Karol Espinoza.21 diciembre, 2019
Colacho se adelantó y le dio un regalo especial a los florenses: la copa 28. Foto: Jorge Castillo
Colacho se adelantó y le dio un regalo especial a los florenses: la copa 28. Foto: Jorge Castillo

La sétima final de esta década entre Alajuelense y Herediano se decidió, por quinta vez, desde el punto de penal. El Team se proclamó campeón nacional con un triunfo de 5-4 desde los once pasos.

Pero antes de eso la Liga estuvo a tres minutos de darle la ansiada 30 a sus aficionados como regalo de Navidad, tras los goles de Bernald Alfaro y Jonathan Moya, a los minutos 72 y 76; sin embargo, un fallo en salida del portero Adonis Pineda y un error de marca de la defensa manuda, le permitió a los florenses anotar por medio de Yendrick Ruiz al minuto 87.

Con el 2-1, el global quedó 2-2 y hubo que llegar a los tiempos extra y a los penales para decidir al nuevo monarca tico. El Tigre se visitó de Grinch y le robó la Navidad a los rojinegros que sintieron el título muy cerca.

Esteban Alvarado es la figura del campeonato del Team, así celebró cuando le tapó el penal a Alex López. Foto: Jorge Castillo
Esteban Alvarado es la figura del campeonato del Team, así celebró cuando le tapó el penal a Alex López. Foto: Jorge Castillo

En la tanda decisiva falló el manudo Alex López, a quien Esteban Alvarado le detuvo el lanzamiento y del lado rojinegro Adonis Pineda pagó caro jugar su primera final ya que no estuvo ni cerca de detener algún penal florense.

La 30 se le volvió a escapar a los manudos a pocos minutos del final, como también les pasó a mediados de año en el 2015, cuando cayeron en penales igualmente ante el equipo de la Ciudad de las Flores.

Alajuelense cumplirá este domingo 6 años desde su último título, ahora en vez de regalos navideños van a tener que comprarle al León una gabachita porque ya está en edad de entrar al kínder.

El Team ya llegó a su copa 28, o sea, le pisa los talones a los manudos.

Yendrick fue el héroe, marcó el gol que obligó al alargue y anotó el penal definitivo. Fotografía: José Cordero
Yendrick fue el héroe, marcó el gol que obligó al alargue y anotó el penal definitivo. Fotografía: José Cordero
Alex López falló

El primer penal lo cobró el manudo Jonathan Moya al lanzar al lado izquierdo de Alvarado, que adivinó, pero se lanzó tarde. Por el Team empató Francisco Rodríguez al mandar la pecosa al lado izquierdo de Pineda, que se mandó al derecho.

A Kenner Gutiérrez le tocó la responsabilidad de cobrar el segundo manudo, logró engañar a Esteban. Mientras Aarón Salazar lo colocó al centro para poner las cosas 2 a 2.

Alex López quiso tirar al centro y Alvarado se lo detuvo para lamento rojinegro, mientras Gerson Torres no falló y puso el 3-2 para el Team.

Este gol de Moya volvió loco el Morera Soto, pero al final de nada sirvió. Jorge Castillo
Este gol de Moya volvió loco el Morera Soto, pero al final de nada sirvió. Jorge Castillo

El cuarto tiro manudo fue para Ariel Lassiter, que anotó al lanzar al centro y ahí le quedaba la responsabilidad a Pineda de intentar desviarle el tiro a Aldo Mañaga, cosa que no pudo hacer y los visitantes tomaron la ventaja 4-3.

José Miguel Cubero llegó a lanzar el quinto penal y anotó tirando al lado izquierdo de Esteban.

Con este panorama, al portero de los locales le volvía quedar la gran responsabilidad de pararle el tiro a Yendrick Ruiz, pero no lo hizo.

Ruiz fue la gran figura, junto a Alvarado, al anotar al lado izquierdo de Pineda y poner al Team a celebrar en un estadio donde no lo hacían desde 1986.

Los florenses fueron muy efectivos desde los once pasos. Fotografía José Cordero
Los florenses fueron muy efectivos desde los once pasos. Fotografía José Cordero
Lo dieron todo

Eso sí, hay que reconocer que Alajuelense jugó un partidazo en los 90 minutos reglamentarios.

Al minuto cuatro, un ataque manudo terminó con un remate cruzado de Jonathan McDonald, a pase de cabeza de Jonathan Moya, pero desviado por Alvarado.

En el rebote y en una jugada calcada del primer juego de la final, la bola le quedó a Allen Guevara por la izquierda, estaba solito para hacerse grande, pero ¿adivinen qué hizo? El Cusuco la pegó en el palo.

El momento de la euforia, Yendrick anotó el penal y el Team es campeón. Fotografía José Cordero
El momento de la euforia, Yendrick anotó el penal y el Team es campeón. Fotografía José Cordero

Ningún manudo podía creer lo que había pasado, pero así sucedió, mientras tanto el técnico José Giacone le pedía a Berny Burke que se metiera en el juego porque el rival estaba llegando con peligro.

A Herediano le alcanzaba con poco y en una jugada Brian Rubio le robó la pecosa a Bernald Alfaro, se vino en contragolpe y abrió por izquierda para Gerson Torres, que remató y obligó a Adonis a meter la mano para desviar al tiro de esquina.

Los nervios se apoderaban de jugadores como Anthony López y Alfaro, al punto que al minuto 19, el primero hizo un mal pase y Kesyher Fuller salió en contragolpe ante dos defensas manudos, remató de media distancia y Pineda debió desviar el peligro.

En las tandas de penales siempre hay un villano y esta vez fue Alex López. Fotografía José Cordero
En las tandas de penales siempre hay un villano y esta vez fue Alex López. Fotografía José Cordero

Ante eso, Alajuelense respondió con otro ataque al minuto 24.

Esa fue la más clarita de los manudos en la inicial, cuando Moya recibió en el área por la derecha, tras pase del Bigmac, y el de Monteverde tocó con el borde externo del taco, parecía que la bola entraba pero Alvarado volvió a ser figura, desvió con una mano y la bola acabó rozando el horizontal.

La cosa se puso cuesta arriba para la Liga al 34′ porque Jonathan McDonald pidió atención médica por una dolencia en la rodilla izquierda y no pudo continuar en el juego, por lo que su lugar debió tomarlo Marcos Ureña al minuto 38.

La cara de Ureña lo dice todo. Fotografía José Cordero
La cara de Ureña lo dice todo. Fotografía José Cordero

McDonald salió llorando y en ese momento había que esperar a ver si la salida del goleador le bajaba las revoluciones a los manudos, pues Jonathan había sido protagonista en las opciones de anotar de los de casa en esa primera parte.

Antes del cierre de la primera parte, Ariel Soto tuvo la más clara para el Team, al 47′, luego de un tiro libre de Rándall Azofeifa.

El defensor recibió solo en el área por la izquierda y de cabeza mandó la bola encima del marco, daba la impresión que tenía tiempo de bajarla y acomodarla para darle el primer gol del juego a los visitantes.

Morir o ganar

Para el segundo tiempo, Andrés Carevic sabía que no tenía nada que perder y, si quería ganar la 30, debía mandar a sus mejores hombres al campo.

Sacó a Anthony López por Ariel Lassiter y, con solo un minuto en la cancha, el volante logró sacar una falta de tiro libre ingresando al área.

El tiro la cobró Alex López y, como si el fantasma de la 29 estuviera jugando a favor del Herediano, la pecosa pegó en un defensor, José Salvatierra se la encontró y otra vez el balón pegó en la base del palo derecho de Alvarado. ¡Ningún liguista podía creer tanta mala suerte!

La desilusión inundó la Catedral al final. Fotografía José Cordero
La desilusión inundó la Catedral al final. Fotografía José Cordero

La Liga pagaba caro por su falta de definición y errores como el de Alfaro, quien nunca pudo quitarle un balón a Francisco “Divino” Rodríguez, lo dejó llegar a media cancha, servir y después Guevara tuvo que cometer falta.

Llegó a cobrar Azofeifa al 56′ y Pineda debió meter las manos para mandar al tiro de esquina.

Al 70′, Alajuelense reclamó una mano clara en el área Fuller, tras un remate de Lassiter, pero Bejarano ni la vio y de inmediato vino una jugada que acabó en un de tiro libre para los rojinegros.

En ese momento, al minuto 72, cayó un golazo de tiro libre de Alfaro que metió a la Liga en la final.

Primero tocó la bola Lassiter y luego llegó Bernald para mandar la bola al fondo de la red con un derechazo que gritaron los manudos en todo el país y más allá. ¡Un golazo!

Parecía que esta Navidad sería especial para los seguidores rojinegros, pues el 1-1 obligaba a los tiempos extra hasta ese momento. El gol confirmaba la estadística de que los manudos nunca se habían ido sin anotar en cuatro juegos consecutivos.

Adonis terminó resentido después del partido. Foto de Jorge Castillo
Adonis terminó resentido después del partido. Foto de Jorge Castillo

Inmediatamente Carevic sacó a Guevara por Barlon Sequeira, siendo su último cambio y al 76′ cayó el 2-0 para los alajuelenses.

Un centro por derecha de Barlon fue cabeceado por Moya, de nuevo al lado izquierdo de Alvarado, imposible para el arquero.

Era el 2-0 y la treinta estaba más cerquita de las vitrinas rojinegras. El Morera Soto era una completa locura, prácticamente sentían la copa en sus manos.

Giacone respondió con dos cambios, a doce minutos del final, mandando al campo a Nextalí Rodríguez y Yendrick Ruiz pues estaba obligado a hacer un gol, como mínimo, para ir a los tiempos extra.

Del lado manudo pedían calma e inteligencia para cuidar el marcador o buscar ampliarlo.

Sin embargo, a la Liga le faltó colmillo, cedió un tiro de esquina al 87′ que llegó a cobrar Rodríguez, Adonis salió a nada y tampoco colocó compañeros en cada esquina del marco como dicta la lógica, a Yendrick nadie lo marcó y vino el gol que obligó a los tiempos extra.

El resto de la historia ya se sabe: Herediano ganó el título y la 30 ya tiene pinta de maldición para Alajuelense.