Rocío Sandí, Francisco Barrantes.22 julio, 2018
Si usted ve a este hombre, no lo enfrente, llame al 911. Foto: Suministrada por Francisco Barrantes.
Si usted ve a este hombre, no lo enfrente, llame al 911. Foto: Suministrada por Francisco Barrantes.

El privado de libertad Juan José Palacios Rivera se escapó del hospital San Rafael de Alajuela, donde estaba internado porque tenía una herida en la mano derecha.

El recluso pidió permiso para ir al baño y una vez ahí se subió al cieloraso, caminó unos metros, llegó a otro cubículo y después huyó del centro medico.

Nils Ching, subdirector de la Policía Penitenciaria, dijo que el hecho se dio a eso de las 9 de la mañana de este domingo.

Pero burlar a las autoridades no es nuevo para Juan José, ya que el 29 de junio pasado había fugado de la cárcel del Virilla, en San Rafael de Alajuela.

En esa ocasión el privado de libertad, de nacionalidad nicaragüense, aprovechó la confianza que le tenían las autoridades para evadir los controles de seguridad. El reo trabajaba como cocinero en el centro penitenciario y aprovechó un momento que estuvo sin vigilancia para salir, hacer un hueco en una maya y luego huír corriendo hacia el cañón del río Virilla.

Luego de la fuga el hospital San Rafael de Alajuela se llenó de policías. Foto: Francisco Barrantes.
Luego de la fuga el hospital San Rafael de Alajuela se llenó de policías. Foto: Francisco Barrantes.

La libertad le duró a Palacios solo dos días, ya que el 2 de julio fue recapturado por oficiales de la Fuerza Pública a 50 metros de la zona limítrofe con Panamá. El hombre fue arrestado mientras viajaba en un bus que salió de San José.

Cuando la Policía detuvo a Palacios él tenía una herida profunda en la mano derecha por lo que en lugar de volver a la prisión, quedó internado en el hospital alajuelense y todo ese tiempo fue custodiado por dos oficiales penitenciarios.

“La semana pasada se pidió a la gente del hospital que nos entregaran el privado de libertad para llevarlo ahora a la cárcel La Reforma, y ubicarlo en un ámbito de mayor contención para evitar una nueva fuga, pero en el centro médico dijeron que no era recomendable porque necesitaban aplicarle unos medicamentos”, detalló Nils Ching.

El jefe policial dijo que como Palacios tenía una mano herida no podían esposarlo en las muñecas, sino que le ponían esposas en los pies, sin embargo, cuando iba al baño se las quitaban.

La Policía recapturó a Palacios el 2 de julio cerca de la frontera con Panamá. Foto: MPS.
La Policía recapturó a Palacios el 2 de julio cerca de la frontera con Panamá. Foto: MPS.
Le faltaba poco para salir

El departamento de prensa del Ministerio de Justicia informó que el reo cumple dos condenas, una de tres años y ocho meses por un robo agravado y otra de ocho meses por un robo simple.

Él entró a prisión el 4 de diciembre de 2016 y en octubre próximo tenía la posibilidad de salir de la cárcel por un beneficio carcelario de descuento de la pena.

La Fuerza Pública está dando apoyo al Ministerio de Justicia para dar lo antes posible con el recluso.

Si usted ve a Palacios no lo enfrente, ya que podría ser peligroso, lo que debe hacer es llamar al 911 o informar a la delegación policial más cercana lo antes posible.

Las autoridades informaron que Palacios tiene entrenamiento militar, lo que lo hace muy hábil y peligroso. El recluso siempre pasaba hablándole a sus compañeros de cárcel que se capacitó en su natal Nicaragua.