Rocío Sandí.27 septiembre

Doña Jeannette Quirós soltó el llanto este viernes en la mañana al escuchar que un Tribunal condenó a tres años de prisión a la mujer que mató de un balazo a su hijo menor, Esteban Josué León Quirós, de 31 años.

Al salir de la sala de juicio, la mamá de la sentenciada la detuvo en la puerta para pedirle perdón por lo que ha sufrido y ambas intercambiaron unas palabras mientras se tomaban de la mano y lloraban.

Al final del debate los familiares de la víctima se abrazaron porque se hizo justicia por el homicidio. Foto: Alonso Tenorio.
Al final del debate los familiares de la víctima se abrazaron porque se hizo justicia por el homicidio. Foto: Alonso Tenorio.

“La mamá de ella me decía que la disculpara y yo la considero porque es madre y solo nosotras como madres sabemos el dolor que hay en nuestros corazones”, narró Quirós.

“Yo perdí un hijo, pero ella perdió una hija en vida, aquí en la tierra, y yo no sé qué va a pasar con ella… Aquí se manifiesta la justicia de Dios tarde que temprano, Dios sabe lo que él hizo con el corazón de esa muchacha, ojalá que algún día ella le pida perdón”, agregó.

Los jueces Alfredo Arias, Hannia Soto y Freddy Calderón le dictaron tres años de prisión a la acusada, una ingeniera industrial de apellido Carvajal. Además, le ordenaron el pago de ¢20 millones por el daño moral que sufrieron los papás de la víctima.

La dolida mamá dijo que no le guarda rencor a la mujer que le quitó a su hijo.

“Yo hace mucho la perdoné, mi familia es creyente y Dios nos dice que debemos perdonar para tener paz. Él ha sido nuestro soporte en los últimos tres años y ocho meses, ya que el estar sin mi hijo ha sido algo realmente duro”, añadió doña Jeannette.

Carvajal (centro) escuchó con atención la explicación de los jueces. Foto: Alonso Tenorio.
Carvajal (centro) escuchó con atención la explicación de los jueces. Foto: Alonso Tenorio.

Pese a la sentencia, ella no tendrá que ir a la cárcel, ya que los jueces le otorgaron un beneficio. Ellos le dijeron que merecía un castigo por haber causado la muerte de Josué, pero que creían que era más productivo, tanto para ella como para la sociedad, que pagara la condena sin estar presa, ya que ha demostrado deseos de salir adelante.

“Gracias a Dios en medio de tanto dolor yo tengo paz, en mi corazón no hay campo para el odio”, Jeanette Quirós, mamá de Josué:
Le hablaron claro

La encargada de dar la explicación de la sentencia fue la jueza Hannia Soto, quien en todo momento vio a los ojos a Carvajal y le habló claro sobre el error tan terrible que cometió.

Ella argumentó que en el debate quedó muy claro que la madrugada del 8 de febrero del 2016, Carvajal y Josué estaban disfrutando de una fiesta en compañía de Sebastián Rodríguez, Juan Manuel Chan y Roberto Morera y que por una acción que ella cometió Josué perdió la vida.

Soto dijo que aunque el sicólogo y siquiatra que atienden a la sentenciada declararon que ella no recuerda lo que pasó el día del suceso, eso no le quita la responsabilidad de lo que hizo, ya que el quitarle la vida a una persona no tiene vuelta atrás.

Doña Jeannette Quirós dice que se hizo justicia divina en el juicio por la muerte de su hijo

Roberto, Sebastián y Juan Manuel contaron en el debate que el día de la tragedia, Roberto se levantó de la mesa dónde estaban todos para ir a otro cuarto de la casa y dejó su pistola a la vista. En ese momento la mujer la agarró y empezó a apuntarle en la cabeza a Josué.

Según contaron, él se quedó inmóvil, sin decir una sola palabra, mientras Sebastián y Juan Manuel le pedían a Carvajal que bajara el arma antes de que ocurriera una desgracia, pero en eso a ella se le zafó un tiro, le dio en la cabeza a Josué y le causó la muerte de inmediato.

Los tres dejaron en claro que la ingeniera nunca tuvo la intención de matar al muchacho; sin embargo, en una acción muy irresponsable lo hizo.

Inconformes

La sala estaba llena de familiares, tanto de la víctima como de la acusada y al escuchar el por tanto, miembros de las dos familias empezaron a llorar; los conocidos de León estaban satisfechos porque la muerte de su ser querido no quedó impune, mientras que las personas que acompañaron a Carvajal vieron el fallo como una injusticia.

La sala de juicio se llenó debido a que asistieron un montón de allegados de la víctima y de la acusada. Foto: Alonso Tenorio.
La sala de juicio se llenó debido a que asistieron un montón de allegados de la víctima y de la acusada. Foto: Alonso Tenorio.

La imputada estuvo pendiente de las palabras de la jueza y con actitud respetuosa escuchó cada una de las fuertes frases con las que le recalcaron su culpabilidad.

John Brenes, abogado de Carvajal, dice que él y su representada se sintieron muy sorprendidos al escuchar la decisión de los jueces, ya que sostiene que ella no fue quien mató a Josué.

“Estoy ansioso de tener ya la sentencia en mis manos para empezar a analizarla y preparar la apelación, no puedo permitir que a esta joven se le condene por algo que ella no hizo”, expresó el defensor.

Pese a que Roberto Morera, el dueño del arma con el que se cometió el homicidio, no fue acusado por la Fiscalía de ningún delito, los jueces aseguraron que el era el responsable de mantener bajo su control la pistola, por lo que cometió un error al descuidarla. Debido a eso lo condenaron al pago de ¢20 millones que también serán entregados a los papás de la víctima.