Rocío Sandí.19 septiembre, 2018

Una pareja de estadounidenses vino a Costa Rica a pasear, pero el viaje se convirtió en tragedia porque ambos murieron ahogados.

El matrimonio llegó este miércoles en la mañana a la catarata El Salto, en Belén de Nosarita, Nicoya, en compañía de otra estadounidense.

La catarata El Salto es muy visitada por turistas nacionales y extranjeros. Foto: Tomada de La Voz de Guanacaste.
La catarata El Salto es muy visitada por turistas nacionales y extranjeros. Foto: Tomada de La Voz de Guanacaste.

Los tres estaban disfrutando en el agua, pero a eso de las 11:35 de la mañana todo se complicó.

El extranjero, de nombre Darren Duane Mizokami, de 48 años, estaba en la poza, cuando empezó a ahogarse. La esposa, Kimberly Tean Mizokami, de 41, nadó hasta donde estaba él para rescatarlo, mientras que la otra extranjera salió corriendo del agua par pedir ayuda a unos lugareños.

Cuando volvió con los refuerzos se llevaron la terrible sorpresa de que la pareja se había ahogado.

Jim Batres, subdirector nacional de Gestión de Riesgo de la Cruz Roja, dijo que cuando los cruzrojistas llegaron ya no había nada que hacer.

Un vecino, identificado solo como Alberto, contó al medio de comunicación regional Guananoticias, que él fue uno de los que fue a la poza para tratar de ayudar.

Los socorristas ayudaron a sacar los cuerpos del agua. Foto: Cortesía de Guananoticias.
Los socorristas ayudaron a sacar los cuerpos del agua. Foto: Cortesía de Guananoticias.

“La extrajera llegó a pedir ayuda donde yo estaba y nos fuimos corriendo para la poza, pero cuando llegamos ya los señores estaban muertos.

“El agua estaba muy turbia, entonces no se veía la verdadera profundidad de la poza, que es de unos siete metros, eso pudo haber afectado a los extranjeros”, detalló.

Esta no es la primera vez que la poza cobra una vida. En el 2015 una mujer de apellido Hidalgo, de 45 años, también murió ahogada ahí.

Ese lugar es muy buscado por turistas, tanto nacionales como extranjeros, ya que es bastante profunda y la caída de la catarata produce burbujas, por eso los vecinos de la zona la llaman jacuzzi natural.

101 personas han muerto en accidentes acuáticos este año.