos a poner”, recordó.

Agregó que fija la mirada y ve las cosas que tiene cerquita, como a un metro de distancia.

“No sabemos qué fue lo que le provocó la ceguera, pero creemos que fue a raíz de la cirugía, como él tuvo dos derrames cerebrales. Y en oftalmología del hospital (Nacional de Niños) ya le revisaron los ojitos y están totalmente sanos, nos dijeron que tiene que ser algo en el cerebro que no está mandando bien la señal para ver”, explicó la mamita.

De paseo

Esta Semana Santa ha sido muy distinta a las de los últimos años, desde el domingo se encuentran en San Vito de Coto Brus, en su antigua casita y cerquita de la familia, lo que les ha ayudó a cargar baterías.

“Es una semana perfecta porque pudimos viajar. Amanecemos y anochecemos muy felices, rodeados de naturaleza y en silencio”, contó con un tono de mucha alegría en su voz.

Ezequiel al igual que su hermano disfrutan de los chineos de sus familiares en la zona sur estos días. Foto: Cortesía Evelyn Badilla
Ezequiel al igual que su hermano disfrutan de los chineos de sus familiares en la zona sur estos días. Foto: Cortesía Evelyn Badilla

Eso, sin duda, tiene como locos a los gemelos porque pasan de mano en mano, con los primos, las tías y los abuelos paternos.

Asegura que compartió el mensaje para llevar esperanza a muchas personas que pasan por alguna prueba y así no pierdan la esperanza.

Evelyn también contó cómo están estos campeones a nivel general, ya que el 24 de febrero cumplieron un año de estar separados.

Dice que ya casi miden un metro de estatura, que la separación les ha hecho demasiado bien y cuentan con buen peso.

“Han recuperado muchas defensas, pero el peso de sus cabecitas, que es casi el mismo de la de un adulto, es lo que los limita mucho a ponerse en pie. El peso hace que caiga sobre el tubito de la traquea y eso los incomoda, pero poco a poco van avanzando, no hay prisa”, comentó.

Siguen con el reto de la alimentación pues aún no comen por la boquita, solo algunas veces por algunas pruebas, pero ya no les producen vómitos ni diarrea como antes.

Los milagros van llegando, lo que hemos deseado con el corazón, Dios lo ha dado en el momento indicado. Cuando empecé mi...

Posted by Samuel y Ezequiel unidos por amor on Monday, April 15, 2019