AP, Milan.9 enero, 2019

El Inter de Milán parece que le da miedo jugar sin gente porque solicitó a la Federación Italiana de Fútbol y a la Serie A que se permita la asistencia de niños a uno de sus próximos partidos de local.

La petición se da luego de la sanción que le impusieron debido a actos de racismo y violencia de sus aficionados, por lo que tendrán que jugar a estadio vacío.

Los jugadores del Inter de Milán quieren sentirse acompañados con la presencia de los pequeños. (AP Photo/Luca Bruno)
Los jugadores del Inter de Milán quieren sentirse acompañados con la presencia de los pequeños. (AP Photo/Luca Bruno)

El club italiano desistió de apelar la sanción de tener que jugar dos partidos sin la presencia de público, eso sí, hizo el pedido de que lleguen chiquitos de las Escuelas de Fútbol de Nerazzurri y niñas y niños del Centro Deportivo Italiano.

Los directivos hicieron la solicitud para el encuentro contra Sassuolo, del 19 de enero en la Serie A, indicando que “esta es una iniciativa importante que envía un mensaje fuerte y claro contra todas las formas de discriminación y violencia”.

Sin embargo, la federación y la liga no han respondido de momento a la petición del club del norte de Italia.

Además de esa mejenga a puerta cerrada, también se ordenó al Inter a que juegue la semana entrante contra Benevento a estadio vacío, en el torneo de la Copa Italiana.

Las sanciones fueron impuestas después del partido del 26 de diciembre, en el estadio de San Siro, casa del Inter, debido a los gritos racistas contra el defensor Kalidou Koulibaly del Napoli.

Antes de ese juego, un aficionado del Inter murió durante enfrentamientos con aficionados del Napoli afuera del estadio.