Nacional

Se mandó con salacuartazo porque perro no lo deja dormir

Perrazo que vive como un rey ganó denuncia y puede seguir ladrando cuando quiera.

Harto de no poder dormir por las noches porque el perro del vecino ladra y ladra, un habitante de Tobosi de Cartago puso un salacuartazo para ver si los magistrados le ponían fin al problema, pero seguirá en vela.

El afectado, cuyo nombre no fue dado a conocer, presentó el documento el 19 de enero de este año.

Explica que el 20 de enero del 2020 puso una denuncia ante el Senasa para que le ayudaran a recuperar la paz porque ni él ni su familia podían dormir por la bulla del guato, que parecía alborotarse entre las 10 de la noche y las 3 de la madrugada, pero como que se hicieron los chanchos ya que jamás le respondieron y la situación sigue igual.

El brumoso cuenta en el documento que tanto él como sus familiares tuvieron que cambiarse de cuartos porque el ruido del animal era insoportable.

En julio del 2019, en La Teja les contamos un caso igual que se dio en Francia pero con un gallo llamado Maurice, que cantaba demasiado temprano (como todos los de su especie) y molestaba la paz de una pareja de ancianos que lo llevaron a juicio.

El 6 de setiembre el proceso terminó y Maurice cantó victoria. Los magistrados comprobaron que el animal no hacía ruido en la madrugada, empezaba a eso de las 6:30 de la mañana.

Los magistrados de la Sala IV empezaron su trabajo y llamaron a cuentas a German Rojas Hidalgo, director del Senasa, quien les dijo que fueron hasta el lugar del problema, tocaron a la puerta de la casa en la que supuestamente estaba el perro y nadie salió. Además, aseguró que la dirección aportada no era clara, así que aquella visita quedó en nada.

El 30 de junio del 2020, el afectado por la bulla del peludo puso otra denuncia y entonces sí detalló la dirección. Los funcionarios de Senasa regresaron al lugar y confirmaron que en la vivienda había un perro y al hacer la revisión vieron que el animal estaba en un patio grande, con buena alimentación, su condición era buena físicamente y tenía vacunas y desparasitaciones al día.

No se veía agresivo y la propiedad estaba cercada por muros de block, así que no había peligro de que se escapara. En esa ocasión el dueño explicó que el perro ladraba siempre que llegaban gatos a la tapia.

¡Caso cerrado!

Como los trabajadores vieron que el guatico estaba en excelentes condiciones, procedieron a cerrar y a archivar la denuncia, pero nunca le informaron al afectado por los ladridos.

Como el cartaginés puso el recurso de amparo, el 26 de enero de este año los trabajadores de Senasa se dieron de nuevo la vuelta por la casa en la que tienen el perro de la discordia y vieron que todo se mantenía igual, o sea, bien y no hay nada que ellos puedan hacer.

Iliana Céspedes, coordinadora del Programa Nacional de Bienestar de Animales de Compañía de Senasa, dijo que en estos casos lo mejor es apelar al sentido común y a la empatía.

“Un perro ladra por muchas razones, puede ser porque tiene hambre, porque está amarrado, porque está enfermo, le duele algo o porque ve algo que le llama la atención. Cuando nosotros recibimos una denuncia investigamos todo eso para saber si el perro vive en la condiciones óptimas y si lo está, se nos dificulta ir más allá”, detalla.

“Los dueños de animales deben ser responsables de ellos y de las molestias que puedan causar a sus vecinos. Si un perro está en un patio y ladra durante la noche porque llegan gatos, lo mejor sería que el dueño lo meta en algún lugar seguro, como la casa, para que pase ahí la noche. No es justo que alguien no pueda dormir porque el perro del vecino ladra toda la noche”, dijo la funcionaria.

El 12 de marzo de este año, los magistrados de la Sala IV declararon parcialmente con lugar el recurso de amparo, le dieron la razón al afectado porque nunca recibió respuestas de Senasa, pero también dejaron claro que la institución llegó hasta donde pudo.

Rocío Sandí

Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos y Judiciales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.