Rocío Sandí.6 enero, 2019
Después de la balacera llegaron muchos oficiales de la Fuerza Pública. Foto: Alonso Tenorio.
Después de la balacera llegaron muchos oficiales de la Fuerza Pública. Foto: Alonso Tenorio.

Como “excepcional” calificó el guarda de un condominio la actuación de su colega del BAC de Coronado el jueves, cuando se enfrentó a tres asaltantes –papá y dos hijos– que trataron de robarse ¢30 millones y los eliminó después de haberse enfrentado a golpes con ellos.

El vigilante con el que hablamos lleva doce años trabajando en empresas de seguridad y duda de que ante una situación de riesgo como la de la agencia bancaria él podría reaccionar de la misma manera. Siente que la preparación que ha recibido en la empresa en la que está no es buena. (Ver nota aparte)

Los expertos en seguridad dicen que las principales características que diferencian a un oficial de seguridad de un guarda son el compromiso y la preparación.

Fernado Montalbán, exjefe del Servicio Especial de Respuesta Táctica (SERT) del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), explicó que en el video del intento de asalto se ve que el oficial de seguridad del BAC cumple con esas dos características.

“Desde el momento en que el sale corriendo del banco y se le tira encima al asaltante él va con decisión, a sabiendas de que el delincuentes estaba armado, eso demuestra compromiso. Además nunca se da por vencido, pelea, primero con las manos y después hace uso del arma porque está entrenado para hacer eso”, agregó Montalbán.

En la última prueba que el vigilante tuvo en el polígono sacó una nota perfecta. Foto: John Durán.
En la última prueba que el vigilante tuvo en el polígono sacó una nota perfecta. Foto: John Durán.

El especialista dice que también es fundamental una buena prueba psicológica que demuestre que una persona está preparada para enfrentar situaciones de riesgo y, claro, las prácticas de tiro.

“Muchas de las pruebas psicológicas que las empresas de seguridad hacen a sus colaboradores son de puro requisito, no son realmente buenas y no miden lo que es necesario. Por otra parte, es cierto que estos agentes necesitan una buena capacitación cuando entran a una empresa, pero también es esencial la práctica de tiro y el refrescamiento de los conceptos de técnicas, de manejo del espacio, todo eso. Si se pudiera (hacer) una vez por semana excelente y si no al menos una vez al mes”, aseguró el exagente judicial.

Un experto en seguridad bancaria que pidió no revelar su nombre coincidió con Montalbán en cuanto a la importancia de la constante capacitación.

“Los oficiales de seguridad necesitan mantener formaciones varias veces al año sobre temas prácticos y también teóricos, incluso legales, para que sepan cómo funciona, por ejemplo, la legítima defensa", señaló.

El asalto fallido ocurrió el jueves en el centro comercial Paso Nuevo, en Coronado. Foto: Alonso Tenorio.
El asalto fallido ocurrió el jueves en el centro comercial Paso Nuevo, en Coronado. Foto: Alonso Tenorio.

“Una empresa bancaria, o de lo que sea, a la hora de contratar a un vigilante no debe confiarse en lo que le dice la agencia de seguridad, debe hacer entrevistas, pruebas psicológicas y hasta estudios socioeconómicos para saber que la persona es apta”, añadió.

El especialista dijo además que, sin caer en situaciones discriminatorias, es importante que los guardas tengan una buena condición física.

“No vamos a decir que una persona que tenga unas libritas de más no pueda ser un buen oficial, pero una persona con obesidad mórbida difícilmente lo va a ser porque no va a tener la agilidad necesaria y en este trabajo todo eso cuenta”, añadió.

En el video del caso de Coronado se ve que el oficial de seguridad, de 52 años, tiene mucha agilidad y una buena condición física, aspectos clave que le permitieron enfrentarse como lo hizo a tres hombres jóvenes, dos de los cuales estaban armados.