Silvia Coto.23 noviembre, 2020
Los
Los "Tencio" son sospechosos de cometer estafas por ¢500 millones. Foto: OIJ

Las autoridades informaron, con bombos y platillos, que habían desarmado una banda dedicada a cometer estafas desde la cárcel Jorge Arturo Montero (La Reforma).

La noticia de los primeros días de noviembre, que en principio es buena, dejó en evidencia que aunque muchas denuncias por estafas o por intentos se dirigen hacia esa prisión, el bloqueo de la señal celular está allí en pañales.

El OIJ hizo 18 allanamientos para tratar de acabar con la banda citada --la de Los Tencio-- sospechosa de estafas por ¢500 millones; su líder --de apellidos Tencio Rodríguez-- descuenta una pena de 43 años en La Reforma por tentativas de homicidio, hurto y robo agravado.

La ley dio plazo hasta el 21 de diciembre para que todas las cárceles del país tengan bloqueada la señal celular, sin embargo, hoy --un mes antes-- apenas la cuarta parte cumple la medida.

Los decomisos de celulares son pan de cada día. Foto: Justicia.
Los decomisos de celulares son pan de cada día. Foto: Justicia.

La Teja consultó cuáles centros penales tienen ya el bloqueo, pero Justicia no dio los detalles.

“Por motivos de seguridad no sería posible ofrecer información específica sobre los centros que ya cuentan con el sistema, que comenzó a funcionar en algunos de ellos en octubre”, informaron desde el ministerio.

Está muy claro

El OIJ confirmó por medio de la oficina de prensa que aunque ellos no hacen el rastreo de todas las llamadas, sí han identificado que la mayoría de las estafas telefónicas se basan en llamadas hechas desde La Reforma.

Añadió la Policía Judicial que Tencio es uno de los sospechosos más importantes de ese tipo de delito que se encuentra encerrado.

El año pasado las autoridades judiciales recibieron 1770 denuncias por estafas, y en lo que va este año llevan 2183. El OIJ señaló que esas son cifras generales y que un porcentaje muy alto está ligado a las prisiones, es decir, la llamada se hace desde adentro.

Solo en agosto del año pasado contabilizaban 175 casos, pero entre setiembre y diciembre no sobrepasaron los 80 casos por mes porque constantemente se hicieron allanamientos (y decomiso de celulares) para tratar de frenar las estafas.

También consultamos a Justicia por qué no se bloqueó primero La Reforma, ya identificada como la fuente de la mayor cantidad de llamadas que intentan estafar, informaron que las acciones de la banda de Los Tencio no eran recientes; sin embargo, el OIJ aseguró que la investigaba desde febrero del 2019 hasta la propia fecha del operativo que la desarticuló.

Llenos de celus

Un oficial penitenciario contó a La Teja que en los años que lleva trabajando en La Reforma, y pese a las intervenciones que constantemente realizan en las celdas, los decomisos de celulares son pan de cada día.

Los celulares entran porque los reos saben que pueden utilizarlos.

“Sabemos que el bloqueo celular se tiene que dar, pero todavía no se cumple y no sabemos si se va a cumplir, parece que va lento. Eso va a ser lo único que, si funciona bien, va a mermar un poco el asunto (de las estafas); el dolor de cabeza es en Mediana Cerrada, como en todo siempre hay un lider, pero empiezan a enseñarles a los nuevos y asi sucesivamente”, dijo el oficial, quien pidió no revelar su nombre.

Aunque en La Reforma es donde más casos de estafas parece que el bloqueo de señal no llega y ya casi vence el plazo. Foto: Rafael Pacheco
Aunque en La Reforma es donde más casos de estafas parece que el bloqueo de señal no llega y ya casi vence el plazo. Foto: Rafael Pacheco
A punto de caer

Don Marco Bustos es vecino de San Rafael Abajo de Desamparados y nos contó que hace unos quinces días casi cae en una estafa que, según se logró determinar, fue hecha desde La Reforma.

“Es increíble la labia con que lo llaman a uno y hasta la amabilidad. Uno cree que de verdad es del banco, a mí me llamaron con el cuento de que me iban a hacer una devolución, lo más curioso es que yo había ido al banco a reclamar un faltante; pues me llamaron y me dijeron que era del banco y que necesitaban varios datos. Me pidieron el nombre, la fecha de nacimiento, el correo electrónico, hasta el hombre que me llamó me dio la dirección de mi casa”, explicó.

Don Marco cuenta que le dijeron que “por seguridad” necesitaban saber el número de su cuenta y los tres numeritos que están en la parte trasera de la tarjeta.

“La hija mía estaba escuchando y me dice ‘papá, corte que eso es de la cárcel’; diay, yo le había dado ya los primeros cuatro números (al estafador) pero en eso entré en razón y pensé ‘si es del banco ellos saben los números de la cuenta’, y uno oye que esos numeritos de atrás no se le dan a nadie”.

Por dicha don Marco reaccionó como se debe.

“Entonces me enojé y le dije que no le iba a dar nada, que yo sabía que me estaban llamando de la cárcel y el hombre ese me trató mal, me insultó y hasta me amenazó y yo colgué”.

Cuenta que sabe de muchas personas a quienes les ha pasado lo mismo.

En algunas páginas web en las que se denuncia números sospechosos abundan los testimonios de este tipo de llamadas.

Ante esta realidad, Justicia señala: “las operadoras telefónicas del país están a cargo de la implementación de la solución tecnológica”.