GDA/ El Tiempo.12 julio

Nunca antes una selección había tenido que jugar tres alargues para clasificar a la final de una copa del Mundo.

Luka Modric y Mario Mandzukic celebraron el pase de Croacia a la gran final del Mundial Rusia 2018. Fotografía: AFP / Jewel Samad
Luka Modric y Mario Mandzukic celebraron el pase de Croacia a la gran final del Mundial Rusia 2018. Fotografía: AFP / Jewel Samad


Croacia impuso esa marca este miércoles, cuando derrotó 2–1 a Inglaterra.

Los europeos ya habían necesitado llegar a la tanda de penales frente a Dinamarca, en octavos de final, y frente a Rusia, en cuartos, y este miércoles, en la semifinal frente a Inglaterra, ganó con un gol de Mario Mandzukic en la prórroga.

Tres equipos habían tenido dos alargues para llegar a la final del mundo. El primero fue Argentina, que eliminó por penales a Yugoslavia, en cuartos de final; e Italia, en semifinales, en el Mundial de Italia−90, donde los ches perdieron con Alemania Occidental en la final.

Hace cuatro años, Argentina también jugó dos alargues: venció 1–0 a Suiza en octavos de final y derrotó por penales a Holanda en semifinales.

En la final, de nuevo con prórroga, perdió con Alemania.


Francia también jugó dos alargues en 1998, pero uno de ellos se acabó antes de los 120 minutos: en octavos de final, frente a Paraguay, ganó 1–0, con gol de Laurent Blanc, a los 113 minutos. En ese entonces existía la regla del ol de oro, que significaba que si había un tanto en la prórroga, se acababa el juego.