Por: Rocío Sandí.  12 marzo
El presidente le puso bonito a la mejenga. Foto: MSP
El presidente le puso bonito a la mejenga. Foto: MSP

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, tuvo este lunes una tarde fuera de lo normal, ya que se puso a mejenguear con un grupo de niños en Tirrases de Curridabat.

La actividad fue organizada por la Fuerza Pública y forma parte de los programas preventivos que organizan para acercarse a los más pequeños e intentar por medio del deporte que se alejen de la violencia que se vive en sus barrios.

A las 2:30 p. m., empezaron a llegar los mejengueros. Los oficiales primero hicieron un partido con los más pequeños y después llegaron a la ‘cancha’ los más grandes.

Luisgui’ llegó acompañado de su esposa, Mercedes Peñas, y apenas se bajaron del carro se pusieron a perseguir la chocobola.

Los oficiales compartieron comida con los chiquitines. Foto: MSP.
Los oficiales compartieron comida con los chiquitines. Foto: MSP.

Los dos sudaron la camiseta mientras trataban de anotarse el uno al otro, ya que quedaron en equipos diferentes, pero al final ganaron los dos al ver las caras radiantes de los chiquitos que no se cambiaban por nadie al haber jugado con el ‘presi’.

Erick Calderón, director de la Fuerza Pública de San José, dijo que este tipo de actividades les llena el corazón de alegría.

De eso se trata todo esto, de ver a los niños y jóvenes disfrutar sanamente, lejos de los peligros que hay en la sociedad. Queremos que crezcan sanos y que confíen en nosotros los policías”, argumentó el jefe policial.

Calderón contó que estos partidos se realizan unas tres veces a la semana en distintas comunidades de riesgo.