Por: Karol Espinoza.   15 julio
El empresario dejó clarito que no le interesa ser dueño del club manudo. Karol Espinoza Ulloa

Las ocasiones en que Joseph Joseph, vicepresidente de Alajuelense, ha dado una entrevista, se cuentan con los dedos de una mano.

Sin embargo, el jueves 11 de julio accedió a hablar con La Teja por casi treinta minutos y contó que llegó al cuadro manudo en mayo del 2015 en los tiempos de Raúl Pinto.

No ha celebrado un título como dirigente , asegura que su interés, a diferencia de lo que piensan muchos, no es convertirse en dueño del equipo y aclaró que no es verdad que Agustín Lleida, al que él trajo al país para montar un proyecto de ligas menores y ahora es el gerente deportivo del primer equipo, sea quien mande en el club.

–¿De dónde le nació el amor por Alajuelense?

–Soy liguista desde los 7 años cuando me invitaron a ver un clásico. Mi papá no es costarricense, a él no le interesaba el fútbol, pero un compañero liguista de la escuela me invitó a ver un clásico al estadio Saprissa junto con sus tres hermanos saprissistas.

Ganó Saprissa 1-0 con gol de Enrique Rivers y los hermanos de mi amigo lo molestaron tanto que, por solidaridad con él, me hice liguista.

“Cuando no estaba en la directiva sufría mucho, ahora en la directiva uno sufre, pero es diferente, está adentro, conoce mejor la institución y se preocupa no solo de los resultados, sino de otras cosas”, Joseph Joseph.

–¿Hasta cuándo se quedará en Alajuelense?

–No sé, no he definido. Mi periodo como vicepresidente termina en noviembre, me gustaría dejar montado el proyecto de liga menor.

Lleida (derecha) no tiene ni año y medio en la casa manuda. Rafael Pacheco.

–¿Cuál ha sido el momento más complicado como directivo?

–La salida de Hernán Torres (en abril), el nombramiento de Agustín (Lleida) y todo el enredo que se armó.

–¿Usted fue quien trajo a Agustín Lleida a la Liga?

–Yo lo conocí cuando vino a dar una capacitación a Costa Rica, creo que en el 2016, y empecé a estudiar el trabajo que ha hecho en ligas menores.

En algún momento, cuando el proyecto de liga menor empezó a crecer y se sintió la necesidad de tener un director de liga menor de ese calibre, le propuse a la junta directiva el nombre de él y recibí el apoyo de la junta, lo cual agradezco.

Ahora terminó siendo director deportivo.

–¿Qué lo convenció del currículum de Agustín para traerlo?

–Está muy bien preparado, él ha invertido mucho tiempo en eso. Después, conociéndolo en el área deportiva, veo que su vocación ha sido siempre la formación y el desarrollo de jugadores y lograr darles una oportunidad en la primera división, entonces, eso me calzó como anillo al dedo porque soy de ese pensamiento.

Además, es una excelente persona.

–¿Entonces usted fue el que propuso que Agustín fuera el gerente deportivo?

–No, lo propuse para liga menor. Después la junta directiva vio el trabajo que ha hecho y se decidió pasarlo a director deportivo.

Para don Joseph, la no continuidad de Hernán Torres como técnico ha sido el momento más duro que ha vivido como dirigente. Graciela Solís.

–¿Le llama la atención las críticas que se han generado alrededor de él, lo que dijo Jafet Soto el otro día, que Agustín nunca jugó fútbol y tuvo que hacerse gerente deportivo para tocar una bola?

–No, no sé, no recuerdo que Jafet haya dicho eso, pero no, creo que tenemos que enfocarnos en nuestro trabajo, seguir adelante, no entrar en polémicas y no perder nuestro norte.

–¿Por qué le apasiona tanto el tema de liga menor?

–Creo que las mejores épocas de la Liga han sido cuando se apostó por la liga menor y las peores han sido cuando se abandonaron.

–¿Y esta es una época donde se abandonaron?

–Creo que la institución olvidó el tema de la renovación y tal vez la Liga, en los últimos ocho o diez años, ha dejado eso de lado y lo hemos pagado.

“La generación de Alajuelense de 1991 al 2002 es un ejemplo de los frutos obtenidos cuando se apuesta a la liga menor”, Joseph Joseph, vicepresidente rojinegro.

–¿Esto quiere decir que independientemente del resultado que obtengan en diciembre, sean campeones o no, usted es un abanderado de que no se puede estar cambiando entrenador?

–Absolutamente sí, soy de ese pensamiento.

–Yo se lo entiendo, pero el aficionado a veces no, ¿cómo convencerlos de que tal vez no se gane el campeonato, pero se está trabajando para obtenerlo más adelante?

