Shirley Sandi.7 noviembre

“Jamás había visto eso... Congos matando un zopilote”, dijo sorprendido un guía que se sabe de memoria el sendero del parque nacional Cahuita.

La imagen que tenía al frente era absolutamente insólita y tenía igual de sorprendidas a dos mujeres jóvenes que iban con él. Dos monos aulladores habían atrapado ramas arriba a un zoncho y lo estaban descuartizando.

Los expertos en el estudio de monos en el país están vueltos locos con el video, grabado por La Teja en el parque nacional y que capta una parte del ataque.

La sorpresa proviene de que, en teoría, los congos solo comen hojas y frutas.

En el video se observa a dos congos descuartizando a un zopilote.
En el video se observa a dos congos descuartizando a un zopilote.

El video fue grabado el viernes 1 de noviembre por el jefe de Información de La Teja, Ovidio Muñoz, cuando salía de un recorrido por el parque.

(Video) Video de congos descuartizando zopilote sorprende a expertos

“Oí el grito de unos congos y en segundo plano un sonido agudo, como el de un ave. Pensé también que los monos habían agarrado a una mona con un bebé porque el escándalo era muy grande. Me acerqué y empecé a grabar”, dice Muñoz.

En el video se oye la voz del guía cuando dice que jamás había vsito nada igual.

Impactados

El video fue compartido en un chat de 12 expertos en primates de las universidades UCR y UNA y todos quedaron impactados.

“Yo nunca había visto algo así, sinceramente. Lo compartí en el chat de expertos y generó cualquier cantidad de información, esto es muy inusual. En términos generales los congos no comen carne, son estrictamente vegetarianos, pero hay un compañero que está diciendo que tiene datos que sustentan que pueden comer de vez en cuando este alimento”, indicó el biólogo y catedrático de la Universidad de Costa Rica Gustavo Gutiérrez.

El biólogo desechó la posibilidad de que una especie pueda cambiar sus hábitos alimentarios producto de alguna condición en especial, como exceso de hambre, por ejemplo.

No obstante, el primatólogo Oscar Chaves tiene otro criterio. Asegura que la ciencia no es nada fácil, por lo que pueden existir varias hipótesis de lo que se observa en el video de La Teja.

“Es posible que se trate de un comportamiento conocido como tradición local, que es un comportamiento raro, excepcional, igual a como pasa con etnias humanas, donde algunas tienen rituales muy particulares. En diferentes grupos de congos también se ha visto eso, que la misma especie no se comporta de manera exactamente igual, sino que algunos grupos tienen costumbres distintas”, aseguró.

El jefe de información de La Teja, Ovidio Muñoz, observó cómo los congos se comían al zopilote.
El jefe de información de La Teja, Ovidio Muñoz, observó cómo los congos se comían al zopilote.

Chaves indicó que el sistema digestivo de los monos congo evolucionó para digerir frutos, no carne, pero en algunas regiones de Suramérica, como el sur de Brasil, otras especies de congos consumen huevos de aves.

“También podría ser un comportamiento territorial, que el ave haya invadido esa área y la estén atacando en lugar de comérselo, aunque lo veo poco probable, porque las catorce especies de congos que existen en el continente tienen un comportamiento poco territorial, son pacíficos y coexisten con otras aves y especies de monos”, aseguró.

Muñoz no puede asegurar que vio a los monos comerse al zoncho; sí que estaba vivo cuando lo agarraron en un árbol y, como se ve en el video, que lo hicieron pedazos.

Una investigación determinó que los congos están cambiando de color. Uno de ellos presenta todo su pelaje amarillo. No se nos informó en qué lugar del país se tomó esta fotografía. Cortesía Dr. César Sánchez.
Una investigación determinó que los congos están cambiando de color. Uno de ellos presenta todo su pelaje amarillo. No se nos informó en qué lugar del país se tomó esta fotografía. Cortesía Dr. César Sánchez.

Chaves finalizó diciendo que es el primer registro en el país de este tipo y que se debe ser cauteloso con conclusiones apresuradas, porque “podrían producir preconceptos innecesarios contra la congos”.

Agregó que para llegar a una conclusión definitiva sería indispensable estudiar por meses a ese grupo de Cahuita.

Este tipo de congos, Alouatta palliata, se ubica en Costa Rica, Nicaragua, Guatemala y el sur de México.

Cambios

Y es que los monos congos han estado cambiando en varios aspectos.

Un estudio científico determinó que los que viven en Costa Rica están cambiando de color, por lo que el café oscuro (o casi negro) que los caracteriza se está tornando amarillo.

El hallazgo impactó al mundo científico y en la actualidad, expertos ticos están concursando por fondos económicos europeos para continuar con las investigaciones en este campo, e incluso ver si tienen relación con el tucán blanco -amarillo que se captó en setiembre en Guápiles, comentó Gutiérrez.

Fue hace seis o siente años que el grupo de expertos comenzó a notar la coloración amarilla. Primero fueron manchas en las patas y en la cola en animales de Limón, Sarapiquí y algunos de Guanacaste. En Caño Negro fue fotografiado uno con el pelaje completamente amarillo.

Los primeros estudios dejaron ver que el cambio de color se debe a que un grupo de azufre se incorporó en la molécula de eumelanina y la transformó en feumelanina.

Aún no hay estudios sobre los efectos en la salud de ese cambio.

El congo históricamente tuvo presencia en todo el país, sin embargo, por factores como la deforestación y la urbanización, han perdido gran parte de su hábitat. Ahora es casi imposible verlos en la Gran Área Metropolina, ya que se han ido desplazando a lugares como Guanacaste, San Carlos, zona sur y Limón.