.13 noviembre, 2018

Erick Marín jugó el partido más especial de su vida este domingo, cuando después de vencer el cáncer se volvió a poner los tacos para regresar a una cancha.

El defensor y capitán de Guadalupe, después de superar las cuatro sesiones de quimioterapia por tumores que le aparecieron en el pecho y en un riñón, se llevó los aplausos cuando ingresó de cambio al minuto 85 en el partido que disputó su equipo ante la Liga el domingo.

“Yo asisití a la última cita médica el pasado 5 de este mes y ahí el doctor me dio el alta, eso sí, me dijo que debía tener ciertos cuidados porque de lógica no estaba totalmente recuperado. Primero informé a la familia y luego me dirigí al estadio. Sabía que mi esfuerzo de semanas y meses atrás estaba siendo premiado por el más grande de todos, Dios”, contó Marín.

Este guerrero de las canchas y de la vida le contó a La Teja como vivió este triunfo.

–¿Con quién habló en el cuadro guadalupano ?

–Conversé con Geiner Segura y le pedí permiso para entrenar el sábado pasado porque sabía que era el último entrenamiento antes de salir a vacaciones y me contestó que sí, que no había problema.

Erick Marín agredece a las dos aficiones los aplausos que le brindaron. Foto: Rafael Pacheco
Erick Marín agredece a las dos aficiones los aplausos que le brindaron. Foto: Rafael Pacheco

–¿Cómo se sintió?

–La verdad que bien, entendiendo que no llegaba al mismo nivel que mis compañeros, pero la fe en Dios desde que arranqué esta lucha me hizo trabajar con todo.

–¿Esperaba que después de ese entrenamiento se le convocara?

–Yo le puse bonito y al final de la práctica, cuando íbamos camino al vestuario, Geiner me dijo en privado que llegara este domingo porque estaba convocado, ahí me sentí el más feliz de todo el mundo, abracé a Segura, le agradecí a Dios y a él por esa oportunidad, por lo que había luchado de lleno junto a mi familia que siempre estuvo conmigo.

–¿Cuándo llegó al camerino le dijeron algo los compas para motivarlo más ?

–No dije nada, la verdad es que todos se dieron cuenta de que estaría en la banca hasta este domingo porque cuando llegaron al camerino vieron mi camisa puesta entre los convocados y ahí me felicitaron y me vacilaron y otra vez se me salieron las lágrimas.

La afición de la Liga reconoció la lucha de Erick Marín y lo recibieron de pie y con aplausos. Foto Rafael Pacheco
La afición de la Liga reconoció la lucha de Erick Marín y lo recibieron de pie y con aplausos. Foto Rafael Pacheco

–¿Qué le dijeron sus familiares?

Tuve que hacerlo uno por uno porque no estaban juntos y estaban emocionados. Por cierto, logré convencer a mi hijo de que fuera al estadio porque a él no le gusta ir a partidos como contra la Liga porque no quiere escuchar los insultos a mi persona, pero le dije que asistiera porque esta vez iba a ser diferente.

–¿Esos pasos hacia la banca cómo los vivió?

–En realidad, todavía este lunes sigo sin encontrar las palabras para expresar lo que viví, porque cuando vi de pie a la afición de Guadalupe y a la de la Liga juntas aplaudiéndome y coreando mi nombre sentí de todo y llegué llorando a la banca y lo repito, no tengo como agradecer ese gesto.

–¿Esperaba que los jugadores de la Liga llegaran a felicitarlo?

–No, porque aunque tengo grandes amigos ahí, tenía claro que ellos estaban concentrados en el partido por lo que se jugaban, pero tuvieron ese gesto de llegar todos. Se los agradecí a cada uno y siempre lo recordaré porque es donde queda claro que la rivalidad deportiva es de noventa minutos y nada más.

Con una manta y un gran mensaje los jugadores de Guadalupe recibieron a su capitán. Foto Rafael Pacheco
Con una manta y un gran mensaje los jugadores de Guadalupe recibieron a su capitán. Foto Rafael Pacheco

–¿Y el momento cumbre de ingresar a la cancha de cambio?

–Ni para qué, sentí frío, calor, de todo y cuando Rónald Mauricio me puso la banda de capitán y la gente estaba aplaudiendo no podía creerlo, pero siempre luché por regresar y por eso repito, Dios me dio el premio más grande y no lo voy a desperdiciar.

–¿Ahora que viene para Erick Marín ?

–Tengo que seguir entrenando por mi cuenta porque el equipo ya está de vacaciones y creo que regresamos en unos 15 días.

–¿Qué tipo de cuidados debe tener para llegar a una recuperación total ?

–Debo entrenar a horas en que el sol no está muy fuerte para evitar que la piel se me manche, usar bastante bloqueador, utilizar una gorra y cubrir bien mi cuerpo si salgo a entrenar por las calles. Además se me dio permiso de asistir al gimnasio en las noches y no exagerar el esfuerzo porque mi condición física no es la misma.

Erick asegura que no hay palabras para describir lo que sintió cuando entró de cambio. Foto: Rafael Pacheco
Erick asegura que no hay palabras para describir lo que sintió cuando entró de cambio. Foto: Rafael Pacheco

–¿Ha pensado en el retiro?

No, para nada, quiero llegar después de las vacaciones a ponerle con mis compañeros para formar parte del equipo, ya sea como titular o bien ir poco a poco para estar al servicio de todos porque les debo mucho y así es como quiero devolver todo el apoyo que me dieron en este capítulo de mi vida.

–¿Seguirá pelón?

No, eso se dio por la enfermedad, pero no me gusta, ya el pelo está empezando a regresar y espero llegar a tenerlo como lo tenía hace mucho tiempo atrás.