–Tiene razón, lo que pasa es que al aficionado alajuelense le entusiasma ver a muchachos de la cantera jugando en el primer equipo, en eso es una afición muy noble.

“Soy un defensor de la liga menor”, Joseph Joseph, vicepresidente de Alajuelense.

–¿Qué le ha parecido el trabajo que viene haciendo el técnico Andrés Carevic?

–No soy técnico, pero me encanta como juega el equipo, es ofensivo, vistoso y si a eso le agrego que a Andrés le gusta poner a los jóvenes, mejor.

Usted es como un dirigente atípico porque en una entrevista anterior nos dijo que no está de acuerdo en gastar mucho dinero en fichajes y que las decisiones deportivas debe tomarlas el que sabe de fútbol, ¿cómo se abre un espacio en una directiva donde unos quieren ser campeones, el otro pide fichajes? ¿Usted es la cabeza fría de la directiva?

–No, agradezco a los compañeros de la junta porque han apoyado el proyecto a muerte, pero no, no me llamaría la cabeza fría.

En algún momento uno es la cabeza caliente y en otro es la cabeza fría, depende del momento, pero no, todos aportamos nuestro grano de arena.

Si hay que hacer fichajes se hacen, ojalá lo menos posible, porque con una buena cantera no se necesita hacerlos.

–¿Qué pasó con el equipo 11 de abril, que era un proyecto para darle oportunidad a jugadores jóvenes?

–Este semestre varios jugadores pasaron al primer equipo, otros se fueron a préstamo. Entonces como que no alcanzaban los jugadores. Agustín vio que tal vez no era el momento para tener una segunda, no significa que Agustín ni la junta no crean en la segunda división, pero lo que se hizo fue posponerlo un poco.

Don Joseph (derecha) en una de sus pocas apariciones ante la prensa el día que se anunció la contratación del técnico Benito Floro. Alejandro Gamboa
4 años tiene el empresario de ser directivo manudo.

–Hay quienes dicen que en Alajuelense manda Agustín Lleida, ¿es cierto?

–No, no, él propone y la junta aprueba o rechaza, pero no, llegar y decir que él manda, no.

Y hay otros que dicen que don Joseph es el dueño de la Liga....

–No sé de dónde salió eso.

–¿Qué le dice a la gente que comenta que porque usted invierte mucho dinero, cosa que no sé si es verdad, usted es el dueño, que quieren hacer la sociedad anónima y usted va a ser el propietario?

–Les digo que es exactamente lo opuesto a eso.

Lo que se está haciendo es para que la Liga pueda ser autosuficiente como asociación deportiva y no necesite inversión privada.

De todo el proyecto de liga menor el gran beneficiado será la Liga, nos va permitir debutar jugadores en primera división, ojalá algunos los podamos vender al extranjero y todos esos ingresos serán para la institución.

–¿Usted espera una ganancia económica por ese proyecto?

–No estoy esperando ninguna retribución económica, el proyecto también debe ser visto como un proyecto de obra social, ahí estamos trayendo muchachos de zonas lejanas, con mucha complicación.

Tenemos 40 muchachos viviendo ahí, comen una dieta dictada por nutricionistas, entrenan con excelentes profesionales, si alguno no llegó a jugar en primera,estamos incorporando a la sociedad a una persona con un título de colegio, con posibilidades de sacar una beca en Estados Unidos, ya sea por sus habilidades deportivas o académicas.

Eso es lo que me entusiasma, no es un tema de dinero.

–¿Le preocupa que si al proyecto actual liderado por Agustín le va mal o bien, lo señalen a usted como el responsable por ser quien lo trajo al país?

–Quiero enfatizar que mi propuesta fue traerlo a liga menor y su trabajo ahí convenció a la junta para llevarlo a la gerencia y también la junta directiva, en la cual me incluyo, se sintió la necesidad de empatar el proyecto de liga menor con el primer equipo. No creo que un campeonato deba definir si se sigue o no con el proyecto, creo que debemos ver a más largo plazo y continuarlo.

–¿Qué es más complicado: dirigir su empresa o ser directivo de Alajuelense?

–Sin duda, ser directivo de la Liga es algo más mediático. Las cosas buenas o malas se magnifican más de la cuenta.

–¿Como va el proyecto de la residencia que van a construir en Turrúcares para que vivan los jugadores?

–Estamos en la etapa de permisos. Queremos construir instalaciones con gimnasio, camerinos para el primer equipo y la liga menor; cocina, oficinas, consultorio, restaurante, tienda.

Queremos trasladar toda el área deportiva al complejo; esperamos que esté listo en 6 u 8 meses.

–¿Qué espera de la Liga para este torneo?

–Vamos bien, debemos ser cautelosos, con los pies en la tierra, no creernos los mejores cuando ganamos, ni los peores cuando perdemos, solo seguir con la idea y tarde o temprano deberían darse los frutos.