Sucesos

Tío de mecánico asesinado en masacre de Buenos Aires está indignado ante poco avance del caso

La Policía Judicial sostiene que las personas involucradas en el homicidio múltiple son vecinos de esa localidad

Allanamiento Volcán de Buenos Aires. Foto OIJ.

Don José María Quesada, tío del mecánico César Quesada, una de las seis víctimas de la masacre ocurrida en Llano Bonito de Buenos Aires, ocurrido el 17 de octubre del año pasado, está muy indignado ante el poco avance del OIJ en la investigación.

Quesada dijo que no entiende cómo es que la Policía Judicial no ha detenido ni a un solo sospechoso cuando ya han pasado tantos meses desde el homicidio múltiple.

“Un investigador me recibió en los tribunales de justicia antes de Semana Santa y me dijo que era que ellos tenían muchísimos casos a los que tenían que darle seguimiento.

“Yo le respondí que qué era más importante que la muerte de seis personas, porque es increíble que hasta este momento no tengan nada. Esta gente del OIJ se ha dedicado más al caso de ese Giovanni Segura (sospechoso de lavado de dinero detenido en Panamá) que a otra cosa”, dijo Quesada.

Quesada no solo perdió a su sobrino, pues en ese trágico hecho también fueron asesinados la esposa de César, Alina Villarevia, y el hijo mayor de la pareja, Daniel Quesada, de 20 años.

En ese lugar también fallecieron Susan Zúñiga Rodríguez, de 40 años y su novio Willy Borbón Muñoz, 38 años; así como el estadounidense Stephen Sandusky, de 61 años, quien era el dueño de la propiedad donde fueron hallados los cuerpos.

Bienes habrían sido canjeados por drogas

Don José María dijo que lo más reciente que sabe del caso fue lo vio este viernes en las noticias, sobre el allanamiento de una vivienda en Medio Palo, en Volcán de Buenos Aires, donde presumían que se encontraban varios de los bienes robados durante la masacre en la que asesinaron a su sobrino.

Walter Espinoza, director del OIJ, explicó que la diligencia se realizó jueves y como resultado de esta detuvieron a un hombre apellidado Moya Picado, de 36 años, como sospechoso de vender drogas. De momento este sujeto no ha sido ligado con la masacre.

“Importante señalar que de acuerdo con datos que ha reunido el OIJ existe alguna posibilidad de que algunos de los bienes que fueron sustraídos de la vivienda donde sucedió un homicidio de seis personas en octubre del año pasado hubiesen sido canjeados por drogas en la vivienda allanada, precisamente por esa circunstancia es que el caso tiene mucha importancia”, dijo Walter Espinoza, director del OIJ.

Pese a los esfuerzos realizados, los investigadores no encontraron ninguno de los bienes robados dentro de la casa, tampoco dieron detalles de qué clase de objetos estaban buscando.

Espinoza destacó que pese a esta situación, el OIJ aún mantiene presencia policial en esa zona, pues tienen datos que señalan que las personas involucradas en el crimen serían vecinos de esa localidad.

“Tenemos hipótesis razonables de algunas personas eventualmente relacionadas con el caso y el asunto se mantiene en desarrollo”, añadió Espinoza.

Susan Zúñiga Rodríguez, una de las seis víctimas de la masacre en Llano Bonito de Buenos Aires. Foto tomada de Facebook.

Pistola posiblemente vinculada

Ante la impotencia que siente al ver el poco avance de la investigación del OIJ, Quesada contó que él ha hecho sus propias averiguaciones y que ha encontrado información que considera de suma importancia para que las autoridades resuelvan el caso y detengan a los sospechosos.

“Por investigaciones que he hecho, por amigos que me quieren, casi que sé quién es la persona que tiene la pistola con la que los ultimaron a ellos, porque ese chavalo llegó donde una persona a venderle esa pistola, que sería de calibre 22.

“Yo les di (a los investigadores del OIJ) el dato de la persona que tendría la pistola, porque no sé si eso es verdad”, contó don José María.

Quesada dijo que lo que ha averiguado sobre ese sujeto es que al parecer trabaja como peón y recibe un salario semanal de ¢70 mil, pero lo que le llamó la atención es que, supuestamente, ese hombre se habría comprado un carro y una moto nueva de paquete en los últimos cuatro meses.

Según Quesada, él o los sospechosos de cometer el homicidio múltiple habrían huido con una importante cantidad de dinero, pues dijo que ese día su sobrino andaba aproximadamente un millón de colones, esto sumado a las pertenencias que fueron robadas de la propiedad del estadounidense.

“Esto lo sabe el OIJ y que yo sepa no han hecho nada”, añadió.

Don José María dijo que esta situación lo atormenta a diario, pues César era como un hijo para él, por eso es que no descansará hasta que se haga justicia.

Además, señaló que siente mucho dolor por los otros dos hijos del mecánico, una muchacha de 19 años y un joven de 16, pues perdieron a ambos padres en una tragedia como esa.

“Ahí están los dos hijos de ellos, imagínate cómo están ellos, para uno es muy duro, porque César era más hijo mío que de mi hermano, es una situación que uno no se la desea a nadie, ha sido demasiado duro para todos”, añadió el señor.

Adrián Galeano Calvo

Periodista

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.