Rocío Sandí.16 abril

El patio de la casa de doña Sandra Morales se convirtió en la salida del infierno para las personas que sobrevivieron al incendio de una cuartería en La Carpio.

Ella dice que no puede sacarse de la mente los momentos de angustia que vivió el sábado pasado en la madrugada, cuando se dio la tragedia que cobró siete vidas.

El dueño de la cuartería estaba expandiendo el segundo piso y eso le permitió escapar de las llamas a las personas que sobrevivieron. Foto: Alonso Tenorio.
El dueño de la cuartería estaba expandiendo el segundo piso y eso le permitió escapar de las llamas a las personas que sobrevivieron. Foto: Alonso Tenorio.

“Fue algo terrible, varias personas lograron pasarse a mi casa y salieron por ahí, el fuego, el calor y el humo eran muy fuertes. El cuerpo de una de las muchachas que murió quedó cerca de mi casa, ella también trató de llegar a mi patio, pero no pudo salir, las fuerzas no le dieron, eso nos ha hecho sentirnos muy tristes.

“Yo los ayudaba en lo que podía, pero a la vez sentía desesperación porque veía que las llamas empezaban a afectar mi casa. Al final perdí la lavadora, la cocina, se me quemó una pared de la casa, mi hija perdió la ropa, sin embargo, mi familia está bien y eso es lo que importa, lo material poco a poco se recupera”, expresó Morales, quien es propietaria de una carnicería que está a la par de dónde se dio el incendio.

Milady González, una de las sobrevivientes recordó toda la ayuda que le dio la familia de Sandra el día de la emergencia.

“Ellos se portaron muy bien con nosotros, no teníamos más opciones que salir por la propiedad de ellos. Cuando empezó el incendio yo me acordé que en la cuartería estaban expandiendo la segunda planta y que faltaba una pared, había solo una varillas de construcción, así que nos fuimos por ahí.

"Pasamos por un montón de materiales y a como pudimos pasamos entre las varillas y nos tiramos al patio de la casa de Sandra, había mucho humo y estaba muy oscuro así que era muy difícil todo”, relató.

Varios trabajadores continúan sacando los escombros de la propiedad. Foto: Alonso Tenorio.
Varios trabajadores continúan sacando los escombros de la propiedad. Foto: Alonso Tenorio.

González logró salir del edificio en llamas con sus hijas Diana y Génesis y su esposo Michael, ellos se están quedando en un albergue en La Carpio y poco a poco han recibido ayudas.

“En medio de todo esto la generosidad de la gente nos da esperanza para seguir adelante. Nos han ayudado con ropa y comida, lo que nos hace falta son paños, peines y cosas de cuidado personal, hay una muchacha que tiene un bebé de dieciocho meses y ella necesita ropita para él”, contó Milady.

Olor a quemado recuerda la tragedia

El olor a quemado que dejó el fuego se siente desde la entrada a la ciudadela La Carpio y le recuerda constantemente a los lugareños la tragedia del sábado anterior.

Ninfa Cruz, vecina del lugar, dice que ella no quiere ni asomarse adonde se dio el incendio ya que siente mucha tristeza.

“Es muy duro saber que esas personas vivieron momentos de desesperación y angustia antes de morir. Anoche yo no podía dormir, me dio como una pensadera, aunque todos sepamos que nos vamos a morir algún día, nadie espera que sea de una manera tan desesperante", dijo Cruz.

Los análisis de bomberos revelaron que, al parecer, el incendio fue provocado, ya que encontraron presencia de acelerantes en las afueras de la cuartería. Esa teoría mortifica aún más a los lugareños.

Cuando los vecinos pasan frente a la casa no pueden evitar volver a ver el sitio de la tragedia. Foto: Alonso Tenorio.
Cuando los vecinos pasan frente a la casa no pueden evitar volver a ver el sitio de la tragedia. Foto: Alonso Tenorio.

“Quien hizo eso no tiene corazón, tendrá que hacer frente a la justicia de aquí de la tierra y luego a la justicia de Dios, que de esa nadie se escapa. Con la vida no se juega, es algo sagrado”, añadió.

Los vecinos y familiares de las víctimas mortales las identificaron como Orlando León Castillo de 75 años; Melany Chamorro Molina de 23; Grace Molina Fernández de 50; Brainer Loría Chamorro de 2 años; Inés Lara Carmona de 31 y Keila Lara Carmona de 3 años. Aún hay un hombre sin identificar.

Este martes varios trabajadores continuaban sacando escombros de la propiedad destruida por las llamas, la cual pertenecía a Orlando León, uno de los fallecidos.

Aún no se sabe qué harán los hijos de León con la propiedad.

Los agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) están haciendo entrevistas a los allegados de las personas que perdieron la vida y a los sobrevivientes, para esclarecer la situación y tratar de dar con el responsable de iniciar el fuego.

Si usted tiene datos sobre el caso puede llamar a la línea confidencial de la Policía Judicial 800-8000-645.

Las pérdidas que tuvimos en mi familia fueron solo materiales, lo más doloroso de todo esto son las siete vidas que se apagaron". Sandra Morales, vecina de la Carpio