Silvia Coto.4 diciembre, 2018
La Policía de Tránsito hace un llamado a la prevención. Fotos Reiner Montero
La Policía de Tránsito hace un llamado a la prevención. Fotos Reiner Montero

Las autoridades de tránsito mantienen la esperanza de que las campañas de prevención permitan que este 2018 cierre con la menor cantidad de accidentes de tránsito de los últimos dos años.

Según el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), hasta noviembre fallecieron 395 personas, mientras que en todo el el 2017 murieron 458; en el 2016: 456 y aunque aún estamos por debajo de las 398 del 2015, es casi que imposible que de aquí al Año Nuevo no ocurran tres accidentes más.

Para que no se supere la meta de los últimos dos años, en este último mes tendrían que ocurrir muchísimos accidentes y con muchos fallecidos, porque según las autoridades, por mes se registran un promedio de 56 víctimas.

En los últimos 25 años, el mes con más fatalidades fue octubre del 2016, cuando lamentablemente 56 personas fallecieron en carretera.

“Estamos con sentimientos encontrados, por un lado vemos que el trabajo sistemático durante este año ha dado frutos respecto a los dos años anteriores, pero es claro que quisiéramos tener registros por debajo de los cuatrocientos fallecidos, e incluso alcanzar las cifras del dos mil diez y del dos mil once cuando estuvimos, por última vez, por debajo de los trecientos decesos”, dijo el director de la Policía de Tránsito, Germán Marín Sandí.

Marín aseguró que algunos de los factores que permitieron la baja son la consciencia de muchos conductores de no manejar tomados, las denuncias contra los picones y contra los conductores de buses y taxis cuando los usuarios sienten que sus vidas están en peligro.

La meta para las autoridades de tránsito es que en este diciembre no mueran más de 40 personas.

“Es imposible que el dos mil dieciocho cierre con menos de cuatrocientos decesos, pero sí queremos que la cifra sea inferior que en los dos últimos años, porque sería una señal de esperanza y de optimismo para el trabajo que estamos haciendo y para que la ciudadanía vuelva a creer que con conciencia de ellos mismos y con cambios en su comportamiento vial podemos tener menos dolor en las familias, menos familias incompletas, menos familias que de un día para otro ven afectada su economía porque una o uno de los proveedores del hogar perdió la vida. Al final, una cifra es sólo eso, pero sabemos que una estadística baja es reflejo de menos dolor y menos angustia en los hogares”, añadió Marín.