Rocío Sandí.30 noviembre, 2019

Alejandro Ávila Mesén es un joven de 20 años que todos los días agradece a Dios el estar vivo.

Hace año y medio su nombre apareció en los medios de comunicación porque sufrió un aparatoso accidente de tránsito del que milagrosamente salió solo con unos raspones.

Alejandro vive intensamente cada día y agradece a Dios la nueva oportunidad. Foto: Cortesía para LT.
Alejandro vive intensamente cada día y agradece a Dios la nueva oportunidad. Foto: Cortesía para LT.

El suceso ocurrió el miércoles 6 de junio del 2018 a eso de la 1:30 de la madrugada cuando él regresaba a su casa, en Quepos, después de salir con una muchacha. Alejandro se quedó dormido y chocó contra un baranda que atravesó por completo su carro.

El sobreviviente dice que esa experiencia le cambió la vida y lo hizo ver el mundo de otra manera.

“Me siento feliz de que ese accidente sea solo un recuerdo, una experiencia. Yo arreglé el carro y todavía lo ando, cada vez que me subo al carro me siento afortunado de estar vivo.

“Mis amigos y la gente que me conoce recuerdan mucho el accidente. Un día de estos se me subió un señor en la microbús y me preguntó si yo era el muchacho que había chocado contra la baranda. Mis compas me pasan vacilando con eso y le dicen a la gente que no se suban en mi carro porque tengo la costumbre de pegar contra las barandas”, contó entre risas.

El día del suceso el joven se quedó dormido. Foto: Cortesía para LT.
El día del suceso el joven se quedó dormido. Foto: Cortesía para LT.

Ávila relató que la muchacha con la que había salido el día del accidente se llama Daniela, con la cual ahora tienen una relación seria y muy bonita.

El suceso le dejó a Alejandro una enseñanza muy grande y que cada vez que puede comparte con la gente que lo rodea.

“A mis amigos y a mis primos les paso diciendo que tengan mucho cuidado cuando manejan, uso mi ejemplo para decirle a la gente que evite manejar a altas horas de la noche porque siento que es más peligroso.

“Aunque uno se cuide y no tome licor cuando sale, no se sabe las condiciones en las que están los otros choferes que andan en la calle, puede pasar cualquier como me pasó a mí, por eso es mejor evitar el peligro”, aseguró.

El papá del sobreviviente guarda el asiento que fue atravesado por la baranda. Foto: Cortesía para LT.
El papá del sobreviviente guarda el asiento que fue atravesado por la baranda. Foto: Cortesía para LT.
Muy empunchado

El veinteañero trabaja en el negocito de transporte de turistas que tiene el papá y ya tiene planes para el futuro.

“Quiero terminar el cole, me faltan unas materias y, además, estoy estudiando inglés. Me gustaría más adelante ir a la universidad, pero aún no he pensado qué carrera estudiar”, detalló.

“En ocasiones el Facebook me recuerda las fotos del accidente y la verdad siento feo porque sé que ese día pude haber muerto, pero lo tomo como una enseñanza y eso me hace sentir mejor”, añadió el sobreviviente.

La Policía de Tránsito hace un llamado a los conductores a manejar con mucha prudencia sobre todo por que se avecinan las últimas semanas del año y en esa época se da un aumento en los accidentes de tránsito.

Solo durante el 2018 perdieron la vida en carretera 445 personas.

Alejandro Ávila, sobreviviente: “Mi papá tiene guardado el sillón del carro que la baranda traspasó, no recuerda el milagro del que fui parte”.
Ávila conserva el carro y dice que cuando se sube en él se siente afortunado. Foto: Cortesía para LT.
Ávila conserva el carro y dice que cuando se sube en él se siente afortunado. Foto: Cortesía para LT.