Alejandra Portuguez Morales.24 octubre, 2018

El 11 de mayo del 2017, la modelo Isamar Córdoba Ramírez, de 26 años, viajó en bus desde San José hasta Parrita porque había sido contratada por un hombre de apellidos López Rojas para que le bailara en su cumpleaños, que era ese mismo día.

La modelo subió aquel día una foto a su perfil de Facebook en la que se veía muy contenta y escribió nada más “Camino a Quepos”.

Lo de la contratación lo reveló este miércoles Cinthya Córdoba, hermana de Isamar, frente a los jueces Rafael Víctor García, Hernán Enrique Moya y Maureen Víquez, del Tribunal Penal de Quepos, donde el martes empezó el juicio contra López, un peón agrícola catalogado como asesino en serie.

López es el sospechoso de haber matado a Isamar y a Anacedy Salazar (la habría asesinado el 14 de febrero, Día de los Enamorados). La Policía sospecha que el hombre atacaba en fechas significativas y por eso lo detuvo antes del 15 de agosto del año pasado. Temía que asesinara el Día de la Madre.

El 12 de mayo, Isamar apareció asesinada en una siembra de sandía de Barbudal de Parrita. Anacedy había sido hallada en playa Marisol, también de Parrita, el 14 de febrero.

De acuerdo con lo dicho este miércoles por la fiscal Katherine Chaves, Isamar agarró el bus a la 1:15 p.m. del jueves 11 de mayo y a las 3:45 p.m. llegó a la parada del mercado de Parrita. Allí se encontró con López, como lo habían acordado; el hombre llegó en una moto e iba armado con una cuchilla y mecates de plástico, detalles macabros que también se supieron este miércoles de boca de la fiscal.

Isamar jamás vio nada que la hiciera sospechar o temer y subió a la moto. Ambos se fueron entonces hacia una finca en Barbudal.

Identifican a mujer asesinada en Parrita como Isamar Córdoba Ramírez
Identifican a mujer asesinada en Parrita como Isamar Córdoba Ramírez

“La víctima (Isamar) creyó que tendría un encuentro sexual con López por lo que (ya en la finca) caminó unos metros con él, llegando a una zona boscosa y solitaria, entre las 4 y 4:30 de la tarde, el hombre tomó ventaja y la atacó de forma sorpresiva”, explicó la fiscal en la acusación.

López aprovechó que es un hombre alto y tenía más fuerza que la muchacha, quien era baja (le decían Chiquis) y de contextura delgada.

El sospechoso le mandó entonces un fuerte golpe a la mandíbula, del lado derecho, luego la agarró del cuello con el mecate plástico.

“Con el mismo mecate le dio dos vueltas en el cuello realizándole una gasa corrediza y con los dos extremos de la cuerda le amarró los brazos, de manera que si la víctima movía los brazos hacia el frente, esto le socaría el cuello con el mecate”, explicó la fiscal este miércoles.

Agregó la fiscal que el atacante le hizo otras heridas con la cuchilla con la intención de matarla, pero también para garantizarse que Isamar sufriera más dolor antes de morir.

El agricultor acusado de dos robos y dos homicidios es de apellidos López Rojas, según las autoridades él se ganaba la confianza de las mujeres y luego las atacaba. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
El agricultor acusado de dos robos y dos homicidios es de apellidos López Rojas, según las autoridades él se ganaba la confianza de las mujeres y luego las atacaba. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
Mecate como el del trabajo

El mecate que habría utilizado López sería del mismo tipo que usaba cuando trabajaba la tierra. Esto se desprende de la declaración que hizo este miércoles Minor Cerdas, exjefe de López.

El expatrón les describió a los jueces el mecate que regularmente usaban en sus labores y coincidió con el utilizado para estrangular a Isamar. Cuando hallaron su cadáver aún lo tenía.

Los jueces oyeron el martes el testimonio de Alexa del Carmen Solano Moreno, expareja de López y quien dijo que el día que cumplió años (el 11 de mayo), el hombre llegó a la casa después de las 6 p.m. Agregó que López la agredía cada vez que ella no quería tener relaciones sexuales.

A este hombre también lo acusan del asesinato de Anacedy Salazar Carrillo, quien recibió al menos 10 puñaladas. Aquel día el ahora acusado no llegó a dormir a la casa en la que vivía con Alexa.

23 testigos tiene el juicio

Siete personas darán sus declaraciones este jueves y se espera que el debate concluya el viernes.

A los jueces que les toca resolver este caso son: Hernán Enrique Moya Ureña, Rafael Víctor García (quien preside) y Maureen Víquez Córdoba. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal
A los jueces que les toca resolver este caso son: Hernán Enrique Moya Ureña, Rafael Víctor García (quien preside) y Maureen Víquez Córdoba. Fotografía: Alejandro Gamboa Madrigal