Rocío Sandí.20 junio
El grupo se encargaba de vender drogas en bares y licoreras de San Ramón. Foto: OIJ
El grupo se encargaba de vender drogas en bares y licoreras de San Ramón. Foto: OIJ

Los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de San Ramón trabajaron los últimos siete meses sabiendo que tenían un compañero soplón que al parecer le pasaba información a una banda narco que vendía drogas en San Ramón, Palmares y Naranjo.

El agente de apellido Rodríguez, de 29 años, fue detenido este jueves a las 4 de la madrugada en su casa, localizada en San Isidro de San Ramón.

Gerald Campos, director interino del OIJ, aseguró que el oficial le pasaba información confidencial a los miembros del grupo criminal cuando se hacían operativos y allanamientos, para que estuvieran alerta.

Simultáneamente a la captura de ese sujeto, los oficiales judiciales arrestaron a otros cinco integrantes del grupo.

Uno de ellos es un hombre de apellido Fernández, de 50 años y con antecedentes por agresión, quien fue identificado como el líder. Él y su compañera sentimental, de apellido Vargas y de 47 años, cayeron en la comunidad de Cáritas.

Un hijo de esta pareja, de apellido Fernández y de 29 años, cayó en Concepción de San Ramón. Él tiene antecedentes por daños.

Los agentes detuvieron a seis integrantes del grupo. Foto: OIJ
Los agentes detuvieron a seis integrantes del grupo. Foto: OIJ

En Cáritas también detuvieron a una mujer de apellido Sandoval, de 40 años, y en Copán a un sujeto apellidado Ledezma, de 35 años.

Las autoridades también allanaron un ámbito de la cárcel de Puntarenas en el que está recluido un sujeto apellidado Chacón, de 42 años, quien descuenta prisión preventiva por un homicidio. Él fue llevado a la Fiscalía para indagarlo e informarle los nuevos cargos que le achacan.

“Esta persona también está relacionada con la investigación y en el centro penal él se dedicaba a la distribución y venta de drogas”, aseguró Campos.

El OIJ detalló que la investigación contra el grupo inició hace aproximadamente un año y cuatro meses. El grupo estaba asentado en San Ramón y repartía las sustancias ilegales en los parques, bares y licoreras de ese cantón. Además, tenían servicio a domicilio. Luego extendieron el negocio a Palmares y Naranjo.

Los agentes les cayeron a los sospechosos este jueves a las 4 de la madrugada. Foto: OIJ.
Los agentes les cayeron a los sospechosos este jueves a las 4 de la madrugada. Foto: OIJ.
Gran reto

Juan Pablo Calvo, jefe del OIJ de San Ramón, dijo que para ellos significó un gran reto el tener que trabajar sabiendo que uno de sus compañeros los estaba traicionando y se sienten muy satisfechos de haber acabado el operativo con éxito.

“En los últimos siete meses empezamos a detectar en la investigación que cada vez que salíamos a allanar o a hacer algún trabajo, esta organización se percataba de la situación”, contó.

Cuando ya estaban en todas y sabían quién era el soplón, tenían que ingeniárselas para que él no supiera que era parte de la investigación, incluso hasta tuvieron que guardar carros en edificios ajenos al OIJ para que el compañero traidor no los viera.

Además de los seis detenidos este jueves, en el transcurso de la investigación los oficiales arrestaron a otras seis personas que figuran como integrantes de la banda.

Pablo Calvo, jefe del OIJ de San Ramón, detalló que el agente judicial sospechoso de pasar información a la banda narco entró a la institución en el 2014 como interino y hace cuatro años fue nombrado en propiedad en la sección de Cárceles, destacado en ese cantón alajuelense.