Franklin Arroyo.13 enero

Como un delantero más, que se dedica a crear jugadas impresionantes para perforar la valla contraria, Herny Figueroa, exdefensor de Alajuelense, también utilizó la creatividad para meter goles, pero de otro tipo.

El hondureño inventó primero que su mamá y después su abuelita, había fallecido.

Lo que Henry Figueroa hace se conoce como mitomanía. Foto: Rafael Pacheco
Lo que Henry Figueroa hace se conoce como mitomanía. Foto: Rafael Pacheco

La mentira cayó justo antes de que debiera enfrentar la prueba de dopaje y le sirvió para abandonar el estadio, esto ocurrió 8 de diciembre ante Herediano, en el partido de vuelta de la final de la segunda fase del torneo pasado.

Después de eso, dijo que vivía una situación complicada en Honduras, con amenazas de muerte de por medio y este domingo 5 de enero, el catracho sufrió un atentando en su país. Sin embargo, algunas versiones que se manejan en Honduras indican que se puede tratar de un montaje. O sea, puede ser otro regate para meter un golazo. Lo que pasa es que le han atajado sus jugadas.

¿Qué lleva a una persona a mentir con historias tan elaboradas?

Ingrid Porras, experta en procesos formativos, dice una de las razones de la mentira es la evasión de responsabilidades, muy utilizada por los niños para evitar castigos, pero también por algunos adultos.

“Es de suponer que él sabía que había sustancias ilegales y entonces acude a la mentira como una puerta de escape, es el recurso del que sabe que está en un error para mantener la postura de intachable, pero la mentira lo lleva a otra mentira”, explicó Porras.

La poli hondureña investiga el supuesto atentado contra la vida del catracho. Fotografía: Diario Diez
La poli hondureña investiga el supuesto atentado contra la vida del catracho. Fotografía: Diario Diez

El término preciso para identificar a este tipo de mentiroso es el de pseudo fantasioso.

La sicóloga María Esther Flores, dijo que mentiras de este tipo, como la de Henry, son un mecanismo de defensa.

“Recurre a la mentira probablemente para evitar una prueba de dopaje. La mentira le da tiempo, mientras va diciendo que es víctima de esto y de lo otro, manipula, probablemente ayudado por otras personas”, comentó.

Izquierda o derecha

Detectar a un mentiroso realmente cuesta. Una persona con conocimiento del tema se fija en algunos signos y aún así tendrá dificultades.

Doña Ingrid dice que uno de los más efectivos es hacia donde vuelve a ver el cuentero a la hora de responder una mentira.

“Si está viendo hacia arriba y fija su mirada al lado derecho está recordando, pero si lo hace al izquierdo está inventando. El hemisferio izquierdo controla lo fantasioso”, dijo.

La experta añade que para las personas comunes es muy difícil descubrir a un mentiroso y que el mejor método es la confrontación, preguntar abiertamente, ojalá con pruebas, pues la mentira nunca se sostiene por si sola.

Experta habla de la mentira

La Liga perdió la gran final sin el catracho. Fotografía José Cordero
La Liga perdió la gran final sin el catracho. Fotografía José Cordero

“Puede ponerse rojo o que le suden las manos, pero no a todos les pasa. Mejor preguntar”, dijo.

María Esther añadió que cuando el mentiroso es confrontado evita mirar de frente a su interlocutor y las manos le pueden temblar como muestra de nerviosismo.

“Cambia hasta el tono de voz, se le acelera la respiración y se le siente la angustia. Pero para confrontarlo se debe hacer con pruebas”, dijo Flores.

Infidelidades

Ambas expertas dicen que tapar una infidelidad es la principal causa de mentiras en el ser humano.

María Esther contó un caso.

“Había un joven guapo que salía mucho en las noches y decía que se quedaba en el trabajo o visitaba a la mamá, pero la joven esposa le descubrió los tiquetes del motel y facturas de refrescos”, dijo.

Entonces, la mujer sacó esas pruebas delante de su pareja y de María Esther y ella preguntó, ¿qué tiene que decir al respecto?

“Dijo que tenía una vida muy estresante y un día decidió que tenía que meditar y entonces fue a un motel. Eso no lo cree ni Dios”, explicó la sicóloga.