Rocío Sandí.11 julio

El oficial de la Policía de Tránsito Dámaso Álvarez Gutiérrez ya está en la casa recuperándose de los golpes que sufrió este martes cuando un motociclista lo atropelló.

El uniformado dice que se siente bastante bien, pero estará fuera de las calles al menos siete días.

El tráfico fue atendido en la clínica de Filadelfia y luego en el INS de Nicoya. Foto: Guana Noticias.
El tráfico fue atendido en la clínica de Filadelfia y luego en el INS de Nicoya. Foto: Guana Noticias.

“Estoy un poco adolorido, tengo una herida en la frente y otra en la palma de la mano izquierda, raspones en los codos y un golpe en la pierna derecha, pero por dicha nada grave”, dijo.

“Tengo trece años de trabajar como oficial de Tránsito y si había tenido situaciones de riesgo pero ninguna tan seria”, agregó.

El policía contó que el día del suceso él estaba trabajando en un control de carretera con varios oficiales de la Policía Municipal de Santa Cruz, cuando resultó golpeado. El hecho se dio en El Llano de Santa Ana, en Belén de Guanacaste.

“Unos compañeros vieron venir la moto y le hicieron la señal de alto pero no la respetó, otros compañeros y yo estábamos como a 200 metros del primer control, por lo que nos avisaron por radio para que detuviéramos al motociclista.

“Los policías municipales estaba delante de mí y también le pidieron al hombre que parara, pero no quiso. eo era el que estaba de último y cuando le dije que se detuviera me echó la moto encima y me tiró a la calle”, recordó.

El hombre que golpeó al tráfico andaba sin licencia y la moto estaba sin placas, sin RTV y sin marchamo. Fotos Guana Noticias.
El hombre que golpeó al tráfico andaba sin licencia y la moto estaba sin placas, sin RTV y sin marchamo. Fotos Guana Noticias.

Los compañeros de Dámaso lograron arrestar al problemático motociclista, quien además de no andar licencia, iba en una moto sin placas, sin marchamo y sin revisión técnica.

Golpes no lo desmotivan

Álvarez dice que, pese a los tragos amargos que vive por su trabajo, él seguirá dando lo mejor en su trabajo.

“Siempre soñé con ser oficial de Tránsito, incluso antes trabajaba con la CCSS, pero siempre quise entrar aquí y ahora que hago lo que me gusta no me voy a ir por un incidente como este”, señaló.

El tráfico dice que lo más importante de todo es que cuenta con el apoyo de la familia, quienes todos lo días al salir de la casa le dan la bendición y le piden que se cuide mucho en todo momento.

Dámaso Álvarez: "En mi familia saben que tengo un trabajo peligroso, pero me apoyan".