Sucesos

Adicción a los juegos de azar desata un deseo imparable

Psicóloga asegura que esa enfermedad es más común en hombres que en mujeres

La adicción a los juegos de azar y las apuestas se conoce como ludopatía. Esa enfermedad se adueña de la gente que la padece y puede hacerla perder el control de su vida.

Un caso extremo fue el que le ocurrió al estadounidense Russell Winstead, quien gastó en juegos los $12 mil (unos ¢7 millones) que le prestó su tía, Anna Mae Branson, para un negocio y luego la asesinó. Él se refugió dos años en Costa Rica donde siguió visitando casinos hasta que lo atraparon.

La psicóloga Elena Alvarado explicó que ese trastorno es provocado por factores biológicos, genéticos y ambientales.

“Estas personas son capaces de apostarlo todo, la casa, el carro, todas sus pertenencias. En la mayoría de casos esa adicción va acompañada del uso de drogas como la cocaína.

“La enfermedad es comúnmente seguida de depresiones, mucha ansiedad, bipolaridad y trastornos obsesivos compulsivos”, explicó la especialista.

Ella asegura que muchas veces las personas empiezan la adicción en la misma casa, ya que hay familias que acostumbran jugar cartas cuando se reúnen varios allegados. Además, comentó que la ludopatía afecta más a los hombres que a las mujeres.

“Principalmente la padecen hombres jóvenes y de mediana edad; las mujeres que llegan a sufrirla son en su mayoría señoras maduras que acuden a eso para entretenerse por motivos de soledad, entre otras cosas”, explicó.

Va creciendo

Al igual que la mayoría de adicciones, esta es gradual. Al principio, los adictos empiezan a ir a los casinos de vez en cuando, luego las visitas se hacen más frecuentes y ya por último van varias veces por semana, incluso todos los días.

“Siempre hay síntomas, los amigos y familiares empiezan a tener problemas con esas personas porque para ellos la prioridad es ir a jugar y cuando alguien los enfrenta y les reclama, ellos se justifican diciendo cosas como: ‘lo hago para desestresarme’, ‘yo lo puedo controlar’, ‘puedo parar cuando quiera’, ‘me lo merezco y no le hago nada a nadie’, ‘a mi familia no le falta nada’, entre otras”, comentó Alvarado.

La psicóloga dice que cuando algún conocido presenta síntomas de esta adicción, lo mejor es que los familiares hablen con la persona para crear conciencia sobre el problema y le recomienden que busque ayuda profesional con psicólogos antes de que la ludopatía lo haga tirar todo por la borda.

Rocío Sandí

Rocío Sandí

Licenciada en Comunicación de Mercadeo de la Universidad Americana; Periodista de la Universidad Internacional de las Américas, con experiencia en Sucesos, Judiciales y Nacionales. Antes trabajó en La Nación y ADN Radio.