Alejandra Portuguez Morales.4 diciembre, 2018

Carla Lucía Stefaniak, la turista venezolana que escogió Costa Rica para celebrar su cumpleaños, habría sido asesinada por un guarda de Villa Le Mas, donde ella se estaba hospedando, en calle Hoja Blanca de San Rafael de Escazú.

Se trata de un extranjero de apellidos Martínez Espinoza y 32 años, a quien le dictaron tres meses de prisión preventiva mientras continúa la investigación por el homicidio.

Los fiscales que llevan este caso sostuvieron que Carla sufrió el ataque entre la noche del martes 27 y la madrugada del miércoles 28 de noviembre. “Al parecer, el hombre aprovechó tener acceso a las habitaciones, ya que trabajaba como guarda del lugar, para entrar al cuarto de la ofendida”, señalaron en la oficina de prensa de la Fiscalía.

El ataque habría sido con un cuchillo y una cuerda.

El sospechoso es de apellido Espinoza Martínez, de 32 años, era guarda de Villa Le Mas en San Rafael de Escazú, donde se hospedó la turista. Foto: OIJ
El sospechoso es de apellido Espinoza Martínez, de 32 años, era guarda de Villa Le Mas en San Rafael de Escazú, donde se hospedó la turista. Foto: OIJ

El cadáver de Carla fue hallado este lunes a pocos metros de la última villa dentro de la propiedad de Le Mas, su cuerpo estaba semienterrado y fue por medio de un brazo que las autoridades vieron que estaba allí.

Wálter Espinoza, director del OIJ, informó que del cuerpo pudieron obtener las huellas dactilares, pero coordinaron con el FBI para que ellos manden al OIJ las que tienen de Carla y compararlas. Además Espinoza dijo que si deben hacer comparaciones con ADN o con registros dentales las harán.

Wálter Espinoza, director del OIJ: “La persona vinculada con el homicidio estuvo cerca de ella, tuvo posibilidades temporales y espaciales de ejecutar el hecho delictivo”.

(Video) Guarda de hotel en Escazú detenido como sospechoso del crimen de turista venezolana

Papá tenía esperanza

Este martes en la mañana el papá de Carla, don Carlos Caicedo llegó al Complejo de Ciencias Forenses en San Joaquín de Flores, para realizarse exámenes que van a comparar con el ADN de su hija y dar otros datos sobre sobre ella con el fin de verificar, más allá de toda duda, que el cadáver hallado es el de la venezolana.

Don Carlos pidió un permiso en su trabajo, en Estados Unidos, para unirse a la búsqueda de su hija junto a uno de sus hijos y a su nuera April Burtón. Don Carlos llegó a suelo tico el lunes en la noche.

Carlos Caicedo, padre de Carla Stefaniak siempre tuvo la esperanza de encontrar con vida a su hija. Foto: Cortesía de Andrés Ortiz
Carlos Caicedo, padre de Carla Stefaniak siempre tuvo la esperanza de encontrar con vida a su hija. Foto: Cortesía de Andrés Ortiz

El papá siempre sospechó que el guarda sabía cosas que podían ayudar a aclarar el caso. Cuando el guarda aún no era sospechoso dijo: ”Sabemos en qué vehículo abandonó (Carla) el lugar a las 5:15 a. m. de ese fatídico 28 de noviembre (...). Salió con sus maletas de cincuenta libras cada una, ¿puede creer que ella subió sola esas maletas o la ayudó el vigilante?“.

Sospechoso tiene 6 meses en el país

Las autoridades judiciales dijeron que el sospechoso llegó al país en junio.

Trascendió que al principio les dijo a los investigadores que vio salir a la turista a las 5:30 a.m. del miércoles y que se subió a un carro extraño.

No obstante, el director del OIJ, informó que luego de revisar unos videos de seguridad y corroborar los testimonios que dieron las personas entrevistadas, entre ellas Martínez verificaron que las versiones se contradecían.

Martínez vivía dentro del mismo lugar donde se hospedó la venezolana; él estaba en la villa 7 y Carla estaba en la 8.

Los investigadores del OIJ revisaron y analizaron la habitación en la que se quedó la extranjera. Fotos: OIJ
Los investigadores del OIJ revisaron y analizaron la habitación en la que se quedó la extranjera. Fotos: OIJ

“El Organismo de Investigación Judicial y el Ministerio Público están investigando este caso con perspectiva de homicidio desde días atrás, esto significa que los métodos de estudios que hemos utilizado obedecen con los protocolos relacionados con asesinatos”, dijo Espinoza.

5 turistas asesinados en este año
Sangre en la habitación

Las autoridades mencionaron que desde el miércoles cuando recibieron la alerta de desaparición por parte del 9-1-1 iniciaron las investigaciones.

“A partir de ese momento iniciamos investigaciones para ubicar con vida a Carla Stefaniak, localizamos todos los sitios donde ella podía haber estado o donde tenía vinculación y entrevistamos a las personas que de alguna manera hubiesen tenido contacto con ella. Esta primera fase de investigación además implicó realizar estudios cercanos al área donde ella se quedó”, detalló Espinoza.

Además los investigadores analizaron los videos y los relacionaron con las versiones que obtuvieron, fue en ese momento que verificaron que la versión del guarda no coincidía con la realidad. “A partir de ese momento esa persona (el vigilante) adquirió un matiz de sospechoso”, dijo Espinoza.

Los investigadores taparon las ventanas con bolsas negras para evitar que entrara la luz y aplicar un químico que se llama Luminol, cuando marcó fosforente era donde hubo sangre. Fotos: OIJ
Los investigadores taparon las ventanas con bolsas negras para evitar que entrara la luz y aplicar un químico que se llama Luminol, cuando marcó fosforente era donde hubo sangre. Fotos: OIJ

Los investigadores tuvieron que tapar en las ventanas de la habitación con bolsas negras para no permitir que entrara la luz y aplicar luminol, un químico que permite ver si hay presencia de fluidos humanos.

El luminol lo aplicaron en el cuarto donde se quedó la turista y dio positivo.

Luego de confirmarse el hallazgo y encontrar un cadáver es que el guarda fue detenido este lunes a las 11 p.m.

Carla Stefaniak de 36 años soñaba con conocer el mundo y por eso disfrutaba de su vida. Foto: Tomada de Instagram
Carla Stefaniak de 36 años soñaba con conocer el mundo y por eso disfrutaba de su vida. Foto: Tomada de Instagram

Carla había llegado a Costa Rica el 22 de noviembre junto a su cuñada April Burton, ella se había ido el lunes porque iban para estados diferentes.