Franklin Arroyo.23 octubre, 2019

Jess Márquez, un hombre transgénero, denuncia que fue objeto de discriminación homofóbica cuando pretendió homologar su licencia de manejar que sacó en Venezuela en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

Jess llevó toda la documentación al Departamento de Licencias, en La Uruca, con la cual demuestra que la persona con la licencia de Venezuela es la misma que hoy lleva el nombre de Jess Márquez y que está registrada debidamente en Costa Rica.

 Jess Marquez Gaspar; Hombre transexual
Jess Marquez Gaspar; Hombre transexual

Jess hizo los trámites para cambiar de identidad en Costa Rica, país donde vive y que permite hacer esa gestión, algo que en su tierra de origen es imposible.

El término transgénero se refiere a las personas que se identifican con un género diferente al que nacieron, pero no se han sometido a una operación.

El hombre contó a La Teja que eso le ocurrió este martes y que se sintió indignado pues dos funcionarios le negaron el trámite y le gritaron cuando había otras personas esperando.

“El decreto 41173 dice que el MOPT tiene que emitir la licencia a las personas trans cuando se cambian el nombre. Tenían la obligación legal de haberme generado una nueva licencia”.

“Resulta que cuando doy los documentos sale un funcionario y empieza a gritarme y a decir que no era posible que la persona de la licencia fuera yo y que estaba intentando hacer un fraude”, contó Jess.

Entonces, Jess les explicó que había hecho el cambio de género y que solo en Costa Rica es posible hacerlo porque en Venezuela no hay legislación para eso. “Entonces se puso más molesto y empezó a decir que eso era mentira, que no se podía homologar la licencia”.

Por lo tanto, Jess le pidió hablar con un superior para explicarle el caso. Afirma que el funcionario se fue y luego lo llamó a la jefatura.

“El otro funcionario me empezó a decir lo mismo. Me indicó que tenía que presentar una certificación de la embajada de Venezuela donde diga que soy hombre, pero eso no es cierto, en ningún reglamento del MOPT dice que hay que presentar eso”.

“Además, les hice ver que tres venezolanos pasaron antes que yo y a ninguno le pidieron ese requisito, pero lo más grave es que no puedo tener ese papel porque la embajada de Venezuela está cerrada desde el nueve de octubre y les dije que están siendo discriminatorios por mi condición de trans”.

“El segundo funcionario tenía un folder en la mano y se dio cuenta que habían tramitado la licencia a otros venezolanos sin esa certificación y le dije 'lo que me pide no tiene que ver con ser venezolano, es por ser trans”.

Al final Jess salió como agua para chocolate pero antes puso la respectiva denuncia en la Contraloría de Servicios del MOPT y mandó copia a la Defensoría de los Habitantes y al Comisionado de Asuntos LGTBIQ Luis Salazar.

En la Contraloría de Servicios nos dijeron que no se iban a referir al tema porque el caso está en investigación y se tramitó con presidencia una reacción del comisionado, pero no fue posible obtenerla.