Karen Fernández.15 enero

Un animalito asociado a las medusas apareció en los últimos días en las playas de Puerto Viejo y Manzanillo y por ende puso a correr a los turistas y expertos marinos en el Caribe costarricense.

Fragata portuguesa vista en Puerto Viejo de Talamanca el fin de semana. Foto: Cortesía
Fragata portuguesa vista en Puerto Viejo de Talamanca el fin de semana. Foto: Cortesía

Según contó Cindy Rodríguez, investigadora del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología (CIMAR) de la Universidad de Costa Rica (UCR), encontraron de estos animalitos en todo el Caribe, desde Tortuguero hasta Manzanillo, pero se han visto más en las playas hacia el sur, que son las más visitadas por los turistas, máxime en esta época de verano.

Se trata de la fragata portuguesa (Physalia physalis), también conocida como agua mala y aunque se ve frágil, inofensivo y hasta bonitillo, la picadura de esta falsa medusa puede causarle irritación, quemaduras en la piel, hinchazón y fuertes dolores en la zona afectada.

Esto porque ellos tienen toxinas en sus tentáculos para defenderse de sus depredadores y atrapar a sus presas. Dicha sustancia puede afectar tanto a personas como a animales si entra en contacto directo con la piel.

Por eso el CIMAR advierte que si las ve en la playa, ni loco se meta al mar, porque es muy probable que haya más adentro, así que no se la juegue, creyéndose muy gato y que con solo correrse un poco, ya se salvó.

“Ya han picado a varias personas según nuestros reportes, por eso le recomendamos a la gente que si las observan, salgan inmediatamente del agua y si están en la playa no ingresen”, explicó Rodríguez.

Agregó que estos organismos viven en todo el mundo, pero son más oceánicos y andan en grupos, por lo que se sospecha que los trajeron los vientos de estos días.

El doctor Yayo Vicente, de la Dirección de Vigilancia de la Salud del Ministerio de Salud también está preocupado por la alta presencia de turistas en estos días por esa zona.

“Los efectos pueden ser distintos si pica a un niño o a un adulto, si la persona está acostumbrada al agua o no. Una que no lo esté puede asustarse tanto que podría hasta ahogarse”, indicó el médico.

Aunque ha pasado pocas veces, la persona podría morir por el efecto que produce el veneno, en especial si es en una zona cercana a las vías respiratorias. Si se trata de una persona alérgica le podría producir un paro cardíaco.

El doc recomienda que en caso de que lo piquen, debe irse de inmediato a un centro médico e irse poniendo hielo en la parte afectada mientras llega. La herida puede tardar entre ocho a 15 días para sanar.

Una creencia popular es que echarse orina en esa zona ayuda, pero el médico asegura que esto es un mito y que algunos organismos marítimos son atraídos más bien por la orina, por lo que literalmente podría salir más cara la “cura” que la enfermedad. Los antihistamínicos (medicamento) lo que ayudan es a aplacar un poco la reacción alérgica.

30 centímetros puede medir el flotador (la parte gelatinosa de encima) que no es la que pica.

Aunque de momento no hay reportes, en otros años también se les ha visto en el Pacífico.

Las fragatas portuguesas son animales invertebrados, familia de las medusas y los corales. Destacan por sus colores azul y púrpura.

La principal recomendación es no acercarse ni tocar al animal ni aunque este esté muerto.