Rocío Sandí.20 noviembre
David Hernández era muy aventurero y siempre trataba de pasar tiempo con sus seres queridos. Foto: Cortesía de Luis Diego Hernández.
David Hernández era muy aventurero y siempre trataba de pasar tiempo con sus seres queridos. Foto: Cortesía de Luis Diego Hernández.

El motociclista David Hernández Méndez, de 28 años, estuvo jugando con sus dos hijos minutos antes de morir en un terrible accidente de tránsito.

El lunes pasado, antes de irse para el trabajo, fue a visitar a sus dos pequeños en Hatillo 7 y al salir de la casa les dijo que los quería mucho.

Luis Diego Hernández, hermano de David, contó que un agente del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) fue el encargado de darles la terrible noticia.

“Llamaron a mi hermano al trabajo y le contaron lo que le había pasado, nosotros aún estamos que no lo podemos creer.

“David era muy lleno de vida, alegre y muy polifacético: era ajedrecista, cuentacuentos, bailarín, tenía la vocación de enseñar y además era un excelente papá con sus dos hijos, Isaac de siete años y Alejandro de diez”, aseguró.

El joven motociclista amaba a sus hijos sobre todas las cosas. Foto: Cortesía de Luis Diego Hernández.
El joven motociclista amaba a sus hijos sobre todas las cosas. Foto: Cortesía de Luis Diego Hernández.

El día de la tragedia, el motociclista salió de Hatillo con destino a Santa Ana, ya que él trabajaba en Western Union.

“Tenía que ir a darle una capacitación de Excel avanzado a los compañeros, lo estaban esperando, pero no pudo llegar. Ese día yo lo vi en la mañana y nos despedimos normal, nunca pensé que esa era la última vez que lo iba a ver con vida", añadió.

Imprudencias mortales

Según contó Manuel Castro, quien vio el accidente de cerca, dos imprudencias podrían haber sido las causas del mortal choque.

“Yo venía en mi moto delante del muchacho que murió. A una señora que iba manejando un automóvil delante de nosotros se le pasó la salida que va hacia Construplaza, imagino que eso fue lo que le pasó porque frenó de pronto en media calle y puso la direccional.

“Yo frené porque iba pendiente a lo que estaba pasando, pero el otro muchacho no pudo frenar y me pegó a mí por detrás, eso hizo que perdiera el control y cayera a la calle. Una plataforma que venía detrás de nosotros trató de esquivarlo, pero le pasó las llantas delanteras derechas por encima y con las traseras lo arrastró varios metros”, relató.

El suceso ocurrió el lunes en la mañana, en la ruta 27 (Caldera - San José), cerca de Construplaza en Escazú. Foto: Alonso Tenorio.
El suceso ocurrió el lunes en la mañana, en la ruta 27 (Caldera - San José), cerca de Construplaza en Escazú. Foto: Alonso Tenorio.

Castro dijo que, en apariencia, la grúa que golpeó y mató a David iba a una velocidad mayor a la debida, lo que también habría influido en el accidente.

“En importante que cuando estén manejando en la calle sean consciente de que un error de ellos le podría costar la vida a otra persona. A todos los que andan en las calles los están esperando en la casa, nadie sobra.

“Muchas veces uno anda con prisa, pero eso no justifica que que se irrespeten las normas y menos que se le quite la vida a alguien”, expresó el hermano de la víctima.

El cuerpo de David fue velado la noche del martes en el campo La Piedad, en Desamparados, y el funeral será este miércoles a las 9 de la mañana ahí mismo.