Franklin Arroyo.21 abril

Una mujer botó en la calle la comida que le dieron a su hija en el Colegio Técnico Profesional de La Suiza, en Turrialba.

La acción fue captada en un video que se hizo viral y que causó gran indignación.

(Video) Mujer bota comida que le dio el Mep.

Mientras bota al suelo la comida, la mujer es observada por dos hombres, uno de ellos la espera y se la lleva en un carro.

Elizabeth Trejos, directora de ese centro educativo, explicó que la señora ya había tenido un incidente en la primera entrega de alimentos que realizaron.

El MEP seguirá beneficiando a la hija de la malagradecida. Foto: Pantallazo
El MEP seguirá beneficiando a la hija de la malagradecida. Foto: Pantallazo

Esta acción causa mucha indignación pues el país atraviesa una seria crisis económica causada por el coronavirus y por eso muchas personas se han quedado sin trabajo o les han reducido sus jornadas laborales, o sea, han perdido plata para comprar comidita. Las filas en sitios donde regalan alimentos siempre están llenas, pero ella prefirió romper las bolsas de arroz y tirar todo al suelo.

“Es un caso particular. En la primera entrega, la señora no hace caso del protocolo de distanciamiento y solo se deja entrar a la muchacha, entonces la mujer toma varios paquetes de un camión que está afuera.

“En esta segunda oportunidad, a la estudiante se le hace un llamado de atención sobre el hecho anterior y ella probablemente se lo cuenta a la mamá y es donde rompe en ira y toman el video”, dijo la directora.

Agregó que no piensa quitarle el beneficio a la joven, quien está en noveno año, pero lo reportará al Panea (Programa de Alimentación y Nutrición de Estudiantes) del MEP.

El MEP le da a los estudiantes paquetes de comida para que puedan ayudarse a solventar sus necesidades. No son diarios completos, es una ayuda que sin duda muchos agradecerían.

Según trascendió en redes sociales, la mujer es una conocida porteadora de la zona.

Respondió

La mujer del video hizo una publicación en la que reconoció los hechos y se justificó diciendo que la directora, en la primera entrega, hizo esperar más de dos horas a un grupo de diez madres de familia.

“Agarré unas bolsas y les dije a las mamás que eso era para cada uno de sus hijos, ya que la directora no quiso ayudar en nada. Nunca me robé nada”, aseguró.

Dice que, en la segunda entrega, la directora y un profe pararon a su hija y le dijeron que no le tocaba nada por la situación de la primera entrega. Dice que su hija llegó llorando a contarle lo que pasó.

“El guarda me dijo que ella no me iba a atender y fue donde me dio mucha cólera e hice lo de los paquetes. Sé que no fue correcto y piense cada quien lo que tenga que pensar”, dijo.

Pedir perdón

El sacerdote Carlos Abarca dijo que la acción de la mujer es un pecado contra la caridad, contra Dios y contra el prójimo.

“Lo que uno bota lo necesita otro. Más bien incentivamos a no comprar mucho. Si lo hizo con conciencia, debe pedir perdón”, comentó.

El sacerdote asegura que se debe saber si lo hizo en un estado de cólera o de decepción, pero no se justifica la acción.

“Es de bien nacidos ser agradecido”, dijo el cura.