Rocío Sandí.9 junio

Vanessa Argüello dice que el accidente de tránsito que sufrió hace casi un año le cambió la vida la vida para siempre.

Durante once meses, esta contadora ha luchado con las secuelas del suceso en el que ella y su hijo, Jorge Mora, casi pierden la vida, pero el proceso no ha sido nada fácil.

Argüello sufrió una fractura en la cadera, otra en un fémur, en las costillas, en la pelvis, también tuvo un trauma en el hígado, otro en los pulmones y una herida en la cabeza, donde tuvieron que hacerle varias puntadas.

Vanessa y Jorge poco a poco retoman la normalidad después del grave accidente. Foto: Cortesía de Vanessa Argüello.
Vanessa y Jorge poco a poco retoman la normalidad después del grave accidente. Foto: Cortesía de Vanessa Argüello.

“He tratado de recuperarme, pero todavía me falta bastante. Para caminar uso un bastón porque me cuesta. Estuve en terapia en el Cenare (Centro Nacional de Rehabilitación), pero con todo esto del COVID-19 quedó suspendida y eso frenó la recuperación”, contó.

El accidente se dio el 24 de julio del 2019 en La Sabana, sobre la ruta 27. Siete carros estuvieron involucrados, dos presuntos picones y otros cinco que nada tenían que ver con la supuesta carrera ilegal. En total, atendieron a 16 pacientes, 10 con golpes leves, cuatro con lesiones de consideración y Vanessa y su hijo, quienes sufrieron daños muy graves porque quedaron prensados entre las latas retorcidas del carro.

Ansiedad

En abril anterior, Vanessa enfrentó uno de sus mayores temores y volvió a conducir, ya que desde el día que ocurrió el accidente no lo hacía.

"Las secuelas psicológicas que arrastro son muy fuertes, siempre he manejado despacio, pero ahora con mucha más razón. Cuando paso por una pista es terrible, me dan muchos nervios, incluso me he puesto a llorar por el montón de cosas que siento.

“Es increíble ver las conductas salvajes de muchos choferes que no miden el peligro, se ponen en riesgo ellos y ponen en riesgo a los demás, son muy irresponsables”, dijo la sobreviviente.

La mujer dice que, aunque ella no recuerda nada del incidente, siente mucha ansiedad cuando ve un accidente de tránsito.

“Hace unos días iba por la pista de Cartago y pasé por un lugar donde acaba de pasar un accidente, un carro estaba volcado, con las llantas para arriba y una mujer estaba acostada en la calle. El ver eso me hizo tener una crisis de ansiedad que por poco me hace devolverme para la casa porque realmente me sentía muy mal, pero yo misma me dije que tenía que ser fuerte y seguí el camino para el trabajo”, contó.

Unos picones habrían provocado el accidente y así quedó el carro de Vanessa y su hijo. Foto: Cortesía de Vanessa Argüello.
Unos picones habrían provocado el accidente y así quedó el carro de Vanessa y su hijo. Foto: Cortesía de Vanessa Argüello.
Indignación

Argüello dice que aunque ella ha estado pendiente del proceso penal por el accidente y permanece en contacto con la Fiscalía y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), pareciera que no hay avances.

“Uno de los sospechosos de causar el choque está plenamente identificado y, pese a que puso en riesgo la vida de muchas personas, anda en la calle como si nada. Yo pensaría que una persona tan peligrosa debería por lo menos estar sin licencia para evitar que cause más daño”, expresó la afectada.

“Siento que el proceso ha ido muy lento, mi hijo y yo fuimos al Ministerio Público a dar nuestra declaración, pero por cosa nuestra, no porque nos llamaran, no ha habido ni siquiera una audiencia por el caso”, agregó indignada.

La Teja consultó en la Fiscalía cómo va la investigación del caso y, por medio de un correo electrónico, la institución explicó: “La causa se encuentra en investigación, dentro de la etapa preparatoria y figura como imputado un hombre de apellidos Fernández Monge".

“Debido a que la fase en la que se encuentra la causa es privada para personas ajenas al expediente, no es posible brindar mayor información”, detalló el comunicado.

Las autoridades judiciales especificaron que a Fernández lo investigan por el delito de lesiones culposas.

El accidente sigue en investigación. Foto: Cortesía de Vanessa Argüello.
El accidente sigue en investigación. Foto: Cortesía de Vanessa Argüello.
Retoma su vida

La contadora dice que desde hace un par de meses regresó al trabajo, pero ha sido complicado retomar sus labores. Ella trabaja para el Ministerio de Obras Públicas y Transportes y también es profesora.

“No es lo mismo estar en la casa descansando que volver al estrés del trabajo e ir a las giras que me tocan. He estado tenido dolores, pero trato de acostumbrarme a todo esto de nuevo, aunque soy consciente de que mi vida ya nunca será igual”, aseguró.

La sobreviviente dice que su hijo también le está echando ganas a la situación, él está enfocado en sus estudios ya que por el accidente perdió varias materias, pero poco a poco ha ido retomado su vida.

“Es necesario que los choferes hagan conciencia a la hora de transitar para que lo hagan de forma responsable, no poniendo en peligro a las demás personas”, expresó Argüello.

Vanessa Argüello, sobreviviente: “El conducir un carro es similar a tener un arma, con cualquiera de los dos se puede arrebatar una vida”.