Shirley Vásquez, Corresponsal GN.8 agosto

La casa de don Heriberto Molina es literalmente una sucursal de Saprissa. Eso sí, no está ubicada en cualquier lugar, sino en el sector del Invu las Cañas, en la mismísima provincia de Alajuela.

Zapatero de oficio, Molina es casado, padre de dos hijos y tiene un nieto, él vive feliz entre el morado y blanco que los rodea.

Una enorme "S" color blanca, pintada sobre un fondo morado al frente de su casa, llama la atención de cuanta persona pasa por ahí.

Esta es la
Esta es la "S" que llama la atención en el Invu Las Cañas. Shirley Vásquez.

“Desde que tengo uso de razón colecciono todo lo que tenga que ver con el Saprissa. Mi esposa, hijos y nieto viven la misma pasión y todo lo que ven del Sapri se lo traen para la casa. Camisetas, jarras, platos, paños, banderas, lámparas, adornos, en fin... aquí hay de todo”, señala el morado de 67 años.

A don Heri lo visitamos el martes de esta semana para conversar de su pasión a días de que Alajuelense, actual líder del Apertura, sea local ante su querido Monstruo el sábado a las 7 p.m.

– ¿Cómo nace esta pasión de tener tantas cosas del Monstruo?

Bueno, es desde que tengo uso de razón. Imagínese que tengo una placa en la moto que tiene 30 años conmigo, ha pasado de moto en moto y ahí sigue, es parte de mí.

– ¿Cuánto tiempo tiene de vivir en este lugar?

Como 34 años.

– ¿Y desde cuándo pintaron la pared de la casa así?

Hace poco más de un año, primero se pintó la pared morada y luego se le hizo la S. Fue mi hijo Erick que es un fiebre.

Doña Elizabeth y don Heriberto muestran orgullosos su amor por el Saprissa en tierras del archirrival. Shirley Vásquez
Doña Elizabeth y don Heriberto muestran orgullosos su amor por el Saprissa en tierras del archirrival. Shirley Vásquez

– ¿Qué le dijeron los vecinos cuando vieron que pintaron la casa así?

Fue un vacilón porque todos son manudos, entonces me decían que cómo se nos ocurría hacer eso. Los que pasan en carro nos dicen engañados y otras cosas, pero todo ha sido un vacilón.

Otros nos preguntan que si aquí son las bodegas del Saprissa, que si aquí hay algún club del equipo. Algunos paran, nos piden permiso para tomarse una foto con la pared o cosas así.

También hay gente que insulta, otros nos dicen que muy lindo, o pasan y pitan. Cuando pierde la S pasan diciendo cosas. Nunca hemos tenido problemas ni nada, pero hay de todo.

Con la moto, por ejemplo, que anda los colores de Saprissa y la placa, un día la tenía estacionada en un lugar comercial y cuando vi a un señor bravo y diciéndole cosas a la moto solo porque andaba la placa morada.

Me da risa antes que molestarme, el fútbol es para vacilar, no para pelear.

– ¿Todos en la familia son morados?

Todos, mis hijos y el nieto vivimos la misma pasión, aquí cuando juega Saprissa es una fiesta. Si gana, aquí queremos botar la casa.

Don Heri tiene su propio museo morado en casa. Shirley Vásquez.
Don Heri tiene su propio museo morado en casa. Shirley Vásquez.

– ¿Cómo ve al equipo morado actualmente?

Veo que va mejorando; sin embargo, creo que Paté debe darle más chance a las figuras jóvenes.

Manfred Ugalde, por ejemplo, debe jugar más, debe de darle oportunidad a todos.

– ¿Qué le parece Paté?

Creo que es buen entrenador, pero debe de ser más abierto, ayudar más a los jugadores, darles más chances a figuras nuevas.

Él es muy inteligente, pero a veces el orgullo le gana.

En la foto salieron todos los miembros de la familia. Shirley Vásquez
En la foto salieron todos los miembros de la familia. Shirley Vásquez

– ¿Cómo ve el clásico de este sábado?

Muy duro, ambos vienen recuperándose. La Liga está en casa y, sea como sea, un clásico siempre genera polémica, adrenalina, emoción, entre muchas cosas más.

– ¿Dónde lo verá?

Aquí en la casa porque ya no hay entradas. Prepararemos algo para comer.

– ¿Qué van a cocinar?

(Doña Elizabeth Pérez, esposa de don Heriberto y encargada de la cocina, respondió esta pregunta) Chicharrones, yuquita, chimichurri y ceviche de mango (este último lo dijo entre risas).

En su mesa de trabajo, don Heriberto tiene una bandera del Monstruo. Shirley Vásquez.
En su mesa de trabajo, don Heriberto tiene una bandera del Monstruo. Shirley Vásquez.

– ¿Un marcador?

Don Heriberto dice: "Yo digo que 2-1, ganando Saprissa obviamente”.

Doña Elizabeth asegura que se gana, aunque no se atreve a dar un marcador.

Erick es el más fiebre y dice que Saprissa gana fácil 5-0.

Mientras que los demás prefieren no dar marcadores, solo dicen que para ganar deberán de ponerle porque la Liga no se va a dejar muy fácil.

– ¿Un mensaje para el equipo?

“Que le pongan, que piensen en la afición que siempre esta ahí”, responde el zapatero.

La señora les dice que sabe que será duro, pero que quiere verlos campeones este torneo y que les manda las mejores vibras para este juego.

Es tan fiebre que guarda un pedazo de la vieja gramilla sintética del Saprissa. Shirley Vásquez.
Es tan fiebre que guarda un pedazo de la vieja gramilla sintética del Saprissa. Shirley Vásquez.
Tienen apoyo

Doña Elizabeth sueña con conocer y tomarse fotos con todo el equipo tibseño, su ídolo de todos los tiempos fue el portero Marco Rojas.

Mientras Erick, hijo de don Heriberto, asegurar sentirse orgullo de saber que en su familia viven juntos la misma pasión.

El único vecino que apoya esa cueva del Monstruo en una zona cien por ciento manuda es el niño Isaac Alfaro, de 9 años, quien es saprissista.

Él, en cuanto supo que La Teja iba a realizar este reportaje, se puso el uniforme y se dejó llegar a la casa de los Molina Pérez para quedar entre los orgullosos morados.

Isaac Alfaro (derecha) es casi que el único vecino no manudo de esta familia. Shirley Vásquez.
Isaac Alfaro (derecha) es casi que el único vecino no manudo de esta familia. Shirley Vásquez.