Rocío Sandí.13 noviembre
Los restos de la joven aparecieron entre el miércoles y jueves de la semana pasada. Foto: José Cordero.
Los restos de la joven aparecieron entre el miércoles y jueves de la semana pasada. Foto: José Cordero.

Los asesinos de Stephannye Paola Castro Mora, quien apareció desmembrada en Bebedero de Escazú le pusieron un vestido para humillarla, ya que a ella no le gustaba usar ese tipo de prendas. Quienes lo hicieron probablemente lo sabían.

Desde que era niña, Stephannye prefirió usar pantalones, pantalonetas y ropa ancha, jamás una enagua o un vestido.

Según nos contó Melany Bermúdez, prima de Stephannye, ella y sus familiares aún no salen del asombro por la forma tan cruel en la que mataron a la joven, de 28 años.

“Mi prima era lesbiana y siempre vestía ropa de hombre, pero cuando la mataron la humillaron, le pusieron un vestido, cosa que ella nunca se puso y tampoco lo hubiera hecho en el futuro. Yo crecí con ella y sé qué le gustaba y qué no”, aseguró.

“Nunca nos dimos cuenta si tenía problemas con alguien, no sabíamos nada de eso, por lo tanto no se sabe qué pasó o quién fue el que le hizo eso. Dios hará justicia... le quitaron la vida a una persona muy querida por muchos”, agregó.

Trastornados totales

La psicóloga Ana Yancy Benavides explica que el gesto de los asesinos de Stephannye, de ponerle un vestido deja ver que están totalmente trastornados.

Hacerlo fue la forma en que “firmaron” su crimen.

“No es de extrañar que en una cultura homofóbica como la costarricense, puesta en evidencia concretamente en la pasada campaña electoral, ocurran no solo actos discriminatorios y violentos hacia esta minoría, sino que también alimente mentes trastornadas que utilizan el rechazo y el odio a niveles que trasgreden los límites de nuestra imaginación.

“En este caso particular no solo se denotan odio, intolerancia y enojo desmedido hacia la orientación sexual de la víctima, sino también la imposición de su propio código y como él (el o los asesinos) piensan debe expresarse la sexualidad de una mujer (con un vestido)”, explicó la especialista.

Los familiares de Stephannye la recuerdan como una joven alegre y risueña. Foto: Mario Cordero / Archivo.
Los familiares de Stephannye la recuerdan como una joven alegre y risueña. Foto: Mario Cordero / Archivo.

Benavides asegura que el caso de Stephannye debe encender para todos las alarmas sobre los problemas sociales que se están dando en el país.

“Este crimen debe alertarnos de las consecuencias de la intolerancia y del irrespeto a las diferencias. Algunas teorías establecen que la única diferencia entre un psicópata y una persona ‘normal’ es llevar a la acción lo que se piensa sin que medie ninguna resistencia.

“Muchos homofóbicos tienen un bajo control de impulsos y un alto grado de desajuste emocional, son el terreno fértil para cometer un crimen y si le sumamos el odio y el querer imponer su manera de pensar intolerante, se le agrega el componente agresivo que desboca al ser humano a hacer cosas que jamás imaginó realizar”, detalló la psicóloga.

“Criticamos este tipo de asesinatos, consideramos un monstruo al que lo ejecuta, pero como sociedad somos partícipes de la construcción de pensamientos distorsionados y retorcidos en nuestros niños y jóvenes”, añadió.

Los asesinos buscaron un lugar solitario para dejar los restos de la joven. Foto: John Durán.
Los asesinos buscaron un lugar solitario para dejar los restos de la joven. Foto: John Durán.
Intensa investigación

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) informó que están trabajando fuertemente en analizar el caso de Stephannye para dar lo antes posible con los salvajes que le quitaron la vida y luego fueron a tirarla en un lugar solitario y montañoso de Escazú.

También trabajan en la búsqueda del brazo derecho, ya que aún no ha aparecido. Pese a que el brazo izquierdo, el tronco y las piernas de la joven aparecieron el miércoles pasado y el cráneo el jueves, la Policía Judicial aún no ha entregado los restos a la familia, ya que deben hacerle muchas pruebas.

“El deseo de mi prima era que la cremaran, entonces no la vamos a velar ni a enterrarla. Estamos recogiendo plata para poder cumplir la voluntad de ella cuando nos entreguen el cuerpo, pero no sabemos cuándo será eso”, dijo la prima.

Si usted quiere ayudar a la familia de Stephannye Castro a reunir los fondos para la cremación puede depositar lo que guste a la cuenta 1610002910054922-4 del Banco Popular, a nombre de Ivannia Mora.

Castro trabajaba como guarda de seguridad. Foto: Tomada de Facebook.
Castro trabajaba como guarda de seguridad. Foto: Tomada de Facebook